¿Cuántos abortos he de pasar antes de que me hagan pruebas?

Hoy voy a responderos a través de un video sobre esta cuestión que surge en muchas de las consultas de asesoramiento que hago y es si existe un número determinado de abortos que “debamos” sufrir antes de que nuestros ginecólogos nos hagan pruebas complementarias para saber si existe algún problema que esté oculto hasta ese momento.

 

 

 ¿Cuántos abortos antes de hacer las pruebas?

Hasta hace pocos años, el consenso general era hacer pruebas cuando habíamos pasado tres abortos. Solo insistiendo mucho a los médicos lográbamos que nos revisarán algo antes. Hoy en día es posible que te encuentres algún ginecólogo especialmente en la Seguridad Social o su equivalente en otros países que no te las harán hasta que completes su patrón de tres.
Afortunadamente, casi todos los médicos “aceptan” hacernos pruebas a partir del segundo aborto que suframos.

 

¿Qué porqué digo “aceptan”?

Porque la mayoría de ellos piensan que cabe dentro de la reproducción humana que esto ocurra sin que sea indicativo de algún problema concreto pero afortunadamente empiezan a entender que vivir la pérdida de un embarazo tras otro es algo que nos marca profundamente.

Seguramente tienen razón, pero, queridos doctores, nosotras no podemos más.

Cada aborto no deseado es devastador.

¿Es importante el tipo de aborto?

Para la mayoría de los médicos puede ser un indicativo de por donde podría ir el problema, así es que no le restes o no dejes que le resten importancia por ejemplo a un embarazo bioquímico. El que se haya producido la implantación, pero el embrión no siga creciendo podría ser indicativo de que no estuviera bien genéticamente, pero también podría ser señal de algún problema hematológico o inmunológico que ha dado en la cara tras producirse el embarazo.

 

Mi experiencia personal:

 

Yo he sufrido cuatro abortos durante la búsqueda de mis tres hijos. Cada uno de ellos ha sido de un tipo diferente: antes de lograr el embarazo de mi hijo mayor tuve un aborto diferido. Buscando el segundo, tuve un embarazo ectópico (con estallido de trompa incluido), un embarazo anembrionario (huevo huero) y un embarazo bioquímico.

Aunque en la época que tuve el primero en el año 2004, las pruebas se hacían tras haber sufrido tres abortos, logré, gracias a un amigo médico, hacerme un estudio completo de hematología.

Recuerdo como anécdota que salió que tenía bajo o alto el plasminógeno. ¿Qué que es? Ni idea, pero cómo me dijo él, cuando uno se hace pruebas de tantísimos valores, es habitual que alguno salga alterado y por sí solo no signifique absolutamente nada.

En 2009, tuve el embarazo ectópico pero como eso se trata prácticamente como algo accidental e incluso algunos médicos no lo cuentan y siquiera con un aborto, no me hicieron ninguna prueba más.

Si hoy en día a los inmunólogos todavía les cuesta que los ginecólogos cuenten con su especialidad cuando se encuentran con pacientes con historiales muy complicados, hace tantos años, como mucho nos hacían las NK y poco más.

 Nunca salía nada especialmente llamativo y como has leído antes cada uno de los abortos era diferente; el único nexo en común es que todos ocurrieron antes de la semana nueve, pero en principio eso tampoco le llamaba la atención.

Cuando ya prácticamente había decidido dejarlo como sabes si has leído mi libro Mi maternidad asistida, decidí darme una última oportunidad cambiando de tratamiento a la adopción de embriones y allí como en una ocasión una proteína había subido había salido ligeramente alta, me repitieron el estudio hematológico, allí salió que la vitamina B estaba bajo mínimos, pero muy mínimos, muy mínimos.
Esta vitamina es muy importante para la formación del sistema nervioso. Me pusieron un supertratamiento que justo coincidía con la preparación para la transferencia y bingo ¡funcionó!

¿Qué si fue la vitamina B 12 la que solucionó el tema de mis abortos?
¿Qué si fueron los embriones que por fin eran realmente buenos?

Es imposible de saber…

Y como os digo en muchas ocasiones cuando ya se logra por fin el embarazo no importa porqué fue, pero hasta ese momento lo que tenemos que intentar hacer es acotar los problemas de infertilidad haciéndonos las pruebas necesarias en casos de abortos de repetición, estamos dando un gran paso.

 

Si piensas que este vídeo post puede ayudar a alguien te está viviendo actualmente la experiencia de tener un aborto y no saber qué hacer, te agradecería mucho que lo compartieras. Expande la información :)

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal