Testimonio de un embarazo por in vitro

Desde Uruguay, nos llega el testimonio de una pareja que tras ocho meses intentando tener un hijo por el método “diver” y asumir que así no llegaba, decide ponerse en manos de los ginecólogos de reproducción asistida. Afortunadamente, no sabían que iban a ser 21 meses con sus días y sus noches y qu el fecundación in vitro llamaría a su puerta.

Necesitaron un año de preparación para realizar su tratamiento de fecundación in vitro y fueron muy afortunados ya que lograron el embarazo en ese primer tratamiento.

 

florencia-embarazada-y-su-marido

 

Pero no olvidemos que fueron 21 meses luchando entre la ilusión y la desesperanza. Todos los que estamos aquí lo hemos vivido y sabemos que cada tarde a solas duele, cada llamada con malas noticias deja una marca, pero que también trae grandes certezas; en su caso, algo que felizmente me encuentro mucho, la de tener una pareja maravillosa.

Enhorabuena Florencia por ese bebé y esa pareja con la que pudiste hacer este camino. Y gracias por compartir vuestra historia con nosotros.

 

Os dejo su testimonio:

 

23 de octubre de 2014

Hoy luego de 8 meses de intentos y de sueños fallidos comienzo a plasmar en un papel las palabras que cada mes cierran mi garganta de dolor.

Los 28 días pasan en este intento cíclico de soñar con que ese rayito de sol, ese pedacito de mamá y papá venga a iluminarnos la vida…

Y no es así.
Por eso y para que esta angustia salga de mi cuerpo cada vez que el “día rojo llega” es que he decidido plasmar lo que pase por mi cabeza mes a mes; para que esto sea un proceso que solo acepto que termine con el final feliz que tanto deseamos.
Tengo al amor de mi vida, el hombre que toda mujer desea y lo amo con toda mi alma. Sé que en su silencio por miedo a decir palabras que me duelan, calla mostrando la fortaleza que trata de trasmitirme; y yo como mujer me pongo la coraza y lloro cuando nadie me ve, hasta que quedar seca de lágrimas. Luego levanto la cabeza y sigo pensando y creyendo que ya vendrán, que tal vez el próximo mes sea la oportunidad, deseándolo con el alma.

 

19 de marzo de 2015

Han sido meses difíciles desde que comencé a escribir mis pasos mes a mes… Han sido momentos de noticias para nada gratas para quienes desean con el alma que llegue el fruto del amor que sentimos.

Lo que la naturaleza hace en la mayoría de las personas, con nosotros no ocurre.

Tendremos que amigarnos con la ciencia y confiar en un médico… Una persona simple como nosotros, pero con el conocimiento que necesitamos para lograrlo.

Dios se ha manifestado en él y nos dará una mano de cerca.
Estamos como lo llamo yo, en el proceso, ya que tratamiento es una palabra para una enfermedad y no para un deseo, para un anhelo tan grande como este.

 

17 de junio de 2015

El momento tiene “fecha” ya que hoy, tras de meses de estudios, consultas al médico y evaluar los pasos a seguir, nuestro momento se acerca.
El camino ha sido difícil, amargo y por momentos muy duro, donde solo nace el sentimiento de llorar y preguntarnos porqué.
Hoy me miro, miro al hombre que tengo al lado y no puedo más que sentirme orgullosa, porque cuando todo esto pase, hoy ya tengo la seguridad de que tengo al mejor hombre a mi lado.

 

pareja-recorriendo-un-camino

@Unsplash

 

26 de agosto de 2015

Digamos que hoy no son las palabras que pensaba expresar las que tengo para contar. No se pudo comenzar con el proceso debido a que mis valores de TSH han variado y puede ser contraproducente realizarlo en esas condiciones. Hay que seguir esperando, nuestro angelito aún nos sigue probando, nos admira. Aunque no lo vemos, estoy convencida de que en algún lugar del Universo allí está… esperando el momento justo para llegar.

 

9 de Noviembre de 2015

El proceso ha comenzado… Hace ya 4 días que la primera parte de este viaje comenzó. Noche a noche seguimos los pasos recibiendo la medicación que se nos ha indicado. Sinceramente sin ninguna molestia, sin ningún dolor. Esto se me hace raro y ha causado mi asombro; pero nuevamente me doy cuenta de que el amor y el deseo de recibir a nuestro bebé puede más que cualquier situación o molestia ocasionada. He entregado mi cuerpo y mi alma a Dios, yo solo soy el vehículo para que él nos traiga a nuestro hijo / a.

 

12 de noviembre de 2015

Los días han pasado y todo avanza tal cual lo esperábamos. Luego de un par de controles se espera que en 4 o 5 días más se haga el proceso en Buenos Aires. Mucha ansiedad, pero sinceramente creo que Dios me está llevando de la mano; es ansiedad pero no desesperación.
Mi cuerpo ha ido reaccionando de acuerdo con lo esperado y no tengo más que agradecer; el profesional que nos controla y que nos guía en este camino es una persona idónea y con una dedicación que pocos tienen. 

 

25 de noviembre de 2015

Ya todo el proceso ha sido realizado. Ya viajamos, pasó el procedimiento de aspiración primero, luego el esperar unos tres días, y por último la tan ansiada, deseada y esperada transferencia.
Solo lo que pasa por mi cabeza es pedirle a Dios que por lo menos uno de esos dos “porotitos” (como los llamamos) se queden con nosotros y puedan recibir todo el amor del mundo que tenemos para darle
Lo más difícil es esta espera; siempre siendo positiva y con mucha fe de que todo va a salir bien; pero por otro lado con ese miedo que no quiero sentir pero que en una remota posibilidad siempre está.

 

7 de diciembre de 2015

El corazón no me falló cuando me dijo que todo iba a salir bien; luego de 12 días de espera, de nervios, pero sobre todo de mucho miedo al fracaso nos llegó la hermosa y ansiada noticia del POSITIVO!!!!!!!!
Ahora solo resta esperar, cuidar la pancita y seguir teniendo fe y confianza que todo va a seguir saliendo más que bien. El corazón se me sale del pecho y ya nada más interesa porque estoy embarazada; solo nuestra familia.

Ver la mirada de papá fue el momento más mágico que he pasado hasta ahora y el llanto de felicidad eran lágrimas que limpiaban el alma.
Son los primeros pasos, las primeras semanas, las de más cuidado. Pero por algo se empieza, ¿no?

De nuestra parte pondremos todo el corazón y el cuidado e iremos disfrutando de cada paso.

 

18 de diciembre de 2015

Y ha llegado ese día, el segundo día más importante de esta montaña rusa que estamos viviendo. La ansiedad está a flor de piel; pero como siempre tranquila con la mejor mente positiva que todo va a seguir bien.
La emoción más grande y el momento mágicamente indescriptible sucedieron en ese momento. Oímos el corazón de nuestro ángel latiendo fuerte al galope, tal como si aplaudiera la vida. Lágrimas de alegría, el pulso se acelera, el milagro de la vida se plasma en realidad.
La vida toma otro sentido, nuestra vida gira en torno a él/ella como lo será eternamente, ya que ahora nuestro ser no nos pertenece, sino que es por y para esa personita valiente que decidió quedarse con nosotros.

 

4 de abril de 2016

Ya son 24 semanas… Muchas ☺ y gracias a Dios todo ha marchado tal cual lo esperado. El inexplicable milagro de la vida se presenta nuevamente haciéndome sentir insignificante e ignorante sobre como día a día este milagro, este bebé que con ayuda nos ha elegido como papás, crece y se va formando.

 

21 de junio de 2016

33 semanas ☺… Lucianito está grandote; ya aproximadamente en 2 kg
Parece mentira mirar unos meses atrás y parece que fue ayer que todo comenzó… y ahora casi está culminando.

Han sido 7 meses y medio donde la vida me ha demostrado que todo se puede, y en los cuales he cambiado por completo el ver de las cosas. Ya no me interesa si el mundo se cae; porque solo me ha importado mi mundo; este mundo que hemos formado los tres con papá todos estos meses. Donde siento que ya lo conozco aun sin haber visto su cara; aun sin poder tocarlo más que por medio de la piel que nos separa.

 

9 de julio de 2016

Casi 36 semanas y la pregunta que todos hacen: si le tengo miedo al parto.
¿Miedo?
¿Cómo poder tenerle miedo al momento en que me va a traer frente a mis ojos al amor más puro que puede haber? ¿Quién temería a eso?

Solo quien sabe lo que es desear ser padres y dudar si será posible… solo esas personas saben lo que es el verdadero MIEDO. El dolor emocional de que hay algo que no podemos llegar a controlar y que no depende de nosotros como es la naturaleza, y que ella nos negara la posibilidad de ser papás… eso es MIEDO.

 

6 de septiembre de 2016

Luego de un par de meses encuentro un tiempito para volver: la vida nos ha mostrado de frente lo que verdaderamente importa; nos presentó a un ser libre de cualquier vicio de este mundo y tan naturalmente hermoso y puro como no podíamos imaginar existía.

Les cuento que el día tan esperado fue el 16 de julio. Fue todo tan mágico y tan perfecto que solo Dios pudo haberlo preparado así y hoy termina esta última hoja de la forma que lo dije en un principio; con nuestro hijo acá; llorando, riendo, acariciándonos y enseñándonos a ser padres.

Gracias, hijo mío, por enseñar que en la vida todo se logra; porque desde el primer minuto en que te deseamos y a pesar de todos los intentos fallidos SIEMPRE estuve segura de que ibas a llegar.
Hoy algo tan chiquitito que pesa 4 kilos es capas de hacerme entregar mi vida si fuera necesario… hoy y siempre serás mi prioridad. Ese pedacito de mamá y papá que es testigo de nuestro amor y sacrificio. Hoy y siempre serás nuestro tan anhelado, buscado, y LOGRADO HIJO.

 

florencia-y-su-familia

Si te ha gustado el testimonio de Florencia y su pareja que batallaron por tener a su hijo y lo lograron, te invito a compartirlo en tus redes sociales para que un poco de esperanza llegue a la persona que la necesita.

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal