Etiqueta: amniocentésis

¿Hay que hacerse amniocentesis tras una donación de óvulos?

Muchas mujeres que hemos acudido a la donación de óvulos o a la donación de embriones nos hacemos esta pregunta.

Quizás tú que estás ahora en el proceso y a la espera de tu donante ya estás también planteándotela o puede que ya estés embarazada y te urja más una respuesta.

 

riesgo amnio

 

© intheskies – Fotolia.com 

 

¿Qué es la amniocentesis?

Hasta hoy en día y a pesar de todos los nuevos análisis genéticos prenatales que están saliendo al mercado sigue siendo la prueba más fiable para saber con certeza el estado de tu bebé.

A cambio, y junto con la muestra de las vellosidades coriónicas son las más invasivas.

A partir de la semana 14 o 15 de tu embarazo, se te citará en consulta. Antes de iniciar la prueba se hace una ecografía para ver la posición del bebé. A continuación se introduce una aguja bastante larga (sí, es así) a través de la cual se extraerá una pequeña cantidad de líquido amniótico.

Algunos médicos al acabar la extracción te volverán a hacer una ecografía, otros optan por citarte una o dos semanas después para comprobar que todo sigue correctamente.

 

Riesgos:

 

Al ser invasiva, existe riesgo de aborto. El porcentaje es bajo, pero existe. Según la Wikipedia es un 0,8%

 

Entonces ¿cómo tomar la decisión de hacerla o no en caso de donaciones?

 

Primero aclarar que me concentro en este caso en concreto ya que cuando has renunciado a tus genes por que ya era imposible o por que una enfermedad o tu edad así lo indicaba, lógicamente esperas haber solucionado uno de los grandes problemas que arrastrabas.

Si has recibido una donación de una mujer menor de 30 años que es la edad máxima habitual que seleccionan las clínicas para nosotras, das por hecho que sus óvulos van a estar bien, ¿no?

riesgo down

Imagen cortesía de Ambro © Freedigitalphotos.net

 

Y tienes toda la razón, porque cuanto más jóvenes somos menos riesgo de problemas cromosómicos tienen nuestros gametos.

Pero recuerda que el síndrome de Down y otros síndromes se dan a cualquier edad aunque sea en porcentajes muy pequeños.

 

¿La necesito?

Para saber si necesitamos realizarnos una amniocentesis se utilizan dos sistemas:

  • La tan ansiada ecografía de las 12 semanas que hoy en día con los avances tecnológicos lo más probable es que te la hagan con una súper máquina que junto con la sapiencia de tu doctor@ puede darte hasta un 85% de fiabilidad
  • Un análisis de sangre llamado triple screening en el que se analiza diversos parámetros que combinado con los resultados de la ecografía, más la edad de tu donante dan como resultado unos porcentajes que nos indican la probabilidad de que el niño tenga síndrome de Down.

Cuando los resultados observados en la ecografía o los porcentajes están alterados, tu ginecólogo te aconsejará una amiocentesis.

 

¿La quiero?

 

Hay mujeres que independientemente del proceso anteriormente descrito, deciden que no quieren correr ningún tipo de riesgo y se la hacen directamente. En este caso ni sabiendo que los óvulos puedan proceder por ejemplo de una mujer de 22 años dejan de hacérsela.

Asumen un riesgo, pero para ellas es mucho más riesgo no hacérsela. En general suelen tener claro lo que harían en caso de que dieran positivo.

Pero permíteme que de aquí una opinión muy personal, porque no siempre una amniocentesis con un mal resultado tiene por qué traer una interrupción del embarazo:

Creo que conocer de antemano si el niño que vamos a tener, tiene algún tipo de discapacidad nos va a servir para prepararnos para recibirles 

 

Hay mujeres que si han decidido que no van a hacerse la amiocentesis por que nada indica que su hijo venga con algún problema mantienen un estado de ansiedad más o menos alto durante todo el embarazo que no abandonarán hasta que por fin vean a su hijo.

Los médicos le han dicho que todo está bien, su donante era joven, pero existe esa inquietud dentro de ellas…

 

¿Qué hacer en este caso?

 

Nadie más que tú y tu pareja (si la tienes) debe tomar esta decisión.

Los médicos son también muy prudentes a la hora de aconsejar realizarla o no: Existe riesgo en ambas decisiones y por eso eres tú el que debe poner en una balanza hasta qué punto es capaz de asumir cualquiera de ellos.

 

Si al final decides hacerla, lo más importante que debes encontrar es un buen médico para que te la realice.

 

 

¿Qué hice yo?

 

  1. Cuando me quedé embarazada de mi hijo mayor me hice la ecografía de las 12 semanas pero no el triple screen. Tenía muy claro que quería hacerme la amiocentesis. 
  2. En el embarazo de mis mellizos, decidí que si la ecografía de las 12 semanas estaba bien al combinarla con el triple screening y ya que la edad de la donante eran 30 años, no me la haría. Eso sí, una ligerísima inquietud con la que me acostumbré a vivir me acompañó hasta que por fin les vi y si te soy sincera del todo, hasta que pasaron unas semanas.

 

¿Y tú? ¿cómo te planteas el tema de la amniocentesis aun con donación de óvulos? Si este artículo te parece interesante, te agradecería que lo compartieras con quienes creas que puede ayudarles