Se acerca la hora: mundo pipitest y mundo beta

¿Te provoca una sonrisa pensar en que ya por fin sabrás si estás embarazada? ¿O más bien escalofríos porque temes otro negativo?
Si prefieres escuchar o descargar el audio del artículo, haz CLICK AQUÍ:
Mundo pipitest y beta: se acerca la hora

 

Aquí hay historias para dar y tomar. Por mi parte no puedo compartir ninguna de pispitest por que sólo me he hecho un par de ellos en mi vida… y salieron negativos. No tengo muy buen recuerdo…


Aquí van algunas que me han contado:
pipitest

  • Hay mujeres que compran a través de Internet unas tiras en las que se orina y cada día desde la transfer…

¡Sí! ¡cada día!
Se hacen una prueba diaria. No quiero imaginar el estado en el que pasan la espera del resultado…

y luego nos dicen que no nos obsesionemos, ja, ja.

  • Otras mujeres aguantan estoicamente sin hacerse ninguna prueba hasta llegar a su beta.
  • Las hay que prefieren hacerse un pipitest antes de ir a la beta para estar preparadas por si el resultado es negativo.
  • Se les hace fotos cuando es positivo y se le manda a todo el mundo.
  • Se guarda como la mano incorrupta de Santa Teresa hasta la eternidad.
  • Hay quien se acuesta con un negativo y al revisar por la mañana se encuentra una rayita, con lo cual empieza otra agonía hasta el nuevo pipitest o la beta.
  • Como la beta Hcg suele hacerse en el día 15 post ovulación (habrá que calcularlo si ha sido transfer de vitrificados con ciclos sustituidos, donantes, etc) pero hay personas que el día doce ya no pueden más y como la realidad es que ya se puede saber, consiguen hacerse una beta en algún sitio.
  • Se, de personal sanitario que se hace múltiples betas por su fácil acceso a ellas.

Y sí, tengo mi propia anécdota del mundobeta, pero no estoy nada orgullosa de ella. Las que habéis leído Mi maternidad asistida, mi libro, la conocéis y voy a compartirla aquí…

Una vez no me hice una beta tras un tratamiento: No podía soportar otro negativo, otra llamada, las miradas de los trabajadores de la clínica; debió ser en mi transfer número nueve o diez buscando el segundo hijo.

Estaba convencida de que no estaba embarazada y no me la hice. Dejé la progesterona y me vino la regla. Ahí sentí que esto se me podía esatr yendo de las manos.

Los tratamientos de fertilidad tienen esto: efectos secundarios que gobiernan nuestras cabezas.

En fin, nunca, nunca hagáis esto: es absurdo, no. Estúpido y desesperado.

Pero, bueno, ya conseguí perdonarme.

¡Cuéntanos alguna anécdota tuya divertida o no, seguro que tienes algo que compartir!

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *