Mamá sueña con un bichito de luz. Un cuento de Reproducción Asistida

Hace unas semanas Judit Franch, madre soltera por elección de un niño y autora de dos libros escritos especialmente para todos aquellos pequeños nacidos gracias a la Reproducción Asistida y el deseo en inquebrantable de sus padres.

Primero llegó Mamá sueña con un bichito de luz, un libro especialmente dedicado a aquellos niños nacidos en una familia monoparental

 

mamasueñaconunbichitodeluz

 

Un tiempo después Judith decidió adaptarlo a niños nacidos de una pareja heterosexual con Mamá y papá sueñan con un bichito de luz

 

Mamá y papá sueñan con un bichito de luz

 

Además Judith como buena MSPE resolutiva logró que la editorial www.liberovoxbooks.es creyera en ella y se lo editara.

 

Su testimonio

 

Antes de iniciar los tratamientos tenía ya armado el relato que le haría a mi hij@ (si llegaba a nacer). Quería un libro que le transmitiera mucha alegría, seguridad y orgullo de su origen.

También lo quería en formato de libro por que iba a ser su libro y lo tenía que poder llevar de un sitio para otro, lanzarlo o lo que se le ocurriera hacer. También quería un libro que permitiera lecturas más o menos profundas.

Y sobretodo que propiciase el diálogo.

Al principio a mi hijo sólo le interesaba la primera parte (sobre todo le encanta la parte en que el Bichito de Luz insiste haciendo “toc-toc” en la cabeza de mamá y cuando sopla rojo de enojado)

Hacia los 2 años ya lo quería mirar todo con detenimiento pero no le interesaba que le leyera el texto completo y de golpe, sobre los 3 años mostró mucho interés por la parte más científica.

También quería que a nivel de conceptos se explicara claramente que para hacer un bebé hacen falta un óvulo (que lo tienen las mujeres) y un espermatozoide (lo tiene los hombres). Mamá y papá no son unos “simples” gametos.

La escritura en sí comenzó primero en mi cabeza al iniciar el tratamiento, pero no fue hasta lograr el embarazo y pasar la ecografía de la semana doce cuando comencé a trabajar en el libro.

Ya con mi hijo en brazos terminé las ilustraciones. Luego vinieron el escaneado, retoque, maquetación, correcciones, etc.

 

 

La verdad, siempre la verdad

 

Me parece tan importante que nuestros hijos tengan libros específicamente escritos para ellos que me encanta apoyar proyectos como el de Judit Franch. Por supuesto que nuestros niños son niños como los demás, pero cada ser humano tiene sus peculiaridades que no entiendo por qué hay que negarlas. Ellos nacieron gracias a unas técnicas médicas y es su realidad, así es que vamos a explicársela dándoles recursos adaptados a su edad.

Como la misma autora nos comenta su hijo iba cambiando los detalles en los que se fijaba según iba creciendo, y yo que tengo uno de casi 10 años, sé que eso irá cambiando a lago más complejo todavía.

A veces me preguntan por qué les explico a mis hijos desde tan pequeños cómo llegaron a nacer si no entienden casi nada de lo que les estoy contando y la explicaciones siempre es la misma:

Mientras yo voy aprendo a verbalizar su historia, lo que ahora simplemente es algo divertido porque metieron una cosita en la tripa de mamá, llegará a su gran momento en la adolescencia y la edad adulta de mis hijos. 

El conocimiento sobre la vida de las personas gracias por reproducción asistida aún está en pañales, así es que a los padres sólo nos queda acompañarles con la verdad e ir viviendo juntos sus preguntas y respuestas.

 

Adquirirlo

 

En este album de Pinterest podes ver algunas páginas de los libros: Los libros del viaje del bichito de luz
Desde estos los siguientes links podéis adquirir los libros (como en casi todos los libros de los que hablo en esta web yo recibo una minimísima comisión si los compráis a través del link. Ya sabes, para el sostenimiento del proyecto):

Mamá sueña con un Bichito de luz (mamás sin pareja)

Si te ha parecido interesante o crees que a alguien puede encajarle estos libros, por favor te invito a que lo compartas en tus redes sociales. 

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal