Las tres razones por las que he decidido no tener una mascota

Durante 17 años conviví con una ser maravilloso: Dakota, mi gata querida. Cuando murió decidí no tener una mascota por lo menos, en muchos tiempo y eso que todavía hoy la echo de menos.

 

Si quieres escuchar o descargar el audio de este artículo, pincha aquí:

Las 3 razones por las que he decidido no tener una mascota

 

En mi familia nunca habíamos sido mucho de animales de compañía, hasta que mi madre se animó a tener su primera gata, Luna pero yo nunca me sentí especialmente atraída a tener una en casa.

Hasta que un día fui al aeródromo de El Álamo, cerca de Madrid y en el bar había un pequeño cachorrito de poquitas semanas al cual me invitaron a sostener.

 

Las tres razones por las que he decidido no tener una mascota

El día que conocí a Dakota-1993

 

Ya no lo senté en todo el día y, claro cuando llego la hora de irme a ver quién se separaba de esa monada…

Como os decía, no estaban en mis planes tener una mascota pero… !me sedujo totalmente!

Mi gata me acompañó, me inspiró ternura,
me dió mucho cariño

y cuando nació Rodrigo, nunca tuve ningún problema con ella y eso que el nacimiento del niño supuso un alejamiento emocional por mi parte… Fue algo raro, la verdad me producía tristeza sentirla más lejana, pero no lo podía evitar.

A Rodrigo le encantaba jugar con ella, acariciarla, juntar sus naricitas, etc… El problema es que para entonces Dakota tenía unos 13, 14 años y esa es ya mucha edad para una gata.

Sus últimos años con nosotros fueron bastante complicados y por eso tengo mis tres razones para ya no tener una mascota

 

1) ¿Qué hacer con una mascota durante las vacaciones?

 

Si tienes un perro o algún otro animal que requieren bastante atención diaria además de encontrar dónde dejarlo, es muy posible que tengas que gastar bastante dinero y que se ocupen de él.

Si tienes un animal como un gato o un pájaro al que pudieras dejar con bastante comida y agua durante una semana, es verdad que podrías irte de vacaciones, yo lo hacía, pero en el fondo sabes que has dejado a un animal de repente sin ningún tipo de compañía y que eso le va a suponer una desorientación y un stress y en el caso de los gatos es muy probable que te lo haga pagar a la vuelta.

En una ocasión y debido a mi profesión tuve que irme un mes fuera de casa. Durante ese tiempo unos amigos míos fueron a cambiarle la comida y el agua; a la vuelta mi gata tenía un cabreo conmigo…

 

2) La suciedad que genera

 

No suena muy bien, lo sé, pero es una realidad que puede acabar afectando a toda la familia.

Los animales de pelo como los perros y los gatos sueltan pelo por la casa entera y además todos los animales producen y dejan un olor en los sitios en los que viven; entonces, o creamos una disciplina diaria o a la casa se le acaban notando que ahí viven animales.

En mi realidad actual con tres niños, no hay espacio para tener una mascota, es una la limpieza extra de la que me siento incapaz y tengo que ser sincera conmigo misma y aceptarlo.

Dakota soltaba mucho pelo y la casa olía a ella (sé que muchas personas consiguen tener su casa muy limpia, a mí de verdad que me superaba)

 

3) La salud de la mascota

 

Mi gata, Dakota, estuvo bastante sana hasta que a los 12 años se le detectó cáncer de mama. A partir de ahí empezó una decadencia física que duró cinco años. Eso son muchos años de pelos por la casa, pises en cuanto te descuidabas, vómitos en sus meses finales…

No me siento capaz de volver a pasar por eso, al menos mientras haya niños.

Os recuerdo que estas son mis tres razones, muy personales y también muy sinceras. Me gusta los animales, los puedo amar, pero también los respeto mucho y creo que sólo debe estar donde de verdad haya un espacio mental, físico y de atención para ellos.

Aquí tienes también mi colaboración en Consejos de mamá sobre este tema

¿Cuál es tu experiencia con tu mascota? ¿sientes que no hay problema para alternar la crianza de tu hijo con tener una mascota en casa?

 

 

 

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal

Quizás también te interese:

2 pensamientos en “Las tres razones por las que he decidido no tener una mascota

  1. Belén (mamá sin complejos)

    Bueno yo tengo tres gatas en casa y…. ¡me encanta tenerlas! Viviendo con mis padres siempre tuve gatos, sé del dolor de perderles, del dolor de verles enfermos, sabía ya lo que ensuciaban, lo que suponía en las vacaciones… Pero con todo eso, cuando me vine a vivir a mi casa decidí que no quería prescindir de la compañía de una mascota.

    Y ahora con mi hijo, qué decir, las adora, las quiere, las respeta, cuida de ellas. Los animales transmiten a los niños valores maravillosos y me encanta que mi hijo pueda disfrutar de ellas, como yo lo hice en mi infancia.

    Es cierto que no todo es color de rosa, que te voy a decir, teniendo 3 la suciedad se multiplica, los gastos en comida, veterinario… pero las quiero, me quieren y me acompañan en mi día a día :)

    Responder
    1. Eva María Bernal Post author

      Ay, ya, si a mi me da mucha pena que los niños no tengan un animal en casa… No me lo cuentes así que me entran de nuevo las tentaciones :) de verdad que es que sus cinco últimos años fueron muy difíciles…
      Gracias por compartir!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *