El encaje de bolillos que trajo un positivo

No se me ocurre otra manera de describir el proceso que vivió E. hasta lograr un embarazo que va viento en popa y que ya ha cumplido su semana 20.

Un embarazo en el que ella siempre creyó.

 

Mujer decidida y fuerte

© Konstantin Yuganov

Te pongo en antecedentes:

Pareja heterosexual, Mujer de 34 años y hombre de 48 años.

Tras unos dos años buscando embarazo de manera natural deciden ir a una clínica de fertilidad.

Les hacen las pruebas clásicas de hemograma, hormonales y espermiograma para él.

E. en principio tiene todo bien.

Descubren que el esperma no está bien, así es que le hacen la prueba FISH que sale alterada y se intenta hacer la  fragmentación del ADN espermático, lo como hay poco volumen no se puede.

 

1ª FIV

Se decide pasar directamente a este tratamiento.

Se recuperan 22 ovocitos y por ello se sospecha de ovario poliquístico.

Debido a la hiperestimulación se van a vitrificar los 12 embriones conseguidos y se transferirán en ciclo natural.

Se hace su primera transferencia pero no hay implantación.

Comienzan a acumularse los negativos.

Hasta 6 transferencias se realizan a lo largo de más de un año.

 

Entre tratamientos

Chequean su Antimülleriana (está bien)

Les hacen pruebas genéticas. El cariotipo de ambos está bien.

Cuando les hacen las primeras pruebas inmunológicas las Natural Killer (NK) salen a escena.

Busca a uno de los mejores especialistas en trombofilia y empieza a revisarse con él.

 

2ª FIV

Los ginecólogos aconsejan realizar D.G.P. En esta clínica analizan 9 cromosomas.

De nuevo sufre hiperestimulación: se recuperan 19 ovocitos y se logran 7 embriones a los que se les hace de DGP.

Tres de ellos son normales y le dicen el sexo de los embriones. (cosa muy, muy rara porque en principio no se puede)

De nuevo hay que vitrificar los para transferirlos el mes siguiente en ciclo natural.

Transfieren dos y llega su 7º negativo.

 

Noviembre de 2012

Con este negativo E. está de bajón total, además se acercan las Navidades un tiempo que cuando tienes problemas de infertilidad da mucho miedo.

Consigue desconectar en parte también porque a nivel pareja todo está muy bien y aunque él se resiste a la Reproducción Asistida porque no considera que sea necesario hacer tanta inversión emocional y económica para tener un hijo la apoya en todo lo que quiera ella.

Como dice E.

 

¡Es un santo!

 

Pareja reproducción Asistida

© adam121 – Fotolia.com

 

Empieza a preparar la Transfer

Contacta con una naturópata que les pone una dieta especial a ambos.

Comieza a hacer el Acompañamiento en Reproducción Asistida conmigo.

Recibe masajes tipo Shiatsu.

Empieza con el tema inmunológico a tope. Busca un buen especialista y con los nuevos análisis descubren que sus NK están altas en sangre y un poco más en el endometrio. La recetaron corticoides para bajarlas.

Le hacen una histeroscopia en la que se ve todo correctamente.

ATENCIÓN: 

A estas alturas no le han revisado sus hormonas tiroideas y descubren que tiene la TSH alterada y es hipertiroidea. Se lo tratan.

En estos meses E. vive por y para prepararse emocional y físicamente para la nueva transfer.

El día D le llaman desde la clínica para decirle que su único Blastocisto no ha sobrevivido a la desvitrificación.

 

¿Qué hacer ahora?

E. está mal, económicamente se está yendo de las manos este tema porque además al sumarle la DGP más mas todo lo que ella está haciendo para ayudar, sube mucho el precio.

Pero cómo ha estado siempre en la misma clínica, decide hacer un cambio y apostar fuerte.

Va al lugar donde por fin lograría su sueño.

Pero no sería fácil, mira…

 

Nueva clínica:

27 meses después de haberse acercado por primera vez a la reproducción asistida éste podría ser un nuevo comienzo.

Repiten todos los análisis de nuevo.

Los que traía ella de trombofilia sí les sirven.

En principio no confían mucho en el tema inmunológico, pero no les parece un problema que ella siga yendo a su especialista.

Aquí, la DGP se hace de 24 cromosomas.

 

 3ª FIV

Se intenta empezar varias veces pero los óvulos crecen de manera dispar y ese descontrol hace que el ginecólogo prefiera suspender e intentarlo uno o dos meses después.

Van a intentar controlar mucho su hiper estimulación e irá a transfer con una batería de medicinas.

  • Corticoides
  • Heparina
  • Vitaminas muy, muy específicas

A su pareja se le hacen una biopsia testicular para lograr espermatozoides. Consiguen congelar para otro posible tratamiento.

Se recuperan 18 ovocitos.

Se les hace de DGP a 9 embriones.

Sólo 1 de ellos en normal.

Tras la betaespera se confirma un nuevo negativo.

 

¿Qué hacer ahora?

Su médico, en el que ella confía y con qué se siente muy a gusto le dice que ya no sabe qué hacer en un caso como el suyo… Esto la sienta como un jarro de agua fría. 

Ya tiene 40 años y con su historial de tratamientos todo apunta hacia la donación de óvulos, pero E. se resiste. No se ve preparada para este salto genético.

 

A la vez todas sus compañeras del Acompañamiento, están logrando el embarazo y ella empieza a no poder resistir esta situación. Así es que decide dejarlo, aunque sigue en contacto con ellas de otras maneras porque ya son amigas y compañeras de mil batallas.

 

A pesar de todo, ella sigue sintiendo que puede conseguirlo, así es que pide un préstamo y …

 

4ª FIV

El ginecólogo aunque no es muy fan de la inmunología, decide que la especialista de su centro revise a  E.

Trabaja con una terapeuta externa a la clínica el tema de su ovarios poliquísticos.

Le hacen las pruebas de compatibilidad parental para revisar si los genes de su pareja y de ella “se llevan bien” y todo sale perfecto.

Le revisa la resistencia a la insulina porque su glucosa está muy alta y la inmunóloga piensa que ahí podría haber un gran handicap: Efectivamente sale alterada, así es que le pone una dieta baja en glucosa y el tratamiento será con corticoides y heparina a niveles superiores que en otras ocasiones.

Una nueva hiperestimulación trae 18 ovocitos.

Se logra hacer de DGP a 6 de ellos.

Queda 1 sano.

Hasta el momento de la Transfer no se sabe si este embrión va a lograr sobrevivir, pero sí, era…

¡La ganadora!

Porque 10 días después, por fin su primera, única y definiva beta dio 74.

Y  a día de hoy, todo sigue su curso, en la semana seis estaba latiendo y le dijeron que todo estaba bien y en la veinte ya le confirmaron que era una niña.

A lo largo de todos estos años E. tuvo que enfrentarse a emociones muy duras: desánimo, desilusión, disociación, inseguridad. Seguro que ella podría decirnos muchos más…

Pero consiguió aguantar;

buscó recursos dentro y cuando no los tuvo salió fuera a pedir ayuda. Gastó su dinero y tuvo que pedir préstamos.

  • Hizo este camino con su pareja y a ratos, acompañada por un grupo de amigas.
  • Estuvo conmigo durante una época.
  • Muchos profesionales la ayudaron y otros aunque no lo consiguieron, lo intentaron.

E. logró su sueño y para ello tuvo que aprender a tejer encaje de bolillos, pero es que las mujeres que queremos ser madres somos así… ¡no nos para nada!

 

¡Enhorabuena y gracias por dejarme estar a tu lado ese tiempo!

 

Si tú también tienes un caso que te apetezca compartir con las lectoras de Creando una familia, ponte en contacto conmigo y de manera anónima prepararemos un post como este. No tiene porqué ser que ya hayas logrado tu positivo, puedes hablarnos también de parte del camino a tu hijo.

 

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal