El arte de saber aguantar esta guerra: Tu camino en Reproducción Asistida

Aguantar. Suena raro. Podría sonar exagerado.

Guerra. Palabra aparentemente fuera de contexto. Hablamos de tener hijos, ¿no?

Camino. ¿Nos vamos a poner ahora místicos?

Sí, sí y sí. Porque cuando tomaste la decisión de ir a buscar un embarazo y éste no llega, lo que antes era algo natural, se convierte en una carrera de resistencia hasta llegar a la meta: TU HIJO.

 

Aguantar para poder lograrlo.

Harás cosas y conseguirás sobreponerte a estados emocionales tan dolorosos como los que podría traernos una enfermedad grave.

Que sí, que no te digan que eres muy exagerada, que la infertilidad  no es una enfermedad grave (aunque sí sea una enfermedad tal y como reconoció la OMS) pero yo te digo que la infertilidad agarra tu vida entre sus manos y puede no soltarte durante años. O sea, que o aguantas, o despídete.

Verás como conseguirás sobre ponerte a tardes de llanto, negativos inesperados, ecografías que traen malas noticias, relaciones personales que se complican.

Y habrá días que te preguntarás de dónde sacar la fuerza para aguantar y poder continuar. Pero ocurre. Se logra.

 

¿Que por qué es casi una guerra? 

Porque una guerra está compuesta de muchas pequeñas o grandes batallas. Con ellas vas a ir encontrándote a lo largo de los meses o años que puedas tardar en lograr el embarazo definitivo.

 

Quizás te hayas sentido así… :)

mujer guerrera

Imagen cortesía de Pandp stock 001 @Freedigitalphotos.net

 

Te pelearás también con los ginecólogos para que se impliquen más

Con los bancos para lograr un crédito que te permita hacer un tratamiento de fertilidad más.

Hasta con los laboratorios para que tengan tus resultados a tiempo.

Te convertirás en una estratega que sabrá en las palabras de otras personas con casos iguales o diferentes al tuyo, información que piensas que puede valerte o llevarte hasta la clínica justa, con el ginecólogo justo. O al especialista ideal que logrará encontrar esa pequeña llave que estaba atascada y no permitía que los tratamientos funcionasen.

Sacarás de dentro tuyo si no lo está ya, a la mujer decidida que sabe por lo que lucha y que no va a parar hasta que lo logre.

Y te aseguro que esa mujer que hay en ti es muy poderosa, porque quiere ser madre. Y como leí en una ocasión:

 

armas de mujer

 

El camino. Tu propia Travesía en el Desierto

Una experiencia que marcará tu vida y significará un antes y un después. El que nos ha tocado vivir a nosotras y sobre todo en el que debemos concentrarnos.

Un camino que se irá haciendo poco a poco y que también estar escrito en este texto sobre cómo llegar a Australia que os compartí hace tiempo.

Un camino que se irá extendiendo en el tiempo.

Ya sabes de lo que te hablo: Lo que iban a ser tres o cuatro meses, se convierte en un año y a algunas personas aún se les sumará más y más tiempo. Un tiempo inimaginable cuando empezaste.

No sé tú, pero hace años desde que tuve un gravísimo accidente de tráfico, me di cuenta de que afortunadamente no podemos saber lo que el tiempo nos depara, por que ¿te imaginas saber que vas a estar tantísimo tiempo buscando un embarazo? ¿O que vas a pasar todo lo que puedes pasar en reproducción asistida para tener un hijo? NO, GRACIAS.

Perdóname la expresión, pero no habría Dios que lo aguantara.

 

Ramita

 

Así es que te sugiero buscar en ti ESE ARTE para poder aguantar los tratamientos de fertilidad.

Yo te doy algunas ideas, pero es un trabajo personal. Recuerda que eres capaz porque sabes lo que quieres y esa es tu fuerza:

1º No te enganches lamentando decisiones del pasado: Sé que lo sabes, pero por favor, hazlo de verdad. Para tu cabeza y tu boca cuando empiecen de nuevo con el discurso de: teníamos que haber empezado antes, porqué no lo pensé mejor, igual me equivoqué haciendo caso a tal persona, etc. 

2º No te mires en espejos dolorosos: mirar a tus amigas súper fértiles, famosas de más de 40 años quedándose embarazadas como si nada incluso hermanas que no tienen ningún problema, sólo te va a traer sufrimiento. Por tu vivencia fíjate en personas con una gran resiliencia

3º Crea un pequeño hábitat sin aislarte del mundo: busca tu grupo, tu tribu.  Esas personas con las que puedes hablar con toda confianza porque saben lo que estás viviendo y que incluso en momentos en los que estás excesivamente alterada, consiguen verte con la comprensión necesaria para no juzgarte.

4º Se capaz de pedir ayuda: para mí, quizás por deformación profesional una de los artes más importantes. Se capaz de extender una mano para que alguien te la coja. Hay personas dispuestas a hacerlo tanto de manera altruista como profesional. Decide tú qué es lo que necesitas, pero atrévete.

5º Aprende a escuchar tu cuerpo y tu mente: ellos saben si puedes continuar, necesitas un descanso o has llegado al final de tu búsqueda. Sí, queremos un hijo, pero no queremos perdernos o morir en el intento. Para ello date un tiempo muerto cuando lo necesites, sin perder tampoco la perspectiva de que el tiempo aquí siempre juega en nuestra contra. Y si hay que dejarlo, hay que hacerlo. Cuando todo dentro tuyo dice: YA BASTA escúchalo por que eres tú que quieres “sobrevivir” a esto 
 

Ojalá este artículo te inspire y seas una artista, una creadora en esta vivencia que es la infertilidad. Tú tienes el pincel que debe ir marcando este proceso en tu vida

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal