Del sexo a la reproducción asistida: El viaje a Australia que nadie espera

Hoy traigo un texto que es un clásico de la infertilidad. Circula por Internet desde hace años y a casi todas las que nuestro camino en reproducción asistida se nos ha prolongado más de lo deseable, nos ha llegado al alma. El autor es anónimo.

El texto es muy literario, pero también es realista. ¡me encanta! A ver qué te parece:

Decidir tener un niño es como planificar un viaje a Australia.

 

infertilidad 1000

 

Has oído que es un lugar maravilloso, has leído muchas guías y te sientes preparado para ir.

Todo el mundo que conoces ha viajado allí en avión y comenta que puede ser un vuelo turbulento con ocasionales aterrizajes forzosos, pero tú sabes que vas a ser mimado en ese viaje, por lo tanto vas al aeropuerto y pides en el mostrador un billete para Australia.

Parece que no hay sitio para ti.

Tendrás que esperar al siguiente vuelo.

Impaciente pero a sabiendas de que será un vuelo maravilloso.Tú esperas, esperas y esperas…

Continuamente llegan y salen aviones.

La gente te dice cosas como:

¡Relájate, te embarcarás pronto! o verás como otros que ya estaban embarcados deciden a última hora cancelar su vuelo, ante lo cual llorarás y gritarás: ¡no es justo!

Después de mucho tiempo de espera la agencia te dice: Lo siento, pero nos va a ser imposible conseguirle un vuelo a Australia, quizá debiera pensar en ir en barco.

¡En barco! te dices, pero ir así me llevará mucho tiempo y será muy caro y he puesto todo mi corazón en ir allí en avión.

Triste te vas a casa y piensas que a lo mejor es una buena idea no hacer el viaje.

Te preguntas si Australia va a ser tan bonita si vas allí en barco, pero has soñado tanto con ese viaje que al final decides ir hasta allí por mar.

Es un viaje largo y difícil y nadie te mima.

Te llegas a preguntar si alguna vez verás la costa y mientras tanto tus amigos han realizado allí varios vuelos hablando maravillas del lugar.

Entonces, un glorioso día, el barco atraca en Australia.

Es más exquisita de lo que te habías imaginado y su belleza se magnifica después de un viaje tan largo. Has hecho buenos amigos en la travesía y te has encontrado a ti misma comparando tu historia con la de otros pasajeros.

La gente continuará volando a Australia tan a menudo como quiera, pero tú sólo podrás navegar hasta allí una vez, quizás dos y tendrás que seguir oyendo cosas como:

¡Qué afortunada! ¡Tú no tuviste que volar! Mi vuelo fue horrible, mejor ir en barco!

Mientras, tú te preguntas cómo hubiera sido tu vuelo a Australia.

Pero ya sabes que has sido bendecida con una nueva visión del lugar y que la belleza de Australia no reside en el modo en el que vas hasta allí, sino en el lugar mismo.

 FIN

Me sigue emocionando pensar en la evolución de nuestro pensamiento en este proceso… como empezamos tan inocentes, con tantas esperanzas y muchas de nosotras acabamos baldadas.

Pero que si conseguimos adaptarnos, si nuestras tripas y nuestra cabezas lo entienden ¡podemos ser mamás de muchas maneras!

¿Verdad que tiene todo aquello que pensamos durante estos procesos?

  • Gente que entra y sale de la reproducción asistida
  • Amigas que al poco de intentarlo se quedan embarazadas.
  • Adaptación a los procesos.
  • Incredulidad
  • Esperanza

 

¿Conocías este texto? ¿Te has sentido identificada con algún  momneto en concreto?¿Tu proceso en reproducción asistida se ha prolongado mucho más de lo que imaginabas? Si sientes que puede animarte o hacerlo a otras personas, te invito a compartirlo donde quieras.

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal

Quizás también te interese:

7 pensamientos en “Del sexo a la reproducción asistida: El viaje a Australia que nadie espera

  1. Lucia

    Yo no quería un vuelo a Australia, yo toda la vida había pensado que sería azafata de Qantas jajaja. Pero el cáncer de mi marido se llevó por delante ese sueño y tuvimos que comprar varios pasajes, una vez no acertamos con la naviera, otra vez perdimos el billete,… Pero por fin un día llegamos a Australia y nos hizo los padres más felices del mundo. Yo en el camino eché mucho en falta apoyo psicológico, porque de verdad sentía que cada vez que perdía el barco algo dentro de mi moría y me costaba muchísimo volver ha hacer la maleta.
    Y aunque para mi ahora es fácil decirlo, no podemos hacer de ese viaje a Australia el eje central de nuestras vidas, se puede ir a NZ o Canadá, o sencillamente cuidar de nuestro país que será nuestra patria para siempre y no dejarnos abrasar por no poder llegar nunca a Australia. Un beso.

    Responder
  2. Bea

    Si! Conocía este artículo, y me parece muy acertado; yo a veces pienso que a nuestro vuelo le pasó lo que al vuelo de la famosa serie de televisión PERDIDOS , que se estrelló en una isla….así que en eso estamos aprovechando los paisajes y playas de esa isla, siempre en positivo y esperando el vuelo de rescate.
    Eva gracias por estar ahí…es mi primer comentario pero te sigo desde que mi vuelo se estrelló y has sido nuestra bengala salvadora, nuestra luz en el camino, y nuestro apoyo….tantas veces….

    Responder
  3. Uxue Urrutikoetxea

    No conocia el articulo, la verdad es que me ha gustado y me he sentido identificada. La verdad que ese momento en el que te dicen que no puedes ir en avion es duro y dificil, pero es cierto que te sorprendes cambiando y adaptandote a pensamientos impensables anteriormente.
    Gracias por estar ahi Eva

    Responder
    1. Eva María Bernal Post author

      Si es que ahí está la base del éxito en este proceso: adaptarse o quedarse sin tener un niño. Me da pena cuando hay personas que no consiguen evolucionar, siempre por supuesto respetando que cada uno tiene unas vicencias diferentes, pero a veces me pregunto ¿y si si hubieran atrevido a dar un pequeño paseo más? Gracias por comentar, Uxue.

      Responder
  4. Patricia

    Muy buena comparación, realmente es como un viaje, un destino que quieres alcanzar, que otros van, lo bueno que tenemos esque hay muchos medios de transporte, y no solo existe el avion que es el mas rapido. Lo importante es llegar al destino.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *