Mi maternidad asistida: La FIV que trajo a mi hijo y qué planeé después

Pues vamos con el segundo de los cuatro  videos en el que os cuento el proceso para tener a mis tres hijos de una manera que se entienda bien,  pero amena, por que si no hasta a mi me da el bajón…

Si quieres ver la primera parte de esta serie, haz click en el título:

Mi maternidad asistida: Decisión y 5 inseminaciones

 

En el anterior video os contaba que tras el último negativo en mi quinta IAD, o sea, inseminación artificial con donante, decidí no hacer la 6ª y pasar directamente a fecundación in vitro.

También sentí que era el momento de cambiar de clínica aunque siempre me sentí muy bien tratada y con buenos medios técnicos, pero necesitaba aires nuevos, cosa que se convirtió en una constante a lo largo de todo el camino.

Vamos que cada cierto tiempo,negativos o abortos, me movía. No digo ni que sea mejor o peor, es lo que a mí me inspiraba y según pasan los años cada vez confío más en que lo que siento me sirve para tomar decisiones.

Es tan inmensa la oferta que tenemos en cualquier aspecto de nuestra vida que aún con datos científicos o matemáticos, acabo preguntándome a mí misma qué es lo que siento y es algo que intento transmitirle a las personas a las que asesoro o acompaño cuando tenemos delante varia opciones de lo que sea.

Por otro lado tenía terror al tema económico. En principio tenía dinero para hacer solamente una FIV y claro, lo vivía como si mis decisiones fueran a vida o muerte.

Seguro que sabes de lo que hablo…

 

dinero para reproducción asistida

© Dodgerton Skillhause

 

Así es que cambié de clínica. Fui a la nueva directamente. Lo tenía muy claro. Quería casi ingenieros de la reproducción asistida y pensaba que allí los iba a encontrar.

Fue una gran decisión que acabó trayéndome a mi hijo tras una FIV en la que para lograr dos embriones tuve tuve que medicarme a muerte.

Yo que siempre había dicho que nunca me pondría dos embriones, me dejé convencer fácilmente por los embriólogos cuando me dijeron que uno era bueno y el otro muy, muy regular y que las probabilidades de quedarme embarazada de los dos aunque reales, eran remotas.

Y sí, llegó Rodrigo tras una beta de 200, un embarazo maravilloso y una cesárea programada con una separación de 40 minutos del niño de los que todavía me acuerdo.

Ya en el hospital, recuerdo que pronuncié la gran frase de: porque si tengo otro hijo…

Cosa que como mujer sin pareja puedo asegurarte que es una gran osadía a ojos de muchísima gente.

 

Tres meses después me puse en contacto con la persona encargada de laboratorio de andrología de mi clínica y le pregunté si quedaba muestras de mi donante. No quedaban, pero iban intentar contactar con él para ver si quería volver a donar: fui muy afortunada y él accedió.

Por cierto, comentaros que me dijeron que no había sido nada fácil localizarle. Eso me preocupó en cuanto a la búsqueda de los donantes en caso de que necesitemos algún tipo de información o ayuda porque si a alguien que había donado hacía apenas dos o tres años de sabía costado en cuando te hable, no quiero imaginar si necesitáramos hacerlo dentro de 20 años.

En cualquier caso nuestro querido donante aceptó la propuesta y volvió a donar. Ahora tocaba esperar seis meses para volver a hacer algunas pruebas médicas y después el semen estaría disponible para hacer tratamientos.

Yo había decidido esperar unos dos años antes de intentarlo por que quería hacer una lactancia prolongada y poder dedicarme a Rodrigo en exclusiva, así es que tocaba relajarse y disfrutar de mi hijo.

Me olvidé de la reproducción asistida durante año y medio y cuando ya se acercaba la fecha, decidí abrir un blog en el que contar todo el proceso médico que iba a vivir por si ayudaba a alguien: Yendo a por el segundo

A principios del 2008 empecé la búsqueda de mi segundo hijo.

 

No sabia lo que me esperaba… ¡Gracias a Dios!

 

Pero eso ya te lo cuento en el tercer video post de dentro de dos semanas.

Si deseas adquirir el libro Mi maternidad asistida donde te cuento todo el proceso de manera más detallada, puedes hacerlo desde AQUÍ

 

Espero que te estén gustando mi “odisea en Reproducción Asistida” y que no te los pierdas. Me encantaría que lo compartieras en tus redes sociales y si deseas adquirir el libro en el que te lo explico todo de manera más detallada, puedes hacerlo desde AQUÍ

 

 

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal