Hacer el agujero en las orejas de las niñas

Cada vez más niñas no llevan pendientes, pero eso no quiere decir que sea tan libre tomar la decisión. La presión existe: la familia pregunta, en la calle te dicen que qué niño más mono

Así lo veo yo: 

Aquí tenéis el link que os comento en el video sobre la polémica generada en USA con la modelo Gisele Budchen y los pendientes de su hija. Por lo visto en el mundo anglosajón no está muy bien visto, lo tienen como una tradición latina.

¿Tú cómo lo ves? ¿Se los has hecho a tu hija? Si te apetece, comparte el video.

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal

Quizás también te interese:

4 pensamientos en “Hacer el agujero en las orejas de las niñas

  1. MamáCachorro

    Desde la ofi no puedo escucharte pero espera que llegue a la Leonera… jijiji Me parece un tema estupendo. Por mi parte decir que llevo pendientes desde que nací -creo que me los hicieron las enfermeras en el hospital- y no me había planteado hasta ahora que soy madre nada sobre el tema. De momento no tengo experiencia pues tengo un varón pero creo que no lo haría llegado el momento.
    Tengo familia que vive en Francia y allí esta “prohibido” que las niñas lleven pendientes al cole cuando son pequeñas lo cual me parece una gran medida para evitar “catástrofes”.

    Responder
  2. Cris

    Hola Eva,
    Cuando nació la hija de unos amigos, yo sin ser madre, siempre le decía que cuando quisiera ponerse pendiente yo iba con ella a hacerle los agujeros. En qué hora, me llamaron un día cuando ya tenía 7 años y su hermana 4 para ir a la farmacia que querían hacerse los agujeros porque querían pendientes.
    La experiencia fue horrible para mí, y creo que para ellas también, el pinchazo les dolió más de lo que ellas esperaban o les habíamos dicho todos.
    Lo peor fue ver como todo el personal traía caramelos, chupetes, etc, e intentaba entretenerlas con que iban a estar guapísimas (mensaje de que para estar guapas hay que sufrir) en vez de acompañar ese momento.
    No me gustó nada ver ese sufrimiento innecesario…. no lo vuelvo a regalar a ninguna niña, lección aprendida!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *