No tengo dinero para hacer tratamientos de fertilidad: Mi propuesta más radical

Bienvenida al club de las que lo pasan muy mal por que no tienen suficiente dinero para hacer los tratamientos de fertilidad.

Así estamos la mayoría de las que empezamos a acumular negativos o abortos de repetición y que ya no sabemos de dónde sacar el dinero.

Pero también hay personas que desde que comienzan apenas cuentan con recursos económicos para poder afrontar el coste altísimo que tienen estas técnicas de reproducción asistida. Personas que, como una paciente que me contactó a través de mi Instagram me comentan que sólo tienen dinero para hacer un tratamiento y que si puedo darles algún consejo para que salga bien.

Muy bien, pues aquí va mi apuesta más radical. Lo que quisiera decirle a muchas personas, pero entiendo que puede resultar demasiado fuerte cuando todavía nos está preparada:

 

Esta propuesta que os hago, entiendo que no es para todo el mundo. Básicamente estaría enfocado a dos grupos de pacientes:

  • Aquellos que tienen muy bien aceptada la reproducción asistida y que el tema genético no sea algo que los preocupe. Tiene muy claro que lo que quieren es tener un niño y no tendrían problema en renunciar a sus propios genes aunque no fuera algo que tuvieran pensado desde el principio.
  • Pacientes que prácticamente no tienen dinero para hacer los tratamientos de reproducción asistida. Comienzan con muy poco dinero o ya llevan tanto tiempo intentándolo que ya la pueden conseguir más de ningún sitio

 

Allá voy:

 

Pasar directamente a donación de embriones tanto si es tu primer tratamiento como si es el último que puedes permitirte.

 

¿Que qué es una donación de embriones o adopción de embriones?

Cuando una pareja o una mujer sola ha concluido con sus tratamientos, en ocasiones quedan embriones vitrificados en las clínicas.

Entre las diferentes opciones que pueden tomar sobre qué se hace con ellos pueden decidir donarlos a otros pacientes o dejar que sea la propia clínica quien decida qué se hace con ellas (la opción de para investigación no es realista. Pregunta en tu clínica. No se están haciendo ningún tipo de estudio con ellos).

¡Es un gran gran salto!

Sí, lo sé. Para mí hubiera sido demasiado grande si me lo hubieran dicho cuando empecé. Pero también si me hubieran dicho que económicamente era mi única opción, lo habría considerado.

 

Una opción más radical para los pacientes que no tienen casi dinero para hacer tratamientos de fertilidad

© Photl.com

Ya sabemos cuál es el proceso habitual:

  • Inseminaciones
  • Fecundaciones in vitro
  • Donación de óvulos
  • Donación de embriones

Pero a veces este orden hay que alterarlo o no puedes permitirte uno por uno. Si ese es tu caso, quizás la donación de embriones sea una opción realista para ti.

 

¿incluso si me tocaría empezar por una inseminación?

Aquí sería el único caso en el que yo intentaría como mínimo dos inseminaciones artificiales e incluso tres si se puede, ya que el coste es mucho más bajo que el del resto de tratamientos. Pero cuando ya le quedará poco dinero sería cuando me plantearía si hacer esa última o ir a embriones donados.

Sí, sí, lo se. Todo muy radical

Pero quiero poneros esta opción sobre la mesa. Todavía recuerdo el día en el que tras presentar el taller sobre el que está basado mi libro “Ser madre por adopción de embriones, el punto de vista emocional”, dos mujeres se me acercaron llorando porque nunca habían oído hablar de este tratamiento y no podrían plantearse económicamente acceder a ningún otro y por fin habían descubierto que ahí había una posibilidad para ellas.

 

¿Has tenido que dar este salto a donación de embriones? ¿podrías llegar a él? Y si crees que este artículo puede interesarle a alguna persona que conozcas, te invito a compartirlo con ella. Quizás sea su camino.

Ah, y si lo hicieras en tus redes sociales, estaría genial ¡Gracias!

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal