Por fin… ¡positivo!

 

Hoy quiero tocar un tema alegre. Es que en la reproducción asistida el tono suele ser más bien gris y yo quiero que podamos ir viendo luz por algún lado. Por que hay luz, os lo aseguro.

No vamos a hablar del proceso, ¿vale? ya ha acabado la betaespera.

 

Si prefieres escuchar o descargar el audio de este artículo, haz CLICK AQUÍ:

Por fin… ¡positivo!

 

Es mediodía y fuiste esta mañana a hacerte el análisis de sangre a la clínica, así es que has pasado una mañana de aupa.

Recibes esa llamada gloriosa que tantas veces te habían contado. Has visto el teléfono en la pantalla de tu móvil y con el corazón saliéndose por tu boca has oído algo tipo:

-Hooola, XXX, ¿Cómo estás? Te llamo para darte el resultado de tu prueba. Ha sido positivo. Tienes que  seguir con la progesterona y pedir cita para una ecografía la semana que viene.

 

Pero tú ya desde… “Ha sido positivo”, no oyes nada.

Quizás lloras, quizás rías, quizás la cabeza te de vueltas. Flotas.

Eres tú. Te ha pasado a ti.

No es que no te lo creas. No. Es que esto le pasaba a otras, pero no a ti.

Esta vez tú has dado positivo y el mundo se ha parado. Flotas en una burbuja y puede tronar, granizar y caerse el cielo que

HAS DADO POSITIVO
Se dice y creo que es verdad, que sentirás que todo lo que has pasado ha valido la pena.
Ahora quiero pedirte algo:
Confía en tu embrión; está programado desde hace millones de años para hacer lo que le toca hacer. Nunca más volverá a ser un embrioncito de 4, 5, 6 semanas. No merece vivirlas con miedo.
El mundo entero está en ti, ¡disfrútalo!
Y si me permites una última sugerencia:
No lleves tu embarazo con dos médicos: se duplicarán tus dudas, miedos e inquietudes. Busca el que merezca tu confianza.
Ha llegado tu turno:

 El embarazo es tuyo

Si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo en Facebook, Twitter , un +1, lo que quieras. ¡Gracias!

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal

Quizás también te interese:

2 pensamientos en “Por fin… ¡positivo!

  1. Cristina Marquez Civera

    Uff! Tengo lágrimas en los ojos… he recordado como fue mi positivo, he recordado que después de un par de operaciones, muchos tratamientos y demasiados negativos tras 7 transferencias por fin llegaron Diego y Álvaro, que ahora con 7 meses son lo mejor de mi vida…
    El camino fue duro, muchas lágrimas y muchos pensamientos de “¿por qué a mi?”.
    Pensé muchas veces que no llegaría aunque no perdía la esperanza nunca porque nunca dejamos de intentarlo, pero llega, un buen día vas a al análisis y unas pocas horas después te dan la noticia: es POSITIVO!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *