Yerma

IMG_0927

Si prefieres escuchar o descargar el audio del artículo, haz CLICK AQUÍ:

Yerma

Esta semana me invitaron a ver Yerma en el teatro María Guerrero.
Me apetecía mucho, pero también me daba un poco de angustia por que sabía que me iba a remover.

Yerma: inhabitada e incultivada.

 ¡Qué dos significados!

La protagonista después de 24 meses casada no ha conseguido quedarse embarazada, según van pasando más años ella cada vez está peor, más triste, sus amigas la huyen pues todas tienen ya hijos y no saben cómo tratarla. Una de ellas le dice:
“No quiero que me veas porque veo envidia en tus ojos” y ella responde…
“No es envidia, es pobreza”.

Al final se cuenta que el problema viene del marido con el que se ha casado y que sus padres habían elegido para ella. Lo aceptó contenta pues así podría tener un hijo. Pasan más años y ella acaba enloquecida y la historia, en tragedia.

Hay momentos muy intensos, de gran dolor, de esa soledad que siente una mujer cuando no llega el hijo que tanto desea. Esos momentos que en general, los de fuera no entienden.

Ufff, lo pasé mal.

Recuerdo los peores momentos de mi segundo proceso en el que buscaba un hermano para Rodrigo, me sentía yerma, seca, inhabitada. Y sí, tenía un hijo, pero yo quería con todo mi ser otro y sentía su ausencia en nuestra familia.

Hasta que me fuí a Lanzarote con Rodrigo y allí, en el parque de Timanfaya entre las inmensas lenguas de lava seca,en ese terreno árido, imposible para la vida, crecían unas poquitas de estas plantas que aquí os enseño y que también habréis visto en la cabecera de los vídeos.
Flor Lanzarote (1)

No sé cuál es, sólo sé que estaban en el sitio más inhóspito para crecer, pero a pesar de todo supongo que el viento las llevo hasta allí y cómo eran buenas semillas y encontraron su espacio en ese secarral, pudieron desarrollarse.

¡Esa imagen se consistió en mi inspiración: ese sitio sí que era inhóspito y no mi útero!

Si encontraba el embrión perfecto, teniendo el endometrio correcto, con mis niveles hormonal s y sanguíneos equilibrados y mi cabeza más o menos…  ¡volvería a lograrlo!

Un par de meses después estaba embarazada de Martín y Aitana, eso sí, después de tres años de tratamientos. Esta flor se ha convertido para mi en la metáfora de su implantación.

¿Y vosotras? ¿En qué pensáis? ¿Qué os sostiene? ¿Os sentís alguna vez como Yerma?

Animaos a escribir en los comentarios, todos aprendemos así.

Como siempre agradezco si lo compartís en Facebook, Twitter, Pinterest, lo que queráis.

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal

Quizás también te interese:

4 pensamientos en “Yerma

  1. Carmen

    Yo vi la película con Aitana Sanchez Gijon haciendo de Yerma y es magistral. Todavía no había logrado mi primer embarazo por ICSI y ya llevaba unas cuantas betas negativas asi que me sentí muy muy identificada. Desde luego, el autor, para ser un hombre, vaya sensibilidad que tuvo, porque dió en el clavo de todo lo que se le pasa por la cabeza y por el corazón a una mujer que busca un embarazo sin lograrlo.

    Responder
  2. Eva María Bernal Post author

    Carmen, gracias por comentar. Como cuento me impresionó mucho por que además retrata una época en la que no había soluciones como ahora y pensé en cuántas mujeres se quedaron y se quedarán sin tener hijos por no poder acceder a la reproducción asistida.
    un abrazo y gracias

    Responder
  3. Vanesa

    Yerma se escribió en otra época, una en que el papel fundamental de la mujer era casarse y tener hijos, era nuestro papel social. La q no los tenía se sentía una inútil y era estigmatizada. Ahora los tiempos han cambiado afortunadamente y le mujer puede realizarse de otras maneras. Yo tb he pasado por TRA, y tuve suerte. Pero siempre tuve claro que podía no salir, no conseguirlo. Y que lo peor que podría pasarme en ese caso era quedarme como estaba. Y pensé que tenía mucha suerte. Someterme a un tratamiento médico que podía si no salir bien y aún así yo seguiría viviendo. Y sabía que encontraría la manera de sentirme útil y feliz, porque ahora podemos hacer eso, hay alternativa. Yerma estaba condenada a ser una infeliz, pero nosotras no. Y este logro social se lo debemos a mujeres muy valientes y a hombres muy inteligentes, como García Lorca que nos fueron haciendo un hueco…aunque fuera a codazos. Retratando la crueldad social hacia las mujeres en Yerma, o en la Casa de Bernarda. O como tú Eva que luchas por que un nuevo modelo de familia sea una realidad y conseguir el respeto y la comprensión que antes no había…eso entre otras cosas que haces, claro…Gente grande que hace que la sociedad avance.

    Responder
  4. Eva María Bernal Post author

    Gracias por escribir, Vanessa: Tenemos mucha suerte, sí, contamos con herramientas impensables hace pocos años. Cuando estaba a punto de tener que dejar la búsqueda del segundo, tenía mucho, mucho miedo a cómo enfrentar mi vida si no acaba de lograr el embarazo definitivo. Hubiera hecho terapia y sí, hay miles de cosas que podemos realizar y que me hubieran podido llenar, pero para mí iba a haber un hueco muy grande (por eso hubiera necesitado terapia, para trabajarlo)
    Un abrazo y gracias de nuevo por tus palabras

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *