Etiqueta: amor

Los niños deseados

Cuando decidí incluir un blog de crianza en una web sobre reproducción asistida quise dejar muy claro con el texto que podéis encontrar al principio del blog – El por qué de este blog– y con el video de bienvenida la razón de que estuviera aquí.

No quería echar para atrás a las mujeres que todavía están buscando a su primer hijo, pero también pensé que aquellas que como yo, remueven el mundo de nuevo para tener un segundo hijo o aquellas que vayan teniendo a sus hijos encontraran un espacio donde leer historias sobre lo que viene después de quedarte embarazada y sobre todo cuando nace el niño.

Digo al principio que nuestros hijos son muy deseados. Aunque sólo sea por el tiempo que hemos estado ” de más ” deseando su llegada, nos da para mucho, ¿verdad?

En cualquier caso qué maravilloso es desear tener un hijo y poder tenerlo, sea cual sea su manera de llegar al mundo.

Para celebrarlo, grabaron este precioso video Los Cadillacs, un grupo musical argentino de papás enamorados de sus hijos.

 


 

En el otro lado, cómo algo tan extraordinario, tan milagroso (por muy científica que haya sido su fecundación), puede convertirse en una pesadilla para muchas personas si llega en un  momento que no se espera.

¡Qué duro es para todos y en especial para ese niño!

¿Deseaste mucho tiempo a tus hijos? ¿Llegaron cuando quisieron y supiste adaptarte bien a lo inesperado?. ¿Estabas en reproducción asistida y cuando ya lo dabas por perdido de repente un tratamiento funcionó?

Te invito a compartir este artículo en Facebook, Twitter o darle un +1.

El número de hijos con el que mi familia está completa

shutterstock_48737956Hace años en el foro de Criar con el corazón tuvimos un bonito debate sobre con cuantos hijos sentiríamos que nuestra familia estaba completa. No se trataba de cuántos teníamos o cuántos podíamos, se trataba de expresar esa sensación de familia en la que ya están todos los que tiene que estar.
Hay personas que con un hijo sienten colmados todos sus deseos de maternidad y otras “necesitan” dos. Hay quien con cuatro todavía siente que hay espacio para más, que su corazón da para muchos hijos (economías aparte).
Cada una lo vivimos de una manera diferente y era muy bonito leer tantas sensaciones que nos hacían desear o no más hijos.
En reproducción asistida, casi ni nos atrevimos a pedir, nos parece una osadía, pero una vez que ya tienes uno, te permites por fin, dar rienda suelta a ese sentimiento de familia más grande.
Como madre soltera por elección, nunca me atreví a pedir ampliar mi familia durante el tiempo en el que estuve madurando la idea y los dos años y medio que pasaron hasta el nacimiento de mi hijo, nunca. Pero al poco de nacer esa certeza cambió y llegó la de: quiero tener más hijos que me hicieron no detenerme a pesar de todo lo que me fue ocurriendo en los tres intensos años de tratamientos.
Siempre fantaseé con tener tres hijos (antes de empezar yo sola) pero me parecía algo muy difícil económica y emocionalmente, que mi pareja quisiera, etc, así es que suponía que tendría dos hijos.
Cuando empecé a buscar el segundo, estuve tres años intentando no quedarme embarazada de mellizos, pues como madre sin pareja se me iba totalmente de las manos (o eso pensaba).
Y casi al final de mi camino me arriesgué (creo que inconscientemente les di paso) y ahí estaban Martín y Aitana; casi me quedo sin ellos, pero afortunadamente no cejé en  mi empeño y llegaron a nacer. Se unían a Rodrigo para hacerme madre de tres hijos. ¡Tres!
Ahora que ya los tengo conmigo y veo que si que puedo con esta familia tan grande intento quitar miedo a las mujeres que temen un embarazo gemelar en reproducción asistida. Tener gemelos o trillizos es alucinante. Complicado, si, pero increíble.

Con ellos, si que mi familia está completa, ya no hay necesidad de más niños. Tres eran los que mi corazón necesitaba.

Cuando todavía no me había quedado embarazada de ellos sentía un espacio tan grande al lado de mi hijo mayor en cuanto a maternidad, sentía que había tanto que dar a más niños… pero ya, por fin, están los que tiene que estar,  además al haber dos que lo hacen todo casi a la vez, es una satisfacción muy intensa, las emociones se multiplican… miro al mayor, miro al uno, luego a la otra y siento que mi corazón está lleno.

¿Y tú?

¿Cual es tu sueño? ¿Cuantos hijos quiere tu corazón?

Si te ha gustado o crees que puede ayudar a alguien, no dudes en compartirlo. Muchas gracias