Etiqueta: médicos

El comienzo de los tratamientos de reproducción asistida

O sea, la ilusión de estar en el camino, la alegría de conocer a personas que te pueden ayudar,el agradecimiento a que exista la reproducción asistida, pero también el miedo a poner tu vida en sus manos, la incertidumbre de si con todo lo que vas a poner de ti, de vosotros, lo lograréis.

Ojalá este video te anime, por que creéme… ¡SE PUEDE!

 ¿Cómo está tu ilusión? ¿Consigues recuperarla aunque ya no estés en los comienzos?
 Como siempre agradezco si lo compartís en Facebook, Twitter, Pinterest, lo que queráis. ¡Ah, y un +1!

La relación médico-paciente de reproducción asistida

Este artículo está escrito por Laura Alonso del departamento de comunicación de la clínicade reproducción asistida Procreatec, empresa colaboradora de La Comunidad de Creando una familia.

Nos viene estupendamente dado que hace poco escribí un post sobre este tema:

Los médicos de reproducción asistida y sus relaciones con nosotros

 

Así es cómo lo ven ellos:

Uno de los momentos más importantes de una pareja que debe someterse a un tratamiento de fertilidad es la elección del centro. Poner en manos de otros las esperanzas, el futuro y también la estabilidad personal es algo que se debe decidir con cabeza.

 

doctora

© javiindy – Fotolia.com

La persona que acude a un centro especializado suele llevar recorrido un camino estresante e incierto, por ello la clínica será la que deba proyectar la confianza suficiente para que el paciente se sienta protegido y confiado, pues de no ser así no debería elegir ese centro.

La relación médico-paciente debe ser cuidada durante todo el proceso, desde la primera visita hasta el día del alta.

 

La primera visita

 

Es imprescindible que la primera impresión sea buena, una cálida recepción, una comunicación fluida, una cara sonriente y una actitud positiva suele generar el ambiente necesario para comenzar correctamente la relación.

Nuestra percepción de las situaciones dependen mucho del receptor de nuestras comunicaciones, si estamos percibiendo que somos escuchados y comprendidos nuestras barreras se relajan y podemos comenzar a tener una relación fluida y efectiva.

La información y la recepción de la misma es algo imprescindible en las relaciones del profesional médico y su paciente, y nosotros debemos cuidar que esa comunicación esté siendo real pues de otro modo el paciente podrá sentirse perdido o confuso, perdiendo la confianza en algún momento del proceso.

Hace poco hemos podido leer en diversos medios escritos cómo se valora un incremento en las tasas de embarazo de aquellos tratamientos realizados en centros de fertilidad donde la atención al paciente es uno de los objetivos cumplidos. Esta atención individualizada, personalizada y cuidada siempre es más frecuente en un centro de pequeño o mediano tamaño, donde el personal al no encontrarse sobrepasado por la carga laboral mima su trabajo y por ende a sus pacientes.

doctora agradable.pngPara un profesional médico el saber que ha conectado y comprendido las necesidades del pacientes es primordial y cuando esto sucede, independientemente del resultado, se establece una relación de confianza que será un valor añadido para ambos, ya sea para el paciente quién se encontrará más confiado y convencido del camino elegido, como del médico que establecerá una empatía y ello suele conllevar una dedicación más exclusiva.

Imagen cortesía de photoctock© Freedigitalphotos.net

Para el buen curso del tratamiento deberá haber una comunicación de doble sentido, desarrollo y escucha, ambas partes deben sentirse participantes activos a diversos niveles.

La percepción del profesional que tiene el paciente es el conjunto de muchas facetas que el médico debe cuidar: buen informador, aptitud positiva, profesionalidad, seguridad, confianza, etc. Todas ellas crearán la atmosfera necesaria para que la relación sea fructífera.

 

¿Cómo se puede medir la efectividad de esa relación?

 

Pues lógicamente con evaluaciones y estudios a base de encuestas y diversos medios donde se mide la satisfacción del paciente basándose en diversos parámetros.

Un claro ejemplo de una relación médico-paciente positiva y efectiva serán testimonios como éste, donde podemos entender que la relación establecida fue excelente.

Como para la mayoría de las parejas que sufren algún problema de infertilidad, la elección de la clínica en la que realizar un tratamiento, pasa a ser una de las más importantes. Para elegir correctamente pensamos en fijarnos en dos factores: la profesionalidad de los equipos médicos y la calidad humana de todo el personal que trabaje en la misma.

En nuestro caso, y antes de acudir a la clínica definitiva, estuvimos en otro centro, donde realizamos varios tratamientos sin éxito, que, poco a poco iban minando nuestra esperanza de ser padres. Al principio, el apoyo recibido fue muy bueno, nos explicaron todo el proceso, nos animaban a seguir intentándolo después de cada fallo… Sin embargo, conforme iba pasando el tiempo y los distintos intentos fallaron, teníamos la sensación de que estábamos realizando un “tratamiento rutinario”. A los varios intentos, sin éxito que tuvimos, se sumó la pérdida de calor humano por parte de los profesionales que nos trataban en ese momento. Fueron demasiados porcentajes, demasiadas complicaciones, demasiadas incertidumbres… hasta que decidimos cambiar de clínica.

Nos encontramos con un grupo de profesionales que, además de ser altamente cualificados, tienen una gran calidad humana que nos reconfortó y nos dio esperanzas nuevamente. Gracias al cariño con el que nos trataron, la tranquilidad y seguridad que nos transmitieron en todo momento, al gran trabajo en equipo realizado por ellos, a su entrega, y sobre todo, a la precisión del Diagnóstico Genético Preimplantacional que nos realizaron, conseguimos por fin el tan ansiado embarazo: mellizos.

 

¿Y tú?, ¿recién llegada la reproducción asistida o quizás demasiado tiempo ya por aquí y buscando clínica? Comparte tu experiencia, siempre aprendemos algo de ti

Los 3 pilares de la relación ginecólogo paciente en reproducción asistida

Iniciamos hoy una nueva etapa en el blog de Creando una familia. En la reproducción asistida intervenimos muchos actores: pacientes, clínicas, médicos, embriólogos, laboratorios, maquinarias, psicólogos, terapeutas, asesores, coachs…

Así es que he decidido abrir mi blog e invitarlos a todos. Dos veces al mes compartirán con nosotros parte de “la valiosa información que poseen”

Ummm, seguro que hay mucho por descubrir.

Iniciamos esta colaboración con la aportación de la Clínica Eva y su visión de al relación entre ginecólogo y paciente.

ginecólogo paciente

© sepy – Fotolia.com

Cuando una mujer inicia un tratamiento de reproducción asistida, inevitablemente se crea un vínculo especial con su ginecólogo.

El ginecólogo es, sin lugar a dudas, el médico que más íntimamente conoce a su paciente, y en cuestión de reproducción asistida, aun más.

Son muchas horas compartidas, muchas confesiones, largas esperas y sobre todo, a ambos les une un sentimiento común, la esperanza por lograr un mismo objetivo.

Entre ginecólogo-paciente se crea una estrecha relación de confianza, se trata de una relación especial, pues en él recae la responsabilidad de poder cumplir el mayor de tus sueños: ser madre.

Pero no solamente recae la responsabilidad en el ginecólogo, también en todo el equipo médico que te acompañará durante un tratamiento de reproducción asistida, enfermeras, embriólogos…

Para explicar esta relación empecemos desde el principio:

La primera cita

Ha llegado el gran día, ya está fijada la hora y el sitio, no hay marcha atrás. Las mariposas han decidido levantarse hoy inquietas y revolotean por tu estómago sin descanso… ¡qué nervios!

Miles de preguntas rondan por tu cabeza:

  • ¿Y si no he elegido bien?
  • ¿Cumplirá mis expectativas?
  • ¿Será el correcto?
  • ¿Y si no nos entendemos?

Avanzamos. Hemos superado la primera cita, nos ha gustado este primer contacto y nos vamos a casa con muy buena impresión, buenas noticias… ¡decidimos formalizar la relación!

Una vez formalizada, toda relación se sustenta en unos pilares básicos:

 

Sinceridad

Puedes estar segura, tu ginecólogo jamás te va a mentir, ni te va a decir una verdad a medias.

El trabajo de un ginecólogo es buscar soluciones, pero haciéndote siempre consciente de los problemas. Decirte los pros y los contras con los que te encontrarás al someterte a un tratamiento de reproducción asistida es una premisa esencial.

Tal vez resultará duro chocarte frente a una realidad que no esperabas, pero te ayudará a prepararte para superar los obstáculos que te irás encontrando en tu camino hacia tu objetivo, tu bebé.

 

Confianza

Es la base de cualquier relación. Confía, estás en buenas manos, la desconfianza sólo te llevará a aumentar tu estrés, gran enemigo de la reproducción asistida.

Buscar un hijo no es ningún juego, ten por seguro que cuando te pones en manos de un equipo de profesionales médicos, ellos quieren tanto como tú que el tratamiento culmine con éxito.

La profesionalidad y la atención personalizada marcarán el trato de tu ginecólogo.

 

Ilusión

La ilusión es la chispa necesaria en toda relación. Es un sentimiento que se tiene que trabajar todos los días, tanto tú como tu ginecólogo. Es cierto que se pueden suceder momentos difíciles durante un tratamiento, pero no hay que dejar nunca que se pierda la ilusión.

Puede parecer una tontería, pero la ilusión mueve montañas.

                          Lucía Manzano del Dpto. de Comunicación de Clínicas Eva

 

¿Qué os ha parecido? ¿Cómo recuerdas esa primera vez? Anímate a compartirlo, otras mujeres pueden beneficiarse de tu experiencia

 

El parto es nuestro

La asociación El parto es nuestro es una organización sin ánimo de lucro que ha conseguido que desde hace años se hable en España del parto.

En nuestro país, en los años sesenta y setenta a mujeres que no les pasaba absolutamente nada, las daban anestesia general en el momento final del parto para evitarlas supongo que lo que ellos pensaban que era un dolor insoportable y se quedaban sin ver nacer a sus hijos. Muchas de estas mujeres lo aceptaban como parte del protocolo y no se discutía nada.

Con los años, eso ya no pasa, pero se hacen todo tipo de intervenciones por “el bien de la madre y del niño”. 

Ya sabemos que las cesáreas salvan muchas vidas, pero España tiene una tasa de cesáreas inaceptable incluso para la OMS.

El parto es nuestro ha conseguido sembrar la duda en tantas mujeres que se sometieron o a las que sometieron a cesáreas o parto muy intervenidos y medicalizados que en manos de otro profesional hubieran sido muy distintos.

Hace seis años, tras la cesárea de Rodrigo decidí unirme a este grupo increíble de mujeres. ¿Y cómo llegué hasta él? Gracias a Itciar Bollaín que hizo este corto:

 

Las que hemos tenido problemas de infertilidad tenemos tanto miedo instalado en el cuerpo que somos las candidatas ideales a que nos hagan una cesárea;

  • Reproducción asistida
  • En general no muy jóvenes
  • Embarazos conseguidos con mucha lucha
  • Historiales de abortos

Pero, creedme que si encontráis al profesional adecuado podéis tener un embarazo y un parto respetado. No pedimos más que eso:

Respeto por el proceso fisiológico

del embarazo y el parto.

 

Sí, necesitamos ayuda para lograr el embarazo y eso ya se acabó. Una vez dado positivo, podéis tomar (o no soltar) las riendas de lo que viene.

Si quieres visitar a este grupo increíble y unirte a él, o al menos, tenerlo ahí por si acaso, os paso este link de mi perfil en la asociación y desde ahí podéis revisar toda la web.

Eva María Bernal en El parto es nuestro

Si te ha gustado o crees que alguien necesita esta información, no dejes de compartirlo en Facebook, Twitter o darle un +1. Gracias por todas