¿Me fío o no me fío?

Desconfianza podría ser nuestro tercer apellido cuando llevamos más de dos tratamientos en Reproducción Asistida.

Mira este video y luego seguimos hablando:


Quisiera que analizáramos de dónde puede venir todo esto:

Nuestra personalidad previa:

Si somos mujeres que ya de por sí nos costaba confiar en que las personas podían y querían ayudaron o el que las cosas pueden salir bien o que si los demás pueden , tú también lo lograrás, te metes en este mundo de incertidumbre y para que queremos más, sale de ti esa detective buscando huellas y pruebas de que alguien lo está haciendo mal y no eres tú.

 

La confianza en que la medicina y la técnica lo pueden todo:

La realidad es que llegan hasta donde llegan y en biología hay células y seres vivos que no siempre responden a lo que los médicos o nosotros esperamos. La Reproducción Asistida es nuestra aliada siempre insisto en ello, pero sigue habiendo circunstancias que no puede resolver.

 

El alto precio de los tratamientos:

Estar pagando cientos, miles de euros a lo largo de uno, dos o tres años para intentar tener un hijo va primero preocupándote, luego doliéndote, más tarde arruinándote y a ratos trayéndote un sabor amargo. Pero esta medicina es cara y no porque las clínicas lo engorden porque si hablas con ellos te van a explicar cuántas razones hay para que haya que pagar tanto dinero sino porque hay que invertir mucho, investigar y cada proceso va sumando.

 

Médicos que apenas te cambien los protocolos aunque estén fallando:

Uf, esto a los médicos les cuesta mucho entender esto, pero nosotras, las pacientes a las que se nos suceden los negativos o los abortos y volvemos a nuestro ginecólogo y quiere seguir haciendo prácticamente lo mismo ayyyyy,  “nos tiramos de los pelos” . Ya lo dijo Einstein: si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

 

Todo lo que leemos en Internet:

Claro, si lees en Internet mil y un casos de otras tantas mujeres a las que les ha pasado una cosa u otra, buscas parecidos, buscas diferencias, pides opiniones, un gran globo va hinchándose dentro de tu cabeza  pero cómo os dije en este post hay que ponerle un freno a Internet o nos come.

 

El humor de los de alrededor tuyo:

Sí, y es que hay personas a las que les encanta decirnos cositas que saben que van a ponernos nerviosas, simplemente para ver cómo reaccionamos. O quizás lo hace con buena intención, pero: si no sabes, ¡no te metas!. Cosas del tipo de: a ver si te van a poner dar un donante de otra etnia. ¿Pero tú estás segura de que los embriones iban en esa cánula? ¿Y ese médico será bueno de verdad?

 

Estas y seguro que otras cosas que me encantaría que compartieras aquí, son las que te han hecho desconfiar de la Reproducción Asistida y alrededores. ¿Te animas? Y si te h agostado, por favor, ¡compártelo!

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal