¿Vas a dejar al azar la revelación de los orígenes de tus hijos?

Aquí estoy de nuevo con el tema de los orígenes genéticos y su revelación  a nuestros niños nacidos por Reproducción Asistida.

Sí, soy cansina para muchos.

Pero sé que no estoy sola en este camino, tanto en adopción de quien aprendo constantemente sobre este tema gracias al fantástico blog de Madre de Marte y a Maribel Jociles, autora de Monoparentalidad por elección y revelación de los orígenes a los hijos nacidos por donación de gametos. El caso de España, como en Reproducción Asistida donde también somos muchas las personas que creemos en el derecho de los niños a saber que genéticamente están relacionados con otras personas.

A veces veo malas caras o hastío cuando hablo de ello.

O me llaman la atención por que digo que mis hijos pequeños nacieron por donación de embriones y me preguntan que si pienso en ellos cuando lo cuento…

Como le dije a esta persona: ¿Si mis hijos fueran adoptados me dirías lo mismo? ¿Estás de acuerdo con que se le oculte esta información a las personas?

Otro día me preguntaron: ¿Pero qué ganas contándolo abiertamente? Yo me pregunto por qué tenemos tanto miedo a la verdad sea cual sea.

Y esta es nuestra verdad. ¿Pero qué pasa?

¿Es mala?

¿Vergonzosa?

¿Por qué la ocultamos?

 

Un día alguien me dijo que el que se busquen fenotipos lo más parecidos posibles a los receptores sería como continuar en una fantasía en la que los niños son genéticamente nuestros y por eso se parecen a nosotros.

 

El azar y la revelación de los orígenes

© Wavebreakmedia

 

Uf, me impresionó esa afirmación, pero me dejó pensando…

 

Hablando de dejarlo al azar, hace unos meses saltó la siguiente noticia a la prensa:

Dos amigas estadounidenses descubren que proceden del mismo donante de semen

Es verdad que en Estados Unidos los donantes en muchos estados no tienen un límite de niños nacidos de su donación y las probabilidades son mayores de que esto ocurra, pero ya estamos viendo que esto puede ocurrir por eso creo tan importante que los niños sepan que vienen de donación óvulos o semen y así puedan actuar en consecuencia tanto en la amistad como en el amor.

En España el número de niños está limitado a seis, pero mientras no exista un registro de donantes este control no se está pudiendo hacer y además voy a ponerte un ejemplo para que veas lo difícil que es que se pueda llevar a cabo:

  1. Utiliza la muestra de un donante para una fecundación invitro y se logran seis blastocistos. Se transfieren dos y se logra un embarazo gemelar. Los otros cuatro quedan vitrificados hasta nueva orden.
  2. Se vuelve a utilizar otra muestra de ese mismo donante en esa misma clínica o en otra, da lo mismo. Se logran cinco embriones, se transfieren dos y se vitrifican tres. Se logra un embarazo único.

Si sumas hay 3 niños nacidos y 7 embriones vitrificados que pueden o no dar lugar a embarazo.

Ya nos hemos pasado de los 6.

Súmale los niños que puede tener este donante algún día.

Y para finalizar: ¿tú crees que sólo se van a utilizar dos muestras de un donante masculino?

En fin, no consigo entender cómo lo han hecho en otros países y me encantaría que alguien nos explicara como podría resolverse.

 

Todo esto te lo digo porque hoy en día con la conexión que existe a nivel mundial a través de Internet,

con la cantidad de datos nuestros que tienen en todas partes,

con la cantidad de personas a las que hemos confiado nuestro proceso de infertilidad en Internet,

 

¿podemos de verdad creer que es imposible que nuestros niños conozcan a sus “hermanos genéticos”?

 

Y es aquí donde dejarlo al azar puede ser peligroso:

Por que un día pueden pedir antecedentes médicos familiares desde en caso de las enfermedades más sencillas como la miopía hasta las más graves como un cáncer, o dices la verdad o puedes estar poniendo en peligro al niño.

 

antecedentes familares

Imagen cortesía de David Castillo Dominici © FreeDigitalPhotos.net

 

O uno de los grandes miedos de los padres que recibimos donaciones anónimas: que pueda enamorarse de un “hermano genético”.

O como una vez pregunté en un foro: ¿Si a ti un día te descubren un cáncer de mama, vas a dejar que tu hija que nació por donación de óvulos y que sabemos que los donantes no pueden tener antecedentes familiares con cáncer ni en sus padres ni de sus abuelos, piense que ella es una posible candidata a padecerlo?

¡La que se armó! Nadie quiere ponerse en ello y casi todas afirmaban que en ese caso lo dirían, pero para finalizar os digo lo que me dijo una terapeuta hablando sobre el edad conveniente para la revelación de los orígenes:

 

Los tres años sería una buena edad,
máximo sobre los siete u ocho años,
NUNCA en la adolescencia y JAMÁS en la edad adulta.

 

¿Y qué pasaba cuando se enteraban de mayores de que eran adoptados?

Que los que habían tenido relaciones conflictivas con sus familias sentían que entendían porque había sido así y aquellos que siempre tuvieron una buena relación, sí decidían trabajar emocionalmente este descubrimiento.

Nuestros niños no son seres humanos que fueron adoptados, es verdad, pero el mundo de la adopción es un gran espejo del que podemos aprender mucho y extrapolar aquello que nos ayude, a nuestros niños nacidos de nosotros, pero genéticamente conectados con otras personas.

 

¿Te apetece debatir sobre la revelación de los orígenes en Reproducción Asistida? Estaría encantada de que le hiciéramos en los comentarios. Toda posición es bienvenida para crear respuestas entre todos.

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal