Etiqueta: betaespera

La betaespera tras un tratamiento de fertilidad

Betaespera es el nombre que le hemos dado las pacientes al tiempo que transcurre entre que nos hacen un tratamiento de fertilidad hasta que nos hacen la prueba de embarazo.

Beta viene del término “Beta HCG” y  nos indica si ha habido embarazo y qué valor de hormona gonadotrofina coriónica hay.

Espera, lógicamente, vienes del término esperar, aunque en nuestro caso es más bien desesperar, ayyyy.

Emocionalmente es otra cosa: un momentazo de nuestra vida que inexorablemente nos acompañará tratamiento tras tratamiento hasta que consigamos el ansiado embarazo.
Analicémoslo un poco con sus momentos de gloria y de pena…

 

 

¿Cuánto dura la betaespera?

Dependiendo del tratamiento que te hayas realizado y del protocolo de la clínica será un día u otro:
Inseminación- 16 a 18 días post inseminación.
Al ser un proceso menos asistido, no se sabe con exactitud en qué momento se va a producir la implantación ya que primero debe producirse la fecundación, después el descenso por las trompas y por último, la anidación. Quizás sea esa la razón por la que nos tienen tanto tiempo en betaespera. Aunque también dado que algunas clínicas no hacen ellos mismos el análisis beta HCG y piden a la paciente que se haga un test de orina, si no se ha dejado pasar el tiempo suficiente, podríamos tener un falso negativo.

Transferencias de embriones- 10 a 15 días post transferencia
Si te han transferido en embrión de 3 días lo habitual es que esperes entre 12 a 15 días
Si tu embrión era un blastocisto de 5 o 6 días, serás de las afortunadas que incluso en 10 días, sepas ya el resultado del tratamiento.

 

¿Cómo podrías sentirte durante la beta espera?

Por mi experiencia personal y la vivida con todas mis compañeras primero y mis clientes actuales voy a hacerte un esquema con el que podrías hacerte una idea:

  • Día de la transferencia: un día emocionante, feliz. Incluso si llevas ya varios tratamientos, aunque te resistas, sabes que ahí tienes una nueva oportunidad, ese embrioncito podría ser tu futuro hijo. Disfruta mucho ese momento como digo yo de “gallina empollando”
  • El día después: quieres mirar el futuro con optimismo así es que sabiendo que todavía no ha llegado el momento de la implantación sigues disfrutando de la esperanza de tenerlo ahí, esperando el momento correcto para implantarse.
  • 48 horas post transfer: esto ya es otra cosa. No sientes absolutamente nada y además que probable que si no trabajaste ayer, empieces a hacerlo hoy. Pareces una persona normal y corriente, ¿verdad? Pero no, tú sabes que podrías estar embarazada y estoy incertidumbre echa sus primeras raíces para el resto de días que te quedan de betaespera
  • Una semana después: La betaespera es dura. Es probable que hayas buscado ya información en todo tipo de webs y especialmente en los foros de Internet.Piensas que tendrías que haber estado ya sintiendo algo y si no ha sido así (sea real o no) empiezas a sumirte en la desesperanza. Aunque también puedes estar sintiendo un montón de cosas y eso estar haciéndote pensar que sí, que esta vez estás embarazada. Quiero insistirte una vez más en que ambas percepciones, no son prueba ni de un positivo ni de un negativo; es muy difícil que las pacientes aceptemos esta idea, pero es absolutamente real.
  • 2 o 3 días antes de la beta HCG:
    Estos días son muy difíciles entre otras cosas porque algunas mujeres tienen un sangrado de implantación y tú, que te has releído 1001 post, lo sabes. Pero además, si no estás embarazada, puedes estar sufriendo algo de síndrome premenstrual por lo que tu estado emocional está tocado. Ay, ya queda poco, aunque parezca un tiempo insalvable.

Te cuento algo personal: en los dos embarazos que trajeron a mis hijos, lloré como una desesperada dos o tres días antes porque estaba convencida de que no había funcionado.

 

Entonces, ¿Cómo sobrevivir a la betaespera?

Distracción: esto te lo va a decir desde tu médico pasando por terapeutas, psicólogos, a tus amigas, Internet, yo misma, y todo el que te encuentres. Pero ¿cómo puede una distraerse de algo tan fundamental? Te sugiero que tú lo intentes y lo intentes.
¿Qué vienen los pensamientos, los bajones, etc? Muy bien, pero en cuanto puedas escapar de ellos, vuelve a tu tarea: distraerte.
Consentirte: Mujer, mímate todo lo que puedas y más. Si consigues organizarte en el trabajo, quítate todas las responsabilidades que puedas de encima. En tus horas libres, haz aquellas cosas que sabes que te harán sentir bien (y que no tienen porqué costar dinero)
Lectura: acércate hacia el tipo de libros que sabes que te reconfortarán. Libros de humor, novelas, autoayuda, lo que necesites. Es el momento de leer lo que tú necesitas para sentirte bien.
Paseos: ¿Ha visto Forrest Gamp? Soy fan absoluta de esa película y de su filosofía sobre el hecho de caminar. De verdad, caminar lo arregla todo (o casi)
Aceptación: al final todo se reduce a entender nuestro lugar en el mundo. Y actualmente este es el tuyo: un lugar de tierras movedizas que debes saber flotar. Y se puede, de verdad.

 

Recuerda algo muy, muy positivo, somos afortunadas por tener acceso a la reproducción asistida tanto si estás por la Seguridad Social como si te la estás pagando tú.

 

¿Cómo vives tú la betaespera? ¿Tienes algún truquillo o te lanzas sin paracaídas a esos días de incógnita? Me encantaría qu ese animaras a comentar aquí abajo. ¡Gracias!

¿Se puede tener un positivo a la primera?

Cuando uno empieza su camino en reproducción asistida, se plantea si es posible tener un positivo a la primera: en inseminación artificial, fecundación in vitro o incluso y ya que hemos renunciado a nuestro genes, ¿tendremos asegurado un positivo en la primera donación de gametos?

Vamos a ver el vídeo y luego te cuento:

 

Todos sabemos lo duro que es necesitar reproducción asistida para poder tener hijos salvo que seas una madre sola por elección o una pareja de mujeres ya que para estos dos modelos de familia, la reproducción asistida no es sino una bendición, si me permites la expresión.
En cualquier caso y como digo siempre, para todos, la reproducción asistida es nuestra aliada. Pero necesitarla implica un gran gasto económico, un estado un poco alterado de la conciencia :) y sobre todo tener que aprender a soltar las riendas de nuestra vida ya que a partir del momento en el que se entra en una clínica serán muchos los profesionales que intervendrán para que logremos el embarazo y podemos acabar teniendo la sensación de que no controlamos absolutamente nada.

 

Eva, al grano ¿Puedo lograrlo a la primera?

Mi respuesta es:

¡SIIIIIIII!

Claro que se puede lograr un positivo a la primera.

En mi caso he tenido positivo siempre que he cambiado de tratamiento excepto en la donación de óvulos. Vale, sí, por en medio tuve que hacer varios intentos de cada tipo de tratamiento antes de lograr el positivo, pero te insisto en que de cuatro tratamientos diferentes, tres fueron un embarazo a la primera.

 

Hablemos de porcentajes

No es fácil, pero tampoco el positivo a la primera es tan extraordinario. Quiero decir que el porcentaje no es un 1, 5 o un 8 % Es mucho más.

Claro que si te vas a las estadísticas de las clínicas, las expectativas que vas a tener de lograr un embarazo en el primer tratamiento de fertilidad pueden ser, a mí juicio, demasiado altas.

He buscado los datos (verídicos) de tres clínicas elegidas al azar y que no voy a nombrar, para revisar sus porcentajes:

Clínica A

FIV: 40 %
Ovodón: 60 %

Clínica B

FIV: +- 55 %
Ovodón: +- 69 %

Clínica C

FIV: 72 %
Ovodón: 63 %

Como veis según estas tres clínicas, todas ellas con datos auditados, las tasas de embarazo en el primer tratamiento son altísimas. Yo sinceramente la que veo más real de las tres es la primera y no obstante es un poco alta. El 72 % de éxito en una primera FIV que da la última, en fin…
Por supuesto que ellos tratan con muchísimos más pacientes afectados que yo. También es cierto que no todas las personas que están en reproducción asistida entran en foros o acuden a personas que acompañamos estos procesos.

No obstante, si me permites un consejo de peer to peer: pon las cifras tan altísimas que ofrecen en general las clínicas en cuarentena.

No digo que sus datos no sean verdad, sino que el día día te va a demostrar que la mayoría de los pacientes no siguen ese patrón.

 

¿Y si revisamos la tasa de éxito acumulado?

¿Ves? En esta estadística sí que creo firmemente. La mayoría de las clínicas están convencidas de que entre el tercer y cuarto tratamiento con ellos la tasa de embarazos ronda un 95 %.
Teniendo en cuenta que una fecundación in vitro o una donación de óvulos, no solo es la primera transferencia, sino todas las que puedas hacer con los embriones que se hayan obtenido, sí que creo que de esa media de entre tres y cuatro tratamientos más todas sus trasferencias, puede salir un embarazo.

 

Positivo a la primera

Hace tiempo le escuché al doctor Pascual Sánchez de la clínica Ginemed, entidad colaboradora de La comunidad (Únete ya :) !) que no se le puede pedir a la reproducción asistida más de lo que se le pide a la reproducción natural, o sea, más o menos un 60 % de éxito. Me pareció un gran acierto hacernos pensar con estos datos porque la mayoría de los pacientes vamos pensando que la tasa tendría que ser un 100 % ya que hay asistencia.

 

éxito en reproducción asistida

http://wp.me/p45aiK-2lu
A pesar de ello, tú cuenta con mucho menos porcentaje de éxito que esos 40-60 % que hemos leído ya que cuando llevas un tiempo en esto, ves qué es lo que más se acerca a la realidad.
En cualquier caso, incluso la cifra más pequeña que he encontrado y que es aproximadamente un 19 % en inseminación artificial con semen de la pareja, no es una cifra tan pequeña.

1 de cada 5 pacientes lo lograrán a la primera.

No es tan poco.

De verdad que no.

Recuerda que como me dijeron un día:

Esto es biología no son matemáticas

 

Conclusión

Que sí, que puedes lograrlo a la primera. Que vayas con ilusión, con ganas, con tu incertidumbre y tu temor, pero con la convicción de que PUEDE OCURRIR y que estás en un sitio en el cual confías a nivel médico y con la seguridad que da estar informada de todo el proceso (salvo si vas por la SS donde la opción de opinar y la información que recibirás serán muy, muy pequeñas) Puedes lograrlo, de verdad.

 

Y tú, ¿has logrado un embarazo a la primera? ¿a cuántas personas conoces que le haya pasado? 1000 gracias por compartir este artículo en caso de que te haya parecido interesante.

Síntomas de embarazo ¡Revisa este listado!

Como experta en betaesperas, título de dudoso honor por otro lado, hablar de los síntomas de embarazo es un tema que me sale sin esfuerzo por que si juntamos todos los días que viví en la incógnita, resultan unos siete u ocho meses de mi vida. Ocho meses completos. Un día tras otro…

Actualmente y desde mi trabajo como acompañante y asesora en reproducción asistida veo como cada día alguien me consulta si tal o cual síntoma pueden ser la señal definitiva de que ha logrado por fin su embarazo.

Te dejo con el video y luego te invito a seguir leyendo:

 

 

Si  prefieres escuchar o descargar el audio del artículo, haz CLICK AQUÍ:

Síntomas de embarazo ¡Revisa este listado!

 

Este estrés en el que vivimos desde el momento en el que nos realizamos un tratamiento de fertilidad y llega el momento de la prueba de embarazo, no es algo exclusivo nuestro. Las personas que no están en tratamiento lo viven igual si ya están buscando el embarazo de manera consciente y se les está resistiendo. La ilusión y el deseo son los mismos aunque nuestros caminos sean diferentes.

A la hora de enfrentarnos a nuestros síntomas de embarazo hay un factor muy importante: Cuánto tiempo llevemos intentándolo y nuestro carácter. Si hay algo que tiene la betaespera es que consigue sacarte nosotras nuestro lado más obsesivo en este caso se refleja en la búsqueda constante de cualquier señal que nos indique que estamos embarazadas.

Pero si además estás en Reproducción Asistida

Sí que hay algo que nos diferencia a las que buscamos por reproducción asistida: nosotras tomamos una serie de medicamentos que disfrazan de síntomas lo que simplemente son reacciones del cuerpo a las medicinas:

  • La progesterona hincha el pecho como si estuvieras embarazada y puede llevarte a engaño.
  • El Ovitrelle, ese medicamento que nos dan para que ovulemos en un día y hora concretos, hace que durante unos días podamos tener síntomas parecidos a los del embarazo y además si no domamos nuestra impaciencia y empezamos a hacernos los temibles pipitest a los poquitos días de haberlo inyectado, podrían dar positivo ya que el componente de ese medicamento es el HCG, la misma hormona que la del embarazo.

Solamente en la primera betaespera o en el primer intento por el “método diver” estamos un poco más inocentes con los síntomas y podemos vivirlo sin tanta presión ¿verdad?

Pero, ayyy, a partir de esa primera vez nuestra vida es un síntoma:

  • Pecho hinchado
  • Más o menos flujo del normal
  • Ir o no al baño
  • Un pinchazo en un ovario
  • Dolor agudo en un ovario
  • Esos granos que aparecen y te quieres morir
  • ¿Me saben diferentes los alimentos?
  • Dolor de tripa
  • Dolor de cabeza
  • No sentir absolutamente nada
  • ¿Eso ha sido una naúsea?
  • Dolor de piernas
  • ¿Me huele todo raro?
  • ¿Esa manchita rosa será el famoso sangrado de implantación?

 

sintomas-de-embarazo

 

En fin, vivimos en un estado de autoinspección obsesivo enfermizo… pero es lo que toca… ¡ojalá no fuera así!
Por eso cuando alguien te diga que no se puede estar así de nerviosa después de hacerte un tratamiento de fertilidad, pregúntale cómo se sentiría ella o él si esa misma mañana le hubieran transferido un embrión, un hijo en potencia.
Cómo se sentiría si supiera que a partir de ese día PODRÍA embarazada y su vida PODRÍA cambiar para siempre.
¿Sabéis que hay mujeres que no se pasan sus beta esperas buscando síntomas de embarazo? Afortunadas… Me han fascinado siempre. Yo nunca lo logré.
Ya puede llegar una amiga y hasta un médico, decirte que no te fíes, que los síntomas de embarazo son iguales que los de la regla, que tú vas a seguir buscándolos porque que llega un momento que ya nada de lo que te dicen te vale, no escuchas porque como dicen algunas personas, querrías que te anestesiaran y despertarte el día de la prueba…
¿Mi experiencia?
En mi caso no he sentido prácticamente nada diferente cuando estaba embarazada de cuando no, ¡e incluso he tenido muchos más síntomas cuando no lo estaba! En fin, una locura.
Pero como siempre os digo:

La búsqueda frenética de síntomas de embarazo es una de las jugarretas de la reproducción asistida, uno de sus efectos secundarios.

 

¿Y tú, te vuelves una experta en síntomas de embarazo cada vez que inicias una betaespera? Si te apetece, no dudes en compartir este post en tus redes sociales.

 

Audio y preguntas del 6º Picnic Presencial y Online

Lo primero que me gustaría hacer es agradeceros la respuesta que sigue teniendo los Pic Nic que Marian Cisterna y yo organizamos.

Cada nuevo evento sois muchas más las que vais participando y de hecho algunos tenemos que dar el ansiado cartel de

 

6-PICNIC-ReproduccionAsistida-completo

 

Este primer Picnic presencial salió muy bien y creo que toda las personas que acudieron quedaron muy contentas, además pudimos responder a todas vuestras preguntas.

La ginecóloga Alejandra Izquierdo y el psicólogo Alfredo García, aquí estamos con ellos y con Laura Alonso, la artífice de que todo esto fuera posible.

 

Evento en Procreatec

Tengo que confesar que estuve nerviosa durante todo el evento porque manejar el tema presencial y online a la vez, es complicado y además era nuestra primera vez.

Mira que concentradas estábamos los dos antes de empezar:

 

marian Cisterna y Eva María Bernal

 

Pero bueno, luego todo fluyó bien y sobre todo que sentíamos que estabais a gusto (a pesar de los nervios que hay siempre con la sala de videoconferencias)

Aquí te dejo el audio del Picnic y debajo tienes un listado con las preguntas que se hicieron por si quieres ir más directamente y su minutaje.

Audio y preguntas del 6º Picnic Presencial y Online

 

  • El psicólogo Alfredo García nos habla de betaespera, punción y negativo. Minuto 0:05:30
  • Paciente que tras tener un hijo con sus óvulos ha de pasar a donación de óvulos para tener el segundo. Minuto 0:00:19
  • Cuándo tomar la decisión de que quizás haya que parar. Minuto 0:00:24
  • Después de abortos de repetición es posible vivir una betaespera más o menos “normal”? Minuto 0:00:28
  • ¿Llevar a blastocisto es lo mejor que se puede hacer con los embriones en una FIV? Minuto 0:00:31
  • Endometriosis e hidrosalpix. Minuto 0:00:35
  • Paciente con útero doble e hidrosalpix. Minuto 0:00:38
  • ¿Todas las clínicas tienen gabinete psicológico? ¿Es normal una actitud distante desde el médico y personal? Minuto 0:00:41
  • ¿La píldora anticonceptiva sirve para no seguir perdiendo reserva ovárica?Minuto 0:00:42
  • Tasas de éxito con semen de donante en inseminación artificial.  Minuto 0:40:30
  • ¿Hay más positivos si enlazas las inseminaciones? Minuto 0:50:30
  • ¿Qué características debe tener un embrión para que decidan que sí se puede vitrificar? Minuto 0:53:00
  • ¿Existen consecuencias físicas debido a la terapia hormonal? Minuto 0:55:00
  • Inseminación y oligoospermia. Minuto 0:01:01
  • Ovulación espontánea durante el tratamiento. Minuto 0:01:02
  • Los negativos dan mucha información. Minuto 01:04:00
  • ¿Cuándo se aconseja dejarlo a nivel médico? Minuto 01:07:00
  • Tiroides y aborto. Minuto 01:10:30
  • Endometrio que no crece correctamente 01:12:00
  • La leyenda del Aquarius 01:15:15
  • Trombofilias cuando se suceden los negativos. Minuto 01:19:00
  • Endometrio, bien. Embriones, bien ¿Entonces por qué no hay embarazo?Minuto 01:21:30
  • ¿Por qué quedan folículos persistentes?. Minuto 01:23:40
  • Test de compatibilidad genética. Minuto 01:25:00
  • Nuestros niños, nosotros y la revelación de los orígenes. Minuto 01:27:30
  • En la búsqueda de donante qué prima: Grupo sanguíneo o fenotipo. Minuto 01:38:00

 

Espero que te hayan resultado interesantes estas preguntas y sus respuestas. Te agradezco profundamente si fuiste una de las personas que nos envió la suya.

También quiero agradecer a la clínica Procreatec de Madrid, colaboradora de La comunidad de Creando una familia, que nos brindará su sala y pusiera a la disposición de todos nosotros a dos de sus profesionales. Y por supuesto, a Laura Alonso, su estupenda Community manager.

Dentro de poco tendremos también un video, así es que ¡estate pendiente!

¡Nos vemos en el próximo picnic que esta vez será online!

 

Si este post te ha resultado interesante y crees que personas que puede venir bien escuchar el audio, por favor compartirlo entre tus amistades.

Vivir la betaespera

Un nuevo post en colaboración con la clínica Tambre escrito por su bióloga Rocío Núñez autora  de Diario de un biólogo, uno de los blogs más interesantes sobre Reproducción Asistida que he leído.

 

Rocío Nuñez

 

Los embriólogos no somos como los médicos: no tenemos el contacto diario que ellos mantienen con los pacientes. Sin embargo, no por eso podemos dejar de sentir cada paso de su proceso. Y a veces aún más, cuando hemos tenido, día a día, la imagen de sus gametos primero y de sus embriones después.

Y uno de los pasos más difíciles de todo el proceso, si no el mayor, es el de la betaespera. Porque la incertidumbre es lo peor que hay. El no saber que va a pasar.

Confiar, y al mismo tiempo no querer hacerse demasiadas ilusiones.

La betaespera es un término acuñado por las propias pacientes. Nosotros les explicamos que a los 16 días de la punción folicular tienen que hacerse una prueba de embarazo: esto es, un análisis de sangre donde determinamos la presencia de una hormona, la beta hCG, que es la que se detecta cuando ha habido implantación embrionaria.

Y de esperar la beta, la betaespera.

nervios betaespera

Imagen cortesía de David Castillo Dominici © Freedigitalphotos.net

 

A menudo, cuando hablo con las pacientes y les explico que deben de intentar mantenerse ocupadas durante esos días, lo hago con la convicción de la dificultad que representa. Siento que ellas están pensando: Sí, como si eso fuera tan fácil…. Y sobre todo, y aún peor, las que repiten. Las que ya han pasado antes por ello, y es como si tuvieran que subir una escalera cada vez más empinada, cada vez más angosta, donde no se ve el final.

Eso no es óbice para buscar toda la información que se necesite. Algunas mujeres necesitan tener el control de la situación en cada momento, y es imposible que consigan olvidarse completamente de todo, que cierren la puerta y simplemente aguarden.

En esos casos, lo más sensato es mantener esa línea invisible pero firme y segura con nosotros. Llamar todas las veces que sea necesario a la clínica, plantearnos las dudas, las inquietudes, preguntar todo, aunque parezca absurdo, pedir la información que se precise. Porque siempre estamos ahí, esperando con ellas.

Mi experiencia con una paciente:

Hay una paciente que se hizo un ciclo de Fecundación in vitro, y que me escribía un correo casi todos los días en el tiempo de la betaespera. Preguntaba sobre la progesterona (se le olvidó ponérsela un día), o sobre los síntomas que tenía, si estaba algo más hinchada o si un día manchó un poquito. Pero sobre todo, cada vez que escribía se disculpaba por las molestias, y me decía que no quería incordiarme. Nada más lejos de la realidad.

La verdad es que cada correo suyo me trasladaba su nerviosismo y me hacía comprender por los momentos que estaba pasando.

Pero nunca me molestaba. Nunca sentí que fueran preguntas absurdas, aunque para nosotros fueran sin importancia, entendía que para ella fueran cruciales para encontrar la tranquilidad. Y eso es lo que yo quería transmitirle. No sé si lo conseguí, y si ese contacto diario le ayudó en su inseguridad. Pero lo bueno es que la beta fue positiva, y ahora está felizmente embarazada. Me imagino que ahora sus problemas son otros…

 Y ya sé que es fácil decirlo (aunque no tanto!), y difícil hacerlo. Pero es que la betaespera no es el final del proceso. Puede ser un punto y seguido, o un punto y aparte. Pero nunca un punto y final. La esperanza no se acaba con un negativo, porque hay más oportunidades.

 

Mi visión

 

Una de las cosas buenas que tiene el primer tratamiento de Reproducción Asistida que te haces en una clínica es que ignoras qué es la betaespera.

Ay, bendita inocencia…

Porque si pensabas que cuando mes tras mes habías estado esperando a que no te viniera la regla y tras comprobar que llegaba sin un día de retraso, considerabas ese tiempo como algo durísimo, ahora, con la experiencia que seguramente estás adquiriendo, te pones a compararlo con cómo los vives actualmente y te das cuenta de que entonces era mucho más fácil de llevar.

 

Betaespera reloj

© pathdoc

A no ser que hayas utilizado test de ovulación el hecho de la reproducción natural es algo que incluso siendo una mujer con ciclos regulares no acabas de controlar del todo.

Siempre te puede caber la duda de si ese flujo más abundante o ese dolor de pecho o ese cambio de humor pueden estar teniendo que ver o no con tu ovulación; pero cuando vas a una clínica y te hacen una inseminación el día de la ovulación o ya en el caso más evidente, cuando te transfieren un embrión o dos, o sea algo realmente tangible, esos días adquieren un significado diferente.

Porque una vez que una vez que te transfieren a ese pequeño cúmulo de células que en unos días podría acabar convirtiéndose en un embrión implantado o por el contrario y como ocurre en un porcentaje altísimo, sencillamente se reabsorbe en tu cuerpo se acabó la inocencia.

La mezcla de sentimientos es infinita:

  • La gratitud por tener la posibilidad de que esto ocurra
  • La esperanza de que ahí esté, por fin, TU HIJO
  • El miedo a ilusionarte con las estadísticas y la calidad de tu embrión
  • La incertidumbre sobre si intentar o no conectar con ese pequeño ser
  • La seguridad de que si ocurre, es porque es el embrión “correcto”
  • El pánico a no lograrlo nunca
  • El nerviosismo por lo lento que va el tiempo hasta el día del análisis
  • La felicidad al imaginar que sí, que esta vez puede ser.
  • La emoción de poder decirle a tu pareja o a quien quieras, ¡positivo!
Seguro que tú tienes tu propia historia de betaespera y nunca es fácil 
No te culpabilices por cómo lo vives

 

Y sobre todo no permitas que nadie venga a decirte cómo debes sentirte. Bastante tienes con estar viviendo esta presión.

Ahora necesitas amor, compañía, escucha y si es posible, unos brazos que te rodeen y te acompañen. Todo ello en la medida que tú lo demandes.

No se trata de que pongamos el mundo a nuestros pies sino que nos dejen vivir este proceso como nosotras necesitemos.

 Este artículo también está publicado en el blog de la clínica Tambre

 

Y tú, ¿cómo estás consiguiendo llevar tus betaesperas?, ¿han sido muchas?¿Cómo te has planteado enfrentarte a las siguientes? 

El cuento de la lechera infértil

Hace poco, dentro de La Comunidad, el espacio privado de esta web y al qu eme encantaría que te unieras, alguien compartió con las demás mujeres que estamos allí (por ahora ningún hombre se ha animado), cómo su cabeza había creado una historia y ella misma descubrió su paralelismo con el cuento de la lechera.

Lo llamó:

El cuento de la lechera infértil

 

Ya en la vida cotidiana nuestra cabeza es un bulle-bulle en el que de nuestra casa lavándonos los dientes, acabamos en un aeropuerto desayunando después de haber discutido con un policía camino de Londres… en fin, fantasías que crecen y crecen y que nos llevan a donde quieren.

En infertilidad, lo mismo o más, por que es muy frecuente y nos desasosiega, este pensar en como arreglar, solucionar, elegir…

Dejádme que os cuente primero:

Tal y como os digo en el video, aquí van mis tres sugerencias por si vuestra mente irrefrenable crea este cuento:

1- Reconocer lo que estás haciendo: “Montarte una película” imparable, vamos, “el cuento de la lechera infértil”. Todo está en tu mente. Básicamente, creo que es el miedo a quedarnos sin tener a nuestro hijo lo que provoca todo esto.

2- Esperar al positivo o negativo si estás en betaespera. Lo de los síntomas es cierto, tenemos y no tenemos probables síntomas independientemente de si estamos embarazadas o no, así es que démosle una oportunidad.

3- Si tu cuento te ha convencido y vas a llevar a cabo algunas de las cosas que te han surgido, déjalas reposar un poco, no te precipites en tus decisiones ni en tus necesidades.

¿Te ha pasado a ti?¿Te has encontrado recreando una historia sin final o con mal final en varias ocasiones?

Si te ha gustado esta historia , por favor, comparte por donde quieras, Facebook, Twitter, foros, un + 1. Gracias

 

Se acerca la hora: mundo pipitest y mundo beta

¿Te provoca una sonrisa pensar en que ya por fin sabrás si estás embarazada? ¿O más bien escalofríos porque temes otro negativo?
Si prefieres escuchar o descargar el audio del artículo, haz CLICK AQUÍ:
Mundo pipitest y beta: se acerca la hora

 

Aquí hay historias para dar y tomar. Por mi parte no puedo compartir ninguna de pispitest por que sólo me he hecho un par de ellos en mi vida… y salieron negativos. No tengo muy buen recuerdo…


Aquí van algunas que me han contado:
pipitest

  • Hay mujeres que compran a través de Internet unas tiras en las que se orina y cada día desde la transfer…

¡Sí! ¡cada día!
Se hacen una prueba diaria. No quiero imaginar el estado en el que pasan la espera del resultado…

y luego nos dicen que no nos obsesionemos, ja, ja.

  • Otras mujeres aguantan estoicamente sin hacerse ninguna prueba hasta llegar a su beta.
  • Las hay que prefieren hacerse un pipitest antes de ir a la beta para estar preparadas por si el resultado es negativo.
  • Se les hace fotos cuando es positivo y se le manda a todo el mundo.
  • Se guarda como la mano incorrupta de Santa Teresa hasta la eternidad.
  • Hay quien se acuesta con un negativo y al revisar por la mañana se encuentra una rayita, con lo cual empieza otra agonía hasta el nuevo pipitest o la beta.
  • Como la beta Hcg suele hacerse en el día 15 post ovulación (habrá que calcularlo si ha sido transfer de vitrificados con ciclos sustituidos, donantes, etc) pero hay personas que el día doce ya no pueden más y como la realidad es que ya se puede saber, consiguen hacerse una beta en algún sitio.
  • Se, de personal sanitario que se hace múltiples betas por su fácil acceso a ellas.

Y sí, tengo mi propia anécdota del mundobeta, pero no estoy nada orgullosa de ella. Las que habéis leído Mi maternidad asistida, mi libro, la conocéis y voy a compartirla aquí…

Una vez no me hice una beta tras un tratamiento: No podía soportar otro negativo, otra llamada, las miradas de los trabajadores de la clínica; debió ser en mi transfer número nueve o diez buscando el segundo hijo.

Estaba convencida de que no estaba embarazada y no me la hice. Dejé la progesterona y me vino la regla. Ahí sentí que esto se me podía esatr yendo de las manos.

Los tratamientos de fertilidad tienen esto: efectos secundarios que gobiernan nuestras cabezas.

En fin, nunca, nunca hagáis esto: es absurdo, no. Estúpido y desesperado.

Pero, bueno, ya conseguí perdonarme.

¡Cuéntanos alguna anécdota tuya divertida o no, seguro que tienes algo que compartir!