Etiqueta: hijos

¿Qué tiene que ver Australia y la Reproducción asistida?

Australia como metáfora del camino a tu hijo, ese camino que no te está llevando por donde tú pensabas. La infertilidad llamó un día a tu puerta y te ha hecho descubrir la importancia de la adaptación en cualquier situación de la vida. Y especialmente en Reproducción Asistida.
Desde hace años circula por Internet un texto que es un clásico en los foros de infertilidad.
La verdad es que cuando llevas un tiempo en esto y se te está resistiendo, lo lees y parece que lo han escrito para ti.
El autor es anónimo.

 

del sexo a la reproducción asistida

 

Si prefieres escuchar el videopost, haz CLICK AQUÍ

¿Qué tiene que ver Australia con la Reproducción Asistida?

 

Decidir tener un niño es como planificar un viaje a Australia.

Has oído que es un lugar maravilloso, has leído muchas guías y te sientes preparado para ir.

Todo el mundo que conoces ha viajado allí en avión y comenta que puede ser un vuelo turbulento con ocasionales aterrizajes forzosos, pero tú sabes que vas a ser mimado en ese viaje, por lo tanto vas al aeropuerto y pides en el mostrador un billete para Australia.

Parece que no hay sitio para ti

Tendrás que esperar al siguiente vuelo.
Impaciente pero a sabiendas de que será un vuelo maravilloso.Tú esperas, esperas y esperas…
Continuamente llegan y salen aviones.

La gente te dice cosas como:
¡Relájate, te embarcarás pronto! o verás como otros que ya estaban embarcados deciden a última hora cancelar su vuelo, ante lo cual llorarás y gritarás: ¡no es justo!

Después de mucho tiempo de espera la agencia te dice: Lo siento, pero nos va a ser imposible conseguirle un vuelo a Australia, quizá debiera pensar en ir en barco.

¡En barco! te dices, pero ir así me llevará mucho tiempo y será muy caro y he puesto todo mi corazón en ir allí en avión.

Triste te vas a casa y piensas que a lo mejor es una buena idea no hacer el viaje.

Un viaje a través de la infertilidad

Image courtesy of Ohmega1982 at FreeDigitalPhotos.net

Te preguntas si Australia va a ser tan bonita si vas allí en barco, pero has soñado tanto con ese viaje que al final decides ir hasta allí por mar.
Es un viaje largo y difícil y nadie te mima.
Te llegas a preguntar si alguna vez verás la costa y mientras tanto tus amigos han realizado allí varios vuelos hablando maravillas del lugar.

Entonces, un glorioso día, el barco atraca en Australia

Es más exquisita de lo que te habías imaginado y su belleza se magnifica después de un viaje tan largo. Has hecho buenos amigos en la travesía y te has encontrado a ti misma comparando tu historia con la de otros pasajeros.

La gente continuará volando a Australia tan a menudo como quiera, pero tú solo podrás navegar hasta allí una vez, quizás dos y tendrás que seguir oyendo cosas como:
¡Qué afortunada! ¡Tú no tuviste que volar! Mi vuelo fue horrible, mejor ir en barco.
Mientras, tú te preguntas cómo hubiera sido tu vuelo a Australia.

Pero ya sabes que has sido bendecida con una nueva visión del lugar y que la belleza de Australia no reside en el modo en el que vas hasta allí, sino en el lugar mismo.

FIN

La verdad es que me sigue impresionando ver lo inocentes que somos al principio: la ilusión que le ponemos a ese primer tratamiento y cómo posteriormente entramos en una lucha para ir recobrándonos negativo tras negativo. Y no sé cómo… ¡pero lo conseguimos!

El texto nos enseña que si conseguimos adaptarnos, si nuestras tripas y nuestras cabezas lo entienden ¡se puede ser mamá!
El texto detalla muchas de las situaciones que nos encontramos en nuestro camino de reproducción asistida

• Gente que entra y sale
• Amigas que al poco de intentarlo se quedan embarazadas.
• Adaptación a los procesos
• Incredulidad
• Esperanza

 

Recuerda que si necesitas resolver dudas sobre tus tratamientos, encontrarás la respuesta en mi servicio de asesoramiento. Tienes toda la información AQUÍ

 

¿Ya conocía este texto? ¿Hay algo en concreto con lo que te hayas sentido identificada? Si sientes que el videopost da fuerzas y ayuda a entender el camino a nuestro hijo, te invito a que lo compartas donde quieras. Expande la información :) Muchas gracias

Si hay que ser algo..

soy Gonzalista. 

Diréis algunos, ¿pero qué es eso?
 
En otra entrada os hablaré más ampliamente de Carlos González, pediatra que amamos una parte de los papis españoles y despreciado por la otra parte.
Prefiero que lo sepáis ya, ja, ja… 

Estivill

  • No me gusta Estivill, 
  • No me gusta supernanny
  • No me gusta el conductismo aunque he vivido en mis propias carnes que a veces mientras llega una solución buena, hay que cortar por algún lado.
  • No me gustan muchas situaciones, palabras o conductas que veo a veces con los niños en los parques, en la piscina de invierno con niños llorando y vomitando clase tras clase.
  • No me gusta cuando se amenaza constantemente al niño con que nos vamos.
  • Y por supuesto no me gusta ningún tipo de violencia física, ni poca, ni mucha. No hay excusa.
Pero he aprendido a no juzgar un grito o el hecho de no jugar con los niños mucho, o querer desaparecer cuatro horas a coger aire y que alguien ¡por Dios! se los lleve un rato, 
por que cuanto más conozco a mis hijos, más veo que me tengo que callar,
pues seguramente si me ves a mí en alguno de los “ataques” que me puedan dar con mis hijos por cansancio, cuando grito , o en momentos de caos, podrías decir muchas cosas y pensar que no es algo aislado sino una manera de comportarme con ellos. Y no lo es. 
 
Recuerdo un día que alguien puso en Facebook una foto de un bebé en el suelo junto a un water y una mujer sentada orinando. Nos preguntaban que qué nos parecía y la pregunta no tenía mala intención, pues sugerían que qué bien hubiera estado ese bebé si su madre lo hubiera llevado en una bandolera o en una mochila, lo malo fue la cantidad de respuestas poniendo verde a la mujer que hacía eso…
 
Claro que no es higiénico que un bebé esté junto a un water público, pero no sabemos nada y quizás que el bebé esté ahí es lo mínimo y mejor que puede hacer ella.
En los comentarios se derivó a criticar a una madre que le dijo a su hija en un parque que jugara a algo que no la necesitara a ella, vamos, que jugará sola.  
 
¡Algunas personas ponían el grito en el cielo! 
¿Pero qué sabemos nosotras de esa mujer que quiere descansar en el parque?
  • No sabemos si el  niño no la dejó dormir esa noche y ya no tiene fuerzas…
  • O se ha separado y está derrotada.
  • O si llevan una mañana entera haciendo compras y ella ya no puede más.
  • O quiere dejar a su hijo que busque relaciones con otros niños. 
 
En fin, que yo ahora a no ser que vea comportamientos reiterados, intento no
etiquetarlos.
 
No obstante, reitero que siempre me leeréis tirando hacia Carlos González.
Prefiero que lo sepáis ya…
 
Pero como admito críticas, me encantaría que os fuerais pronunciado en los comentarios sobre este eterno debate en la crianza, al menos en España, aunque seguro que en otros países tienen también sus totems contra los que dirigir sus amores y odios, je,  je.

¡Quiero un segundo hijo por reproducción asistida!

Si has pensado ir a por tu segundo hijo y además necesitas reproducción asistida, prepárate, al mundo entero le va extrañar.

 

Si prefieres escuchar o descargar el audio de este artículo, haz CLICK AQUÍ:

¡Quiero un segundo hijo por reproducción asistida!

 

Bueno, quizás las mujeres que estén en tratamiento y especialmente las que tienen ya un hijo y buscan otro, sí podrán entenderte.

¡Quiero un segundo hijo por reproducción asistida!

 

Porque uno puede:

  • tener un primer hijo
  • adorarle
  • ser su vida entera
  • haberle costado años
  • dinero
  • abortos
  • hasta un divorcio

Y el día que siente que quiere tener a su segundo hijo aunque sea por reproducción asistida,no hay nada que la pare.

Algunas mujeres me escribís, y me contáis vuestra historia en la que a pesar de lo complicado que fue la primera vez que intentasteis tener niños, algo en vuestro interior os impulsa sin lugar a duda a ir a por el segundo.

Quizás vuestro primer hijo vino por reproducción natural, o sea por el método diver como dicen en los foros y es el segundo hijo el que parece que va a necesitar reproducción asistida para poder llegar.

¿Porqué no lo entienden?

Básicamente todos sus argumentos se resume en algo tan científico como lo siguiente:

¿para que te vas a meter en tanto lío?

 

¡Y se quedan tan anchos! ayyyy…

5 razones concretas por las que quizás quieras hacerlo:

  1. Así lo has decidido o lo habéis decidido. Sin más explicaciones.
  2. Sientes que tu familia todavía no está completa.
  3. Hay espacio para dos, tres e incluso más niños.
  4. No quieres que tu hijo crezca solo ni que lo esté cuando sea adulto.
  5. Si además de la crisis en la que estamos, nos quedamos sin tener niños, ¿qué nos queda?

 

Ellos te replicarán, pero tú puedes contestarles:

  • Vas estar más cansada. Sí, ¿y qué? ¿Por eso vas a dejar de hacerlo?
  • Con lo que te costó el primero imagina lo que puede pasar ahora. Umm,¿sabes algo que yo no sepa?
  • Como ya eres más mayor, seguramente te costará más. Pero… ¿quién dijo que  fuera fácil?
  • Si ya tienes un hijo, meterte ahora de médicos… Si yo estoy dispuesta… ¿por qué me desanimas?
  • Te estás poniendo en peligro teniendo ya un hijo al que tienes que cuidar. ¿Quién te ha dicho que me estoy poniendo en peligro?
  • Es probable que tus hijos vayan a menos extraescolares, hagáis menos viajes, etc. A cambio tendrán hermanos. Para muchos, eso es ganar. 

 

Hoy en día que tener un hijo está casi considerado como un lujo, llegamos unas cuantas y decimos que queremos más.

¡Y se nos trata como si pidiéramos demasiado!

 

Pero lo más difícil de contestar sin ponernos nerviosas es cuando se empieza a complicar la búsqueda del segundo hijo y te dicen: bueno, al menos ya tienes otro hijo. 

Sí, efectivamente no es lo mismo estar buscando un segundo hijo que todavía no tener, por que cuando ya tienes niños eres madre, pero tú lo quieres es ser madre de más niños y ese sentimiento, tu deseo, es igual de válido, fuerte y acuciante que el de una mujer que todavía no ha tenido hijos.

No permitas que nadie te haga sentir como que le estás pidiendo demasiado a la vida. Por que sobre todas las cosas:

Es tu vida, vuestra vida

 

Este inmiscuirse que te estoy contando lo puedes aplicar a:

  • Si ya tienes un hijo, pero tiene problemas y quieres un segundo.
  • Si tienes un hijo y decides adoptar un segundo.
  • Si tienes hijos y decirles acoger niños.
  • Si eres madre soltera y decides tener un segundo hijo

¿Te sientes identificada? ¿Te está sucediendo esto? ¿Cómo contestas a las personas que te hacen comentarios que no te agradan?

Afirmaciones positivas en fertilidad 5

Cuando tuve a mi primer hijo, estando todavía sobre la mesa del quirófano (fue una cesárea) no explotaron fuegos artificiales, no me sentí al mujer más feliz de la Tierra, lo que sentí fue esto:

Afirmación 20

 

Había luchado mucho por estar en ese sitio exacto. Lo que sentí fue, al fin, serenidad.

 


 
Puedes encontrar todas las afirmaciones positivas de fertilidad que puedes utilizar si estás en reproducción asistida en un tablero que he creado en PINTEREST. ¡Pásate a verlo!

Los hombres son cazadores.. ¿todavía?

Quiero compartir una anécdota que me pasó un día en un parque que tenía un gran lago:
Yo iba arriba y abajo por un caminito intentando que Martín y Aitana se durmieran en el carro cuando me encontré con una ídilica estampa en la que un papá del grupo con el que estaba jugaba con sus dos hijos pequeños junto al lago.
Yo pensé:
-Mira qué padre más majo jugando a tirar piedrecitas al lago, jugando con sus hijos…
E inocente de mí, pregunté  a los niños:
-¿Qué hacéis? ¿Jugáis  a lanzar piedras?
A lo que respondieron:
No, mi papá nos está enseñando a darle a los peces con las piedras para comérnoslos.

ID-10041552

 

Imagen cortesía de Digitalart / FreeDigitalPhotos.net

Joooooolines, me quedé muerta.
Yo me había montado mi feliz película de papá comprometido y tierno y me encontré con la antropología, las diferencias entre sexos, con el hombre cazador… y maestro de caza para sus cachorros
No sé, yo sentí que me dió todo esto en la cara.
Una mujer nunca haría algo así… ¿o pensáis que sí?

Si te apetece compártelo, comenta, lo que quieras.

El número de hijos con el que mi familia está completa

shutterstock_48737956Hace años en el foro de Criar con el corazón tuvimos un bonito debate sobre con cuantos hijos sentiríamos que nuestra familia estaba completa. No se trataba de cuántos teníamos o cuántos podíamos, se trataba de expresar esa sensación de familia en la que ya están todos los que tiene que estar.
Hay personas que con un hijo sienten colmados todos sus deseos de maternidad y otras “necesitan” dos. Hay quien con cuatro todavía siente que hay espacio para más, que su corazón da para muchos hijos (economías aparte).
Cada una lo vivimos de una manera diferente y era muy bonito leer tantas sensaciones que nos hacían desear o no más hijos.
En reproducción asistida, casi ni nos atrevimos a pedir, nos parece una osadía, pero una vez que ya tienes uno, te permites por fin, dar rienda suelta a ese sentimiento de familia más grande.
Como madre soltera por elección, nunca me atreví a pedir ampliar mi familia durante el tiempo en el que estuve madurando la idea y los dos años y medio que pasaron hasta el nacimiento de mi hijo, nunca. Pero al poco de nacer esa certeza cambió y llegó la de: quiero tener más hijos que me hicieron no detenerme a pesar de todo lo que me fue ocurriendo en los tres intensos años de tratamientos.
Siempre fantaseé con tener tres hijos (antes de empezar yo sola) pero me parecía algo muy difícil económica y emocionalmente, que mi pareja quisiera, etc, así es que suponía que tendría dos hijos.
Cuando empecé a buscar el segundo, estuve tres años intentando no quedarme embarazada de mellizos, pues como madre sin pareja se me iba totalmente de las manos (o eso pensaba).
Y casi al final de mi camino me arriesgué (creo que inconscientemente les di paso) y ahí estaban Martín y Aitana; casi me quedo sin ellos, pero afortunadamente no cejé en  mi empeño y llegaron a nacer. Se unían a Rodrigo para hacerme madre de tres hijos. ¡Tres!
Ahora que ya los tengo conmigo y veo que si que puedo con esta familia tan grande intento quitar miedo a las mujeres que temen un embarazo gemelar en reproducción asistida. Tener gemelos o trillizos es alucinante. Complicado, si, pero increíble.

Con ellos, si que mi familia está completa, ya no hay necesidad de más niños. Tres eran los que mi corazón necesitaba.

Cuando todavía no me había quedado embarazada de ellos sentía un espacio tan grande al lado de mi hijo mayor en cuanto a maternidad, sentía que había tanto que dar a más niños… pero ya, por fin, están los que tiene que estar,  además al haber dos que lo hacen todo casi a la vez, es una satisfacción muy intensa, las emociones se multiplican… miro al mayor, miro al uno, luego a la otra y siento que mi corazón está lleno.

¿Y tú?

¿Cual es tu sueño? ¿Cuantos hijos quiere tu corazón?

Si te ha gustado o crees que puede ayudar a alguien, no dudes en compartirlo. Muchas gracias