Etiqueta: crianza con apego

¡Lo estamos perdiendo!

Hasta que me quedé embarazada de Rodrigo, mi primer hijo, había estado tan inmersa en el mundo de la reproducción asistida que sinceramente no me había planteado mucho cómo iba a criarlo después.

 

Si prefieres escuchar o descargar el audio de este artículo, haz CLICK AQUÍ

¡Lo estamos perdiendo!

 

embarazada

Madrid, 2005

 

Bueno, también había estado inmersa en el mundo de las madres solas por elección, situación que nunca me había planteado hasta que llegó aquel mes de abril de 2003 en el que dije: ¡hasta aquí hemos llegado! Voy a intentar tener un hijo yo sola (con un donante, eso sí)

Siempre había pensado que quería tener hijos y al complicarse tanto la búsqueda de Rodrigo, ese deseo no hizo sino incrementarse.

Además, lo tenía todo muy claro:

  • Él iría ir a la guardería
  • Yo seguiría trabajando de diez a siete de la tarde
  • Ni se me había ocurrido pensar en la lactancia
  • Sería muy estricta en su educación, etc, etc

 

Luego él nació y me convertí en alguien diferente.

Nace un bebé, nace una mamá

De repente mi mundo dió un giro de 180°.

Pero no el de todo el mundo lo hace.

También puedes ser de las que decide que un niño no va a cambiar su manera de vivir.

Luego llega el niño y ya veremos qué pasa.

En mi caso, lo cambió todo Y todas esas ideas más que preconcebidas, supuestas, se fueron quedando en el camino a medida que Rodrigo y yo íbamos conociéndonos.

 

¿Cómo hice ese giro?

 

Tres días después de haber dado positivo, me despidieron y como tenía acumulado dos años de paro  y era un embarazo tan buscado, sinceramente lo que pensé es que así iba a poder vivirlo plenamente y sin nervios.

Quizás esa manera de vivir el embarazo digámosle «slow» para lo que es la vida de una embarazada actualmente, hizo que poco a poco fuera buscando información sobre otra manera de criar a mi hijo.

Eso hizo que acabará llegando a un fantástico foro: el de Crianza natural. ¡Realmente cambió todo!

Allí se hablaba de dormir con los niños, lactancia, respeto a su ritmo , había personas que educaban en casa… Un montón de cosas de las que yo jamás había oído hablar.

Estaba feliz aunque me suponía y a veces todavía me supone, tener pequeñas o grandes discusiones con algunas personas. Pero no importaba, yo seguía haciendo lo que me inspiraba.

A mí me gusta comprar todo lo que puedo ecológico. Tengo un montón de amigos que también se alimentan así o son vegetarianos o hacen diferente dietas  y esas maneras de comer sano también he intentado transmitírselas a Rodrigo y también:

  • No comprar por comprar
  • Comprar cosas de buena calidad
  • Adaptarnos tanto a las cosas más «lujosas» como a las cosas más «sencillas»

Pero, claro, Rodrigo fue creciendo y poco poco empezó a decir lo que quería y lo que no quería.

 

niño ocn perro

Imagen cortesía de Ashley Cox © Freedigitalphotos.net

 

Y, uf, ahí empezó la auténtica aceptación de que somo spersoans con gustos diferentes.

  • Porque a mí me puede gustar mucho un batido verde, pero a él darle asco
  • O ir a un sitio con gente muy agradable, a ver un bonito cuento cuentos, pero a él aburrirle.
  • O volverse loco comiendo chuches
  • O gritar en medio de Biocultura: ¡tofu, nooooo! cuando le compré un perrito caliente cuya salchicha era de tofu.

 

¿Dónde quedaba todo lo que había intentado transmitirle?

 

Un día me pregunté: ¿lo estoy perdiendo?  y esa duda me afectó mucho. Ver que se alejaba de mis querencias hacía tambalearse todo en lo que yo había basado su crianza

Si ya en muchas ocasiones me he preguntado si lo estaba haciendo bien, al ver como él reaccionaba al ir creciendo y pudiendo decir no, me desubicó totalmente.

Y de repente, hace un par de meses, hablo con una amiga sobre cómo está su hijo que es un año más pequeño que el mío y en medio de todo, me comenta que está muy agobiada y con la sensación de que «lo está perdiendo».

Ahí entendí algo que ya había leído hace tiempo:

cuando los padres tenemos muy clara la manera en la que queremos educar a nuestros hijos, nos cuesta mucho más aceptar que ellos acaben no respondiendo a ese estilo de crianza.

 

Me da igual que sea una crianza tipo lo que se llama crianza con apego, que la contraria algo en plan muy estricto.

El caso es que hemos hecho un gran esfuerzo por estar a la altura de lo que suponemos mejor para él y luego aparentemente no le gusta.

Ay, y eso es difícil aceptar.

Pero es lo que toca. Tendré que recordar eso de: tus hijos no son tus hijos, son hijos de la vida, etc para aceptar que Rodrigo, Aitana o Martín van a tomar de mí y de lo que les enseñe, lo que mejor vaya para ellos.

Aunque íntimamente espero que cuando pasen unos años algunas de las cosas que he intentado transmitirles hayan dejado de verdad poso en ellos y resurjan.

¿A ti te ha pasado algo parecido independientemente de tu tipo de crianza con tus hijos? ¿Te ha costado aceptar su libre albedrío aun siendo pequeño? venga que yo ya he confesado que a mí, sí.

¿Es posible la crianza con apego de gemelos?

¿Es posible teniendo gemelos y en mi caso uno más hacer una crianza digámosle «lenta» o sea, que mamen, que duerman con los adultos, que no usen chupetes, que se  les coja todo lo posible, que se les portee, que no lloren mucho más que un niño único,que dejen el pañal cuando quieran cada uno, que no duerman a la vez , que no estén más en un carro que un niño único…?

Sé que el título del post no le va a gustar a algunas personas, es que no sabía cómo titularlo para que se entendiera bien cual es mi pregunta…

 

Si prefieres escuchar o descargar el artículo, haz CLICK aquí:

Crianza con apego de gemelos

 

NOTA TRAS LA PUBLICACION: Antes de que sigáis leyendo…

 

¡Mi respuesta es SÍ, SE PUEDE!

 

Por favor, os pido que veáis la ironía de mis palabras.

Gemelos bebés de pie
Imagen de Adrian Stoica

 

Continúo…
Perdonadme la expresión, pero muchas veces digo que si has nacido gemelo, según en qué casa te toque… tu vida puede ser más complicada… y en general, no tendrás opción a más de uno o dos de esos parámetros ¡y eso, con suerte!.
Aunque también los hay súper afortunados que los viven casi todos…

Yo, de todo lo que os preguntaba antes, practico casi todo aunque,por ejemplo, intento que si hay uno más cansado aguante un poco hasta que el otro lo está también y así duerman a la vez; de esta manera, yo tengo un ratito para descansar o trabajar como ocurre actualmente.
También he visto (recordando cuando «sólo» tenía a Rodrigo) y me da mucha pena, que lloran o protestan más que un niño único por una simple cuestión de brazos e intendencia haya otro adulto o no.
Debido a lo mismo, tienen un poco menos de contacto físico (incluso en aquellas familias en las que se les coge mucho, como en la mía).

Entonces el quid para mí está en al menos intentar darles todo lo que podamos, sin rayarnos por no poder desdoblarnos. Que en nuestra cabeza esté:

  • Voy a cogerles lo más posible
  • Voy a intentar acudir lo más posible a sus llamadas
  • Van a dormir conmigo
  • No van a ir tanrecolocados como otros niños
  • Aceptar que mi casa no va a estar tan limpia como otras con niños
  • Voy a hacer de la alimentación algo progresivo
  • Me aguanto si me manchan, son cuatro manos dos bocas y dos narices con mocos.

 

Tener gemelos es agotador, no hay duda,
 pero es increíble el privilegio de ese amor doble a la vez.

 

¿Te ves capaz de criar gemelos con tranquilidad? ¿Conseguirás no convertirte en la más estricta de las estrictas ? No dejes de compartir si te apetece, muchas gracias.