Etiqueta: embrión

La ecoespera: Cómo sobrevivir en 8 pasos

Una cree que cuando da positivo tras un tratamiento de fertilidad, se acaban todos los problemas pero, compañera, quiero adelantarte que ahí empieza otra tensa situación: la ecoespera

 

 

Si prefieres escuchar o descargar el audio del post, haz CLICK AQUÍ:

La ecoespera ¿y te la querías perder?
Ramita flor
 

Hace poco L. una de las mujeres a las que he asesorado y acompañado en su proceso de reproducción asistida lograba su ansiado embarazo. El problema es que por protocolo de su clínica, no le iban a hacer ecografía hasta casi la semana 8. ¡Imagínate!

Seguramente pensarás que tú no esperarías tanto  ¡Ay…  a mí me hubieran matado con esa aecoespera!

De hecho no pude por menos decirle lo orgullosa que estaba de ella por aguantar ese tiempo sin intervenir porque sé lo eterno que puede hacerse hasta saber que el embarazo sigue su curso y máxime en su caso que ignora si se implantaron uno o dos embriones.

L. me sugirió que hiciera este videopost para poder ayudaros en este tiempo que suele oscilar entre una y tres semanas ¡y aquí está!

 

¿Cómo sobrevivir a la ecoespera?

Si aparentemente todo está bien, por que no estás teniendo manchados o contracciones estas ideas seguro que pueden ayudarte. En caso de reposo por amenaza de aborto  o has tenido una vista baja que haya que controlar, la situación va a complicarse y necesitarás mucha fuerza mental y apoyo de los que te rodean hasta que pase el riesgo.

 

1.º Estás embarazada

¡Créelo! Una cosa es que tengas miedo, y otra que te niegues a ti misma el placer de tu embarazo incipiente. ESTOY EMBARAZADA. Dílo cuántas veces lo necesites e incluso escríbelo en un cartón que puedas ver en tu casa. Es tu nuevo mantra Disfruta por qué ahora estás al otro lado de esa línea imaginaria que te separaba del mundo de los que lograban tener un hijo.

 

2.º Esto hay que pasarlo sí o sí

Hay que pasarlo y la buena noticia es que… ¡Pasa! Llegará el día que te dirijas hacia la clínica que te confirmará si el embarazo está progresando. No me llames aguafiestas pero, tampoco pienses que a partir de ahí ya estarás tranquila porque lamentablemente lograrlo puede ser un proceso paulatino. Estamos demasiado inversa hace en las inseguridades de la infertilidad y necesitamos un poquito de tiempo.

 

3.º No te hagas más pruebas de embarazo

Por favor, no sigas gastando esa bolsa con 20 pipitest. Estás embarazada y eres una mujer adulta. Da un paso adelante y conquista tu propia serenidad. Eso está en ti y nadie más puede dártelo. Respira hondo. Sí, tu pequeño está aquí.

 

4.º No vayas a urgencias para que te hagan un ecografía

Que nos conocemos. Igual has sonreído porque ya lo has hecho ¿verdad? Esta es la típica fantasía en la que caemos casi todas aunque la mayoría conseguimos controlarnos, pero te aseguro que hay un porcentaje de embarazadas de reproducción asistida que acude a urgencias con algún temor físico cuando realmente es más un temor emocional lo que tienen, por lo que por mucho que les digan que el embrión está bien, que ya hay un saco vitelino o directamente que no se ve nada porque es demasiado pronto,  esto no va a conseguir parar sus miedos, dado que la inquietud está en ellas.

Cómo sobrevivir a la ecoespera en 8 pasos

Imagen cortesía de Ambro © Freedigitalphotos.net

 

5.º Actúa como una mujer embarazada cualquiera

¡Es que ya lo eres! Cuídate como lo hacen las embarazadas. Actúa como ellas. En realidad no es que hagan nada especial, simplemente son más conscientes de la importancia de su estado físico y mental para el bienestar del bebé y de ellas.

Eso las lleva a intentar cuidarse lo más posible y eso es lo que te pido a ti, pero sin exageraciones. Sencillamente dormir, comer, pasear y trabajar pero todo con esa nueva conciencia adquirida.

 

6.º Contrala esa cabecita:

Todos tus miedos, TODOS pueden aflorar. Porque ya está aquí, porque es una realidad dentro tuyo. Imaginar en perder lo que tanto te ha costado, quizás te haga entrar incluso en ligero estado de pánico.

Sal a pasear, haz respiraciones. Recuerda lo que te dije en el punto número uno. ¡Estás embarazada!

No tiene porqué pasar nada. Olvídate de ectópicos, bioquímicos, etc… Salvo que hayas tenido ya abortos, eres virgen en estas preocupaciones, disfruta esa inocencia.

 

7.º Confía en tu embrioncillo

Y, lógicamente, no por que así se vaya a quedar o no, sino por que él sabe lo que tiene que hacer. Si está bien y las condiciones son óptimas, se multiplicará, se dividirá, crecerá. Está programado para ello.

Es la vida y ella sabe funcionar sola.

 

8.º Si te notas con ansiedad

Si a pesar de todos tus esfuerzos, la ayuda de tu pareja o amigos y la lectura de ideas como las que yo te he propuesto, ves que empiezas a entrar en una zona peligrosa de ansiedad, no lo dudes y acude a tu médico de cabecera, al psicólogo, a un terapeuta o a quien consideres necesario que pueda ayudarte a sobrellevar tu estado actual.

No se trata de solucionar tus problemas emocionales de fondo, sino de ayudarte a vivir este tiempo en el que estás.

 

Ojalá estas 8 sugerencias te ayuden a sobrellevar la ecoespera. Y si es así, por favor pásate y comenta como lo has aplicado.

 

Afirmaciones positivas en fertilidad 12

Una de mis afirmaciones positivas en fertilidad más personales por lo que significó para mí en su momento:

Afirmaciones positivas en fertilidad 12

Y sí, suena rara, lo sé.

¿Qué es eso de que la vida tiende a vivir?

Si leíste este post que publiqué hace unos meses:

Historia de una flor

sabes de mi descubrimiento en la isla de Lanzarote. Para mí, hubo un antes y un después de ver, como en medio de la lava había caído una semilla y había conseguido “engancharse” a la tierra.

 


 

El ver cómo en el medio más hostil una buena semilla lograba aquello para lo que había sido programada, me inspiró esta afirmación positiva:

Descubrí que la vida “se agarra con fuerza”, tiende a desarrollarse, quiere continuar.

Cuando estamos enfermos el cuerpo en cuanto pueda va a empezar el proceso de sanación porque para eso está programado, recordad que siempre quiere ir hacia delante, vivir.

¿Y cómo saco de ahí una afirmación positiva?

Porque por fin entendí que:

1) Cuando me transferían un embrión sano, él sabía lo que tenía que hacer.

2) Yo no tenía que hacer nada, él estaba programado y podían suceder dos cosas:

Si se implantaba era porque tenía potencial para vivir. Cuando esto sucede, hay que conseguir entender que la vida tiende a vivir, a ir hacia delante, a crecer. Interiorizar esta realidad. Para eso, claro que si, quizás haya que luchar con nuestros miedos.

  • Si no lo hacía era que no estaba bien, no podía hacerlo. Es muy duro de aceptar, pero es algo que está en la naturaleza; si podía vivir, él iba a hacerlo.
  • Para una mujer que ha conseguido embarazo por reproducción asistida ese es un momento crítico: hasta el positivo pensaba que logra el embarazo era la meta; cuando por fin ocurre, se da cuenta que la la vida de verdad empieza a partir de ahí.

Y a la mayoría, la desconfianza por lo que va pasar se nos cae encima como una roca.

Así es que te invito a recordar esta afirmación positiva en fertilidad cuando estés preparándote para una transferencia de embriones o cuando ya estés embarazada.

La vida va… confía en ella, sabe lo que hace.

 

Puedes encontrar todas las afirmaciones positivas de fertilidad que puedes utilizar si estás en reproducción asistida en un tablero que he creado en PINTEREST. ¡Pásate a verlo!

Acaba la punción, empieza la tensión: Los embriones

Vamos a hacer hoy una explicación entendible sobre los embriones.

Cuando nos hacen una punción se extraen los óvulos y rápidamente se los llevan al laboratorio para empezar el proceso de FIV o ICSI:

 

Si prefieres escuchar o descargar el audio de este artículo, haz CLICK AQUÍ:

Acaba la punción, empieza la tensión: Los embriones
 

Antes de irte a tu casa ya te suelen dar la alegría o el susto de decirte cuáles son inmaduros y cuántos pasan a laboratorio.

Allí los fecundan mediante inyección en el caso de la ICSI o dejan que ellos mismos se encuentren con algún espermatozoide en el sitio que les tienen preparado en el caso de la FIV.

Según la SEF (Sociedad española de fertilidad) la evolución superdetallada en los días siguientes es así:

Velocidad de división esperada:

  • Día 0: Entre 16 y 18 horas después de la FIV y entre 16 y 20 horas tras ICSI se observa la fecundación normal. Es un cigoto
  • Día +1: Entre 25 y 27 horas en algunos embriones se produce la primera división mitótica, observándose 2 células. Si no es así, el embrión debe tener 2 células a las 30 horas de la FIV o ICSI. Ya es un embrión
  • Día +2: Entre 40 y 44 horas después de la fecundación se espera que el embrión de buena calidad se haya dividido en 4 células
  • Día + 3: A las 67-71 horas el embrión debe tener 8 células.
  • Día +4: Tiene al menos 16 células. Es un embrión en estado de mórula
  • Día +5 o +6: a no se distingue la cantidad de células que hay. Es un blastocisto.
A nivel personal son unos días muy complicados y de mucha tensión.  Las mujeres solemos sacar nuestra vena hiperresponsable y asumimos como cosa nuestra lo que está pasando en el laboratorio aunque ya no podamos hacer nada. 

La tensión no queda sólo en el número de células en el que se divide; además, es muy importante la fragmentación.

¿En qué consiste? Cuando el embrión comienza su división puede ir dejando “restitos” entre las células y eso no es bueno por que afecta a su crecimiento en varios sentidos. Lo habitual es que te digan: están fenomenal  por que están muy poco fragmentados o por el contrario no los verán muy buen aspecto si hay demasiada fragmentación y te lo dirán que no tienen muy buen pronóstico.

embrión

Mira la explicación técnica de Ignacio Durán y Cristina Ruiz:

Al producirse la fragmentación, los fragmentos resultantes quedan en la periferia del embrión (entre este y la envoltura) y pueden afectar al mecanismo de adelgazamiento de la zona pelúcida. A su vez, cuando hay una fragmentación excesiva el volumen celular del embrión es menor y su expansión será menor pudiendo llegar a ser insuficiente como para romper la zona pelúcida.

Y entre lo que ha pasado en la división y cómo ha ido la fragmentación decidirán qué clasificación darle: En unas clínicas los llaman embriones de clase A, B y C y en otras los numeran 1, 2 y 3.

A ti, puede que te den esta información y puede que no, cada clínica  es un mundo para esto y para todo (este tema se merece otro post).

Está fenomenal tener embriones A o 1, por supuesto, pero cree a tu médico si te dice que un B o 2  y hasta un C o 3, embarazan y lo mismo te puede suceder al contrario, blastocistos aparentemente preciosos no lo consiguen.

Recuerda que para que un niño nazca tienen que ocurrir millones de cosas y esto es sólo el principio, por que aparte de lo bonitos o no que sean los embriones: tú, tu cuerpo, tus hormonas y tu útero deben estar en el día perfecto y momento perfecto para ese embrión.

(No te asustes más, aunque suene imposible… sucede)

La decisión de transferir en estado de mórula o ya “crecidito” o sea, un blastocisto, va a depender de diversos factores, pero una vez explicado bien, tendrías que tener tú la última palabra. Lo digo por que muchas clínicas se cierran en sus protocolos y no se adaptan a la singularidad de cada paciente y no hacen un cultivo prolongado casi en ningún caso.

Eso sí, siempre conscientes del riesgo que supone estar dejando crecer a un embrión fuera de su lugar natural y que eso puede suponer que muchos se nos queden en el camino, ganamos, a cambio en que si un embrión ha conseguido hacerlo y llegar al día 5 o 6, ¡es que promete!

 

Si quieres comparte en la red que te apetezca o dále un +1.Gracias

La historia de la flor que encontré en Lanzarote

Cuando estaba en plena búsqueda de mi segundo hijo fui en dos ocasiones a Lanzarote. A mi hijo mayor, Rodrigo y a mí nos fascinó la isla, la sequedad, los volcanes, las casas bajas sin barrotes.

Si prefieres escuchar o descargar el audio de este artículo, haz CLICK AQUÍ:

La historia de la flor que encontré en Lanzarote

A los que conozcan la isla o el Cabo de Gata en Almería sabe de lo que les hablo. Pues bien, haciendo una excursión en autobús por el parque de Tiamanfaya, entrabas en un espacio lunar, fascinante, misterioso, silencioso, árido, yermo… ¿o no?
CIMG1111
Por que allí, entre rocas negras, lava seca y la nada crecían en algunas laderas una flor como la de la foto.

 

Flor Lanzarote
En un sitio árido y sin agua, con condiciones extremas de frio y calor, una semilla había conseguido llegar hasta allí y fundirse con la tierra. Se había hidratado no se sabe cómo y había podido crecer.
Pensé que si esa flor había conseguido florecer en un sitio tan inhóspito como aquel, pura lava seca, también lo podía hacer un embrión en mi útero.
Pensé que sólo tenía que llegar el embrión adecuado, que encontrara el lugar perfecto para anidar y en el momento que se conjuntaran los millones de factores que desconocemos, mi embrión podría hacer lo que había hecho esta semilla, vivir.
Había encontrado la imagen de mi historia:
Esa flor se convirtió en mi imagen de la lucha por el comienzo de la vida.
Ese momento llegó a la vuelta del viaje después de tres años de tratamientos.
Ojalá este historia te ayude a volver a confiar, a entender la fuerza de la vida, que es real, no es poesía que te cuento, ¡la vida tiende a vivir!
Cuéntame tu historia, en qué te apoyas o que piensas, qué afirmación te ayuda. Cuéntanos.Si quieres comparte este artículo por donde te apetezca.
Facebook, Twitter, un +1 . Gracias.