Querido ginecólogo de Reproducción Asistida: Promesa que no has de cumplir…

Hoy quiero que hablemos sobre algo que ocurre con algunos ginecólogos de Reproducción Asistida: da lo mismo si llegas con la inocencia de una novata a su consulta de fertilidad o si eres una paciente ya curtida en estos terrenos pero con la necesidad de volver a creer en alguien:

Como te encuentras con un médico que te diga:

Tú, de aquí sales embarazada

La hemos fastidiado. El bofetón puede ser fino.

 

Claro, tú llegas allí y después de tanto sufrimiento alguien es capaz de decirte que va a llevarte por fin por el camino correcto. Y Vive Dios ¡quieres creerlo!

Da igual si por ahora, sólo vienes de mantener relaciones sexuales (que ya es mucho) o si eres una mujer sola, una pareja de mujeres que no tiene experiencia en reproducción asistida y que mientras no se demuestre lo contrario, sois fértiles o si eres cualquiera de ellas y llevas ya varios años tremendos en este proceso.

A cualquier ser humano con necesidad de tener ilusión o más cabe, si de lo que se trata es de recuperarla, que una persona que tiene la llave médica para ayudarte te diga eso es algo que va hacerte sonreír en los próximos días. Va a permitirte ir más ligera a trabajar o a pedir el siguiente préstamo al banco

Parece que has encontrado un profesional empático, seguro de sí mismo y de sus capacidades como médico. Te da todo lo que buscabas y más.

Y entonces empezáis a preparar un tratamiento en el que os dejáis la vida y el dinero. Te medicas mucho, te operan, tu pareja tiene que hacerse biopsias testiculares, quizás te ingresan por hiperestimulación…

Ahí sigues tú, vosotros, inasequibles al desaliento, casi discutiendo con vuestra familia que piensa que estáis arriesgando demasiado porque esa persona, tu doctor, tu doctora te dijo clara y firmemente que tú de allí ibas a salir embarazada.

 

Te voy a dejar embarazada seguro

Imagen cortesía de Nenetus © Freedigitalhotos.net

 

Vale, la reproducción es algo natural, espontánea que ocurre desde el principio de los tiempos… Pero no así para los que tenemos problemas de fertilidad.

Para nosotros, cada una de esas millones de circunstancias se convierten en “la gran cuestión” Y esto acaba siendo para nosotras casi, casi milagroso por que te adelanto que el día que logres tener a tu hijo sentirás que es un milagro, pero es que pasarán los años y esa sensación permanecerá ahí, es algo fascinante e inquietante a la vez.

¿Qué hace falta básicamente para que haya un positivo?

  • Un endometrio receptivo
  • Una hormonas balanceadas
  • Un embrión que decida quedarse

A veces digo en broma que aún en las aparentemente mejores circunstancias nuestros embriones tiene “su propio libre albedrío” y deciden si quedarse o no.

NADIE puede saber exactamente por qué al final un embrión ha decidido implantarse aunque como me dijo una estupenda ginecóloga, y ya ¿qué importa? De hecho y a pesar de los problemas que existe actualmente con el tema de la reserva ovárica de las mujeres, ese sigue siendo el gran reto a solventar.

Lo que pasa que si esto es así, ¿cómo alguien puede decirle a un paciente desde el otro lado de la mesa que en su mano está la llave de su familia, de su vida?

Entiendo que a veces los médicos quieran poner un poco de distancia emocional con nosotros, porque si de verdad supieran el estado anímico con el que los pacientes nos enfrentamos a cada paso que damos en las clínicas de fertilidad desde la primera visita hasta si tenemos suerte el día que nos dan el alta después de haber escuchado el corazón de nuestro hoy.

Desde mi web, me siento un poco en medio de unos y otros, por que una vez que he podido ver los procesos de Reproducción Asistida con perspectiva entiendo mucho mejor las dificultades en las que se encuentran también los médicos pero:

 

Queridas clínicas, cuánto queda por avanzar en el trato con el paciente. Cuánto curso especial para médicos sobre la relación con nosotros hacen falta todavía.

 

Si este post te ha parecido interesante, me encantaría que lo compartieras en tus redes sociales.

 

¿Qué te ha parecido? Me gustaría mucho que dieras tu opinión o contaras tu experiencia sobre expectativas creadas por tu médico que se cumplieron o no.

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal