Etiqueta: negativo

¿Se puede tener un positivo a la primera?

Cuando uno empieza su camino en reproducción asistida, se plantea si es posible tener un positivo a la primera: en inseminación artificial, fecundación in vitro o incluso y ya que hemos renunciado a nuestro genes, ¿tendremos asegurado un positivo en la primera donación de gametos?

Vamos a ver el vídeo y luego te cuento:

 

Todos sabemos lo duro que es necesitar reproducción asistida para poder tener hijos salvo que seas una madre sola por elección o una pareja de mujeres ya que para estos dos modelos de familia, la reproducción asistida no es sino una bendición, si me permites la expresión.
En cualquier caso y como digo siempre, para todos, la reproducción asistida es nuestra aliada. Pero necesitarla implica un gran gasto económico, un estado un poco alterado de la conciencia :) y sobre todo tener que aprender a soltar las riendas de nuestra vida ya que a partir del momento en el que se entra en una clínica serán muchos los profesionales que intervendrán para que logremos el embarazo y podemos acabar teniendo la sensación de que no controlamos absolutamente nada.

 

Eva, al grano ¿Puedo lograrlo a la primera?

Mi respuesta es:

¡SIIIIIIII!

Claro que se puede lograr un positivo a la primera.

En mi caso he tenido positivo siempre que he cambiado de tratamiento excepto en la donación de óvulos. Vale, sí, por en medio tuve que hacer varios intentos de cada tipo de tratamiento antes de lograr el positivo, pero te insisto en que de cuatro tratamientos diferentes, tres fueron un embarazo a la primera.

 

Hablemos de porcentajes

No es fácil, pero tampoco el positivo a la primera es tan extraordinario. Quiero decir que el porcentaje no es un 1, 5 o un 8 % Es mucho más.

Claro que si te vas a las estadísticas de las clínicas, las expectativas que vas a tener de lograr un embarazo en el primer tratamiento de fertilidad pueden ser, a mí juicio, demasiado altas.

He buscado los datos (verídicos) de tres clínicas elegidas al azar y que no voy a nombrar, para revisar sus porcentajes:

Clínica A

FIV: 40 %
Ovodón: 60 %

Clínica B

FIV: +- 55 %
Ovodón: +- 69 %

Clínica C

FIV: 72 %
Ovodón: 63 %

Como veis según estas tres clínicas, todas ellas con datos auditados, las tasas de embarazo en el primer tratamiento son altísimas. Yo sinceramente la que veo más real de las tres es la primera y no obstante es un poco alta. El 72 % de éxito en una primera FIV que da la última, en fin…
Por supuesto que ellos tratan con muchísimos más pacientes afectados que yo. También es cierto que no todas las personas que están en reproducción asistida entran en foros o acuden a personas que acompañamos estos procesos.

No obstante, si me permites un consejo de peer to peer: pon las cifras tan altísimas que ofrecen en general las clínicas en cuarentena.

No digo que sus datos no sean verdad, sino que el día día te va a demostrar que la mayoría de los pacientes no siguen ese patrón.

 

¿Y si revisamos la tasa de éxito acumulado?

¿Ves? En esta estadística sí que creo firmemente. La mayoría de las clínicas están convencidas de que entre el tercer y cuarto tratamiento con ellos la tasa de embarazos ronda un 95 %.
Teniendo en cuenta que una fecundación in vitro o una donación de óvulos, no solo es la primera transferencia, sino todas las que puedas hacer con los embriones que se hayan obtenido, sí que creo que de esa media de entre tres y cuatro tratamientos más todas sus trasferencias, puede salir un embarazo.

 

Positivo a la primera

Hace tiempo le escuché al doctor Pascual Sánchez de la clínica Ginemed, entidad colaboradora de La comunidad (Únete ya :) !) que no se le puede pedir a la reproducción asistida más de lo que se le pide a la reproducción natural, o sea, más o menos un 60 % de éxito. Me pareció un gran acierto hacernos pensar con estos datos porque la mayoría de los pacientes vamos pensando que la tasa tendría que ser un 100 % ya que hay asistencia.

 

éxito en reproducción asistida

http://wp.me/p45aiK-2lu
A pesar de ello, tú cuenta con mucho menos porcentaje de éxito que esos 40-60 % que hemos leído ya que cuando llevas un tiempo en esto, ves qué es lo que más se acerca a la realidad.
En cualquier caso, incluso la cifra más pequeña que he encontrado y que es aproximadamente un 19 % en inseminación artificial con semen de la pareja, no es una cifra tan pequeña.

1 de cada 5 pacientes lo lograrán a la primera.

No es tan poco.

De verdad que no.

Recuerda que como me dijeron un día:

Esto es biología no son matemáticas

 

Conclusión

Que sí, que puedes lograrlo a la primera. Que vayas con ilusión, con ganas, con tu incertidumbre y tu temor, pero con la convicción de que PUEDE OCURRIR y que estás en un sitio en el cual confías a nivel médico y con la seguridad que da estar informada de todo el proceso (salvo si vas por la SS donde la opción de opinar y la información que recibirás serán muy, muy pequeñas) Puedes lograrlo, de verdad.

 

Y tú, ¿has logrado un embarazo a la primera? ¿a cuántas personas conoces que le haya pasado? 1000 gracias por compartir este artículo en caso de que te haya parecido interesante.

Tenlo claro: la beta negativa no es igual para ti que para tu pareja

¡Y mucho menos en reproducción asistida! La manera de vivir una beta negativa es muy diferente en los dos miembros de la pareja.

Y sí, por supuesto, habrá excepciones…

Enhorabuena si eres una de ellas, ¡muchas mujeres te tenemos envidia!

 

Lo normal es que tanto si tu pareja es un hombre como si es una mujer la reacción que se tiene tras saber que:

  • Todas las ilusiones que se habían puesto en un tratamiento
  • Todo el dinero empleado
  • El tiempo invertido
  • Todo la salud desgastada
  • Los nervios destrozados 
  • Todo el stress para que en tu trabajo no se den cuenta
  • Los días de vacaciones gastados
  • Las terapias hechas
  • Whatsapps, llamadas, mails, foros
  • Todos los ánimos, las sonrisas y las lágrimas

sólo ha traído una beta negativa, va a dar la vuelta a tus creencias, máxime en un mundo como el actual en el que si uno

ACTUA—–>LOGRA

Desde luego en reproducción asistida esta secuencia no es una excepción, lo que pasa es que muchas veces tardan ocurrir y ya no sabes en qué creer ni en quién confiar.

Dudas hasta de tu objetivo incluso teniéndolo muy, muy claro porque a veces la sensación es casi de que nos estamos haciendo daño a nosotros mismos:

 

Además siempre hay personas que se van a encargar

 

de recordártelo. ¿Te suena?

 

Es tan personal la sensación de medicarse para tener más óvulos o que te transfieran un embrión y que sea tu cuerpo el digámosle responsable de que se quede o no (luego sabemos que hay mil cosas que influyen).

O por ejemplo, los síntomas que vas teniendo o no durante la betaespera, ese ir y venir al baño para ver si tus bragas están manchadas o no…

¡Hay que vivirlo para entenderlo!

Y tu pareja aunque haya estado contigo, aunque lo haya sufrido contigo, no está en tu cuerpo, no está en tu cabeza y no puede ser lo mismo.

¿Como lo vivís vosotros? Me gustaría mucho que lo compartieras con otros lectores del blog. Todos aprendemos y aplicamos :)

 

El cuento de la lechera infértil

Hace poco, dentro de La Comunidad, el espacio privado de esta web y al qu eme encantaría que te unieras, alguien compartió con las demás mujeres que estamos allí (por ahora ningún hombre se ha animado), cómo su cabeza había creado una historia y ella misma descubrió su paralelismo con el cuento de la lechera.

Lo llamó:

El cuento de la lechera infértil

 

Ya en la vida cotidiana nuestra cabeza es un bulle-bulle en el que de nuestra casa lavándonos los dientes, acabamos en un aeropuerto desayunando después de haber discutido con un policía camino de Londres… en fin, fantasías que crecen y crecen y que nos llevan a donde quieren.

En infertilidad, lo mismo o más, por que es muy frecuente y nos desasosiega, este pensar en como arreglar, solucionar, elegir…

Dejádme que os cuente primero:

Tal y como os digo en el video, aquí van mis tres sugerencias por si vuestra mente irrefrenable crea este cuento:

1- Reconocer lo que estás haciendo: “Montarte una película” imparable, vamos, “el cuento de la lechera infértil”. Todo está en tu mente. Básicamente, creo que es el miedo a quedarnos sin tener a nuestro hijo lo que provoca todo esto.

2- Esperar al positivo o negativo si estás en betaespera. Lo de los síntomas es cierto, tenemos y no tenemos probables síntomas independientemente de si estamos embarazadas o no, así es que démosle una oportunidad.

3- Si tu cuento te ha convencido y vas a llevar a cabo algunas de las cosas que te han surgido, déjalas reposar un poco, no te precipites en tus decisiones ni en tus necesidades.

¿Te ha pasado a ti?¿Te has encontrado recreando una historia sin final o con mal final en varias ocasiones?

Si te ha gustado esta historia , por favor, comparte por donde quieras, Facebook, Twitter, foros, un + 1. Gracias