1, 2, 3… ¡salto a donación de gametos!

Pasar a donación de óvulos, semen o embriones es el último escalafón que nos ofrece la reproducción asistida para alcanzar nuestros sueños de tener niños nacidos de nosotras.

Para mi sorpresa existen todavía muchas personas que no saben que existe esta opción. 

No sólo gente que no está en tratamiento, sino que pacientes que están todavía en los comienzos no saben, o no quieren mirar por si acaso a este universo paralelo. ¡Y la verdad es que hacen bien!

 

 

 

El problema es cuando tras dos o tres FIV tu médico te dice que si te has planteado una donación del tipo que sea. Te aseguro que hay muchas personas que se quedan en shock.

 

¡Ellos nunca iban a necesitar donación!

 

 

¿Te confieso algo?

Yo era una de ellas.

Inocente de mí, pensé que como a mi primer hijo lo tuve en la primera FIV (tras cinco inseminaciones, eso sí), la búsqueda del segundo aunque la esperaba un poquito más complicada ya que tenía cuatro 40 años, iba a solucionarse más o menos rápidamente.

Quizás ya sepas la historia completa gracias a mi libro Mi maternidad asistida. Aquello más que una búsqueda, fue una odisea; eso sí, con final feliz.

A pesar de ello cuando llegó el momento de tomar la decisión ese  1, 2, 3…¡salto a donación! para mí fue bastante fácil , pero porque mi proceso en la reproducción asistida me llevó hasta allí poco a poco…

Como os digo en el video, es importantísimo haber trabajado vuestros sentimientos respecto al futuro niño y sobretodo a derecho un duelo sobre los niños que ya no tendréis con vuestros genes.

Aquí te dejo el link del taller que hice sobre la donación de gametos, por si acaso te interesa. (hasta el 14 de febrero lleva un regalo)

 

Haz CLICK AQUÍ para adquirir el taller

 

Te invito a dar un +1 a este artículo si te ha parecido interesante. ¡Gracias!

 

¿Sabes ya qué harías si llega el caso de necesitar donación? ¿Te parece ir demasiado lejos en la reproducción asistida o lo aceptarías como un gran regalo?

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal

Quizás también te interese:

2 pensamientos en “1, 2, 3… ¡salto a donación de gametos!

  1. María

    Mi marido y yo estamos planteándonos seriamente pasar a la adopción de embriones, aunque sea el último escalón y quizá nos estemos saltando otros. Nosotros hemos pasado por dos fiv con resultado negativo ambas. En principio el problema lo tenía yo solamente por una endometriosis importante y nos mandaron directos a fiv. Llevé un tratamiento muy suave, y como tengo buena reserva ovárica por mis 33 años hice 14 óvulos. La cosa se complicó en el laboratorio porque algunos de esos óvulos estaban fatal por la endo y acabaron fecundando pocos. El día de la transferencia se habían parado los dos embriones que había y me cancelaron la transferencia. Un palo muy duro, lo recuerdo como un día horrible. El ginecólogo no mandó hacer el cariotipo y salió bien en ambos, pero la prueba fish de mi marido salió alterada y nos dijo que en la siguiente fiv había que hacer dgp. Empecé el tratamiento después de tomar ovusitol durante 4 meses, y me sacaron 18 óvulos el día de la punción. Estábamos contentos y a la vez muy nerviosos pensando en los días que nos esperaban antes de la transferencia, que iba a ser al quinto día por el dgp. El día después de la punción me ingresaron en el hospital por una torsión ovárica, provocada al parecer por el tratamiento y mi endometriosis, que me producía vómitos y fuertes dolores. Estuve ingresada hasta el día de la transferencia. Estábamos muy preocupados pensando que quizá nos la volvían a cancelar. Pero todo fue bien, ya que de los tres embriones que quedaron y a los que hicieron dgp conseguimos uno sano que fue el que me transfirieron. Tuvimos suerte y fue el día más feliz de nuestra vida. El médico y la bióloga me pautaron reposo absoluto hasta la beta, más que nada por la torsión ovárica que había tenido y así lo hice hasta el día de la beta, que dio negativa y tiró todas nuestras ilusiones al suelo. El doctor nos propuso hacer otra fiv, esta vez con semen de donante, porque con semen de mi marido estamos obligados a hacer dgp y, será muy difícil conseguir embriones sanitos que además aguanten la biposia. A mí no me convence nada lo del semen de donante con mis óvulos, no sé porqué pero me echa para atrás y el médico quiere convencernos por mi edad y mi buena respuesta a la estimulación pero…no lo veo claro. Sin embrago, la adopción de embriones me convence mucho porque en principio me evito seguir empeorando mi endometriosis con los tratamientos, nos evitamos todo el sufrimiento de hacer dgp etc. Quizá nos estemos equivocando y precipitando al renunciar incluso a mi carga genética, pero pienso que querré igual a un hijo sea genéticamente mío o no, será mi hijo y lo habremos buscado con el mismo amor que si llevase nuestros genes. Es muy duro estar en reproducción asistida, estamos cansados de sufrir…

    Responder
    1. Eva María Bernal Post author

      María, muy interesante vuestra historia para compartir… y dolorosa… tenéis que valorarlo vosotros… Creo que es importante reconocer cuando nuestro cuerpo dice basta en tu caso por la endometriosis y por el tema del semen de tu marido.
      Os deseo lo mejor que me encantaría que nos contarás cómo continúas. Un abrazo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *