Etiqueta: mente

Creando tu familia. (casi) Todo está en la mente

¿Qué quiero decirte con esto a ti que estás en Reproducción Asistida? Porque en principio lo importante son los óvulos, los espermatozoides, ese endometrio trilaminar que todas ansiamos, tener el dinero para poder hacer los tratamientos... ¿o no?

Sí, todo eso es muy importante, pero casi nada es imprescindible. La clave de verdad está en la mente.

 

 

Mira, se me ocurren alternativas a óvulos o espermatozoides regulares o de  mala calidad, como la donación; el endometrio se puede estimular o esperar a otro ciclo, el dinero, bueno, es tema peliagudo… pero la vida me está mostrando cómo cuando una persona quiere hacer algo saca el dinero de debajo de las piedras. No hablo de personas en situación precaria, sino de la mayoría; esa mayoría que le parece demasiado el dinero de una FIV y quizás decide no hacerla aun teniendo trabajo y casa.

La mente es nuestro motor. Puede con eso y más. 

Recuerdo lo que leí a una persona a la que preguntaban qué le pedía al nuevo año: una mente amiga. Esa frase conectó conmigo y seguro que tú también puedes sentirte identificada con esa necesidad de calmar la mente que piensa, piensa y no para; que no da tregua y a veces nos confunde.

 

Diana Fontánez: Una historia impactante

 

Hace un tiempo conocí a una mujer espectacular: Diana Fontánez. Ella es coach de empresarios de Internet.

Quizás porque he ido a pocos eventos de este tipo, quizás porque no conocía personalmente a nadie con esa resiliencia (capacidad para sobreponernos a periodos de dolor emocional y traumas), el caso es que salí conmovida de su seminario.

Lo que ella enseña es un poco particular pues es su manera de hacer crecer su negocio y cada uno luego lo aplica al suyo de la manera que considere, pero sobre todo quedé maravillada al conocer a una mujer que estuvo en lo más bajo de la sociedad de su país, que nació hombre y luchó por ser mujer. Ella ha conseguido una profesión respetada y está posicionada como una de las mejores de habla hispana.

Podría hablaros de tantas cosas que superó…

 

La mejor coach latina para empresarios

Presentando Creandounafamilia.net en el seminario

de Diana Fontánez en Madrid

 

Todo estuvo en su mente. Ella creó su realidad. La imaginó y encontró la manera de llevarla a cabo.

Cuando la estaba escuchando, igual que me pasó con el tema de la flor que encontré en Lanzarote y de la que ya os hablé hace ya un tiempo, encontré el paralelismo para nuestra vivencia en reproducción asistida.

Las personas que no pueden tener hijos de manera natural o las parejas de mujeres y mujeres solas, creamos primero a nuestra familia en nuestra mente. Es nuestra visión y es lo que buscamos. Al igual que Diana estaba “programada” para ser quien fue en ese entorno disfuncional, nosotras lo estábamos para quedarnos sin hijos…

¿No puedes quedarte embarazada? Ah, la vida… ¿No tienes novio? Pues entonces… ¿Te gustan las mujeres? Bueno, entonces, asúmelo… Te vas a quedar sin hijos.

¡No!

 

Nosotras, al igual que un día ella dijo ¡BASTA!, hemos imaginado la vida que queremos, la hemos visto y tenemos que encontrar la manera de llegar hasta ella.
Podemos sufrir, llorar, viajar, ilusionarnos de nuevo, arruinarnos, pero…

 

¡Podemos conseguirlo!

 

Si has visto a tus hijos en tu mente, es que puede ser. ¡Encuentra el camino!

Puedes tardar 6 meses o 7 años. Puede que empieces en inseminación y termines en donación de gametos, pero ese es El camino a tu hijo y tú puedes encontrarlo.

 

Ojalá este post te de fuerzas y te animo a compartirlo con las personas que sientas que lo necesitan y a compartirlos por las redes. El poder de la mente nos puede llevar “casi” a cualquier sitio. ¡Muchas gracias!

¿Será que quedarse embarazada sólo les ocurre a otras?

Quedarse embarazada, gran misterio… Al menos para nosotras, ¿verdad?

 

Si prefieres escuchar o descargar el audio de este artículo, haz CLICK AQUÍ:

¿Será que quedarse embarazada sólo les ocurre a otras?

 

Debo confesaros que a mí como mujer sin pareja, que he tenido varias relaciones antes de empezar el camino de la maternidad y que no han funcionado como a mi me hubiera gustado, cuando veo cómo surge el amor en otras personas, cómo se establecen las parejas también tengo esa sensación:

como de que el amor es lo que le sucede a los demás.

Pues bien, el quedarse embarazada tiene algo de eso:

  • Ves a tus amigas
  • Tus compañeras de trabajo
  • Hasta las conocidas de Facebook
  • Las que tienen infertilidad pero empezaron más tarde que tú
  • Tus primas, las vecinas, las conocidas
  • Todas, todas parece que lo están consiguiendo

El mundo entero es un complot hacia ti…

 

O al menos eso parece.

Recuerdo una amiga mía que tuvo que hacer varias inseminaciones y dos FIV con tres transferencias en total, antes de conseguir quedarse embarazada de su primer hijo. Su problema era la infertilidad de origen desconocido y tal y como sucede en muchas ocasiones con este tipo de infertilidad, el segundo mes que se pusieron a intentar tener a su segundo hijo de manera natural, lograron el embarazo.

Me llamó y me dijo: o sea que la gente, va, se acuesta y se queda embarazada. Hala, así, como el que no quiere la cosa. Sin tristeza, sin que te cueste. ¿No moco cervical, no piernas para arriba, sin tener que hacer nada especial más allá de disfrutar el momento?. Estaba alucinada.

Pues sí, quedarse embarazada para la mayoría de las mujeres en edad fértil, no es un problema, pero esa no es nuestra situación.

Cuanto antes lo aceptemos, antes tomaremos las riendas del proceso al que nos enfrentamos. Una vez lamidas nuestras heridas, hay que actuar.

No dejar que el miedo a la incertidumbre de saber si lo vamos a lograr o no y desconocer el coste que puede tener en nuestra vida, nos paralice.

Pero ¿qué pasa cuando descubrimos nuestra infertilidad o vemos que quedarse embarazada no es tan sencillo o estamos teniendo negativos o algún aborto?

¿Se te ha pasado por la cabeza que a lo mejor tener hijos no es para ti? Venga, confiesa…

 

Lo doy por seguro si crees en:

  • Religiones que ¿Será que quedarse embarazada sólo les ocurre a otrasno aceptan la reproducción asistida porque no nos entienden.
  • Filosofías de vida tan naturales que creen que si la naturaleza no da hijos, no hay que hacer nada.
  • Empiezas a verte como esas personas que miras de reojo y que han tenido que dejar atrás el  proyecto de formar una familia.
  • Buscas y a la vez temes encontrar una indicación casi divina por la que tú no puedes-no debes tener un hijo.

Desde luego si crees en uno de los primeros puntos (religión o naturaleza) y eres infértil, va a ser muy complicado que llegues a tener hijos. Aunque quedarse embarazada no es matemática pura y un buen embrión en el momento justo podría traerte un embarazo sin necesidad de acudir a la reproducción asistida.

Pero si tu problema son los dos últimos puntos, permíteme intentar tranquilizarte.

Es muy duro ver a personas que han intentado tener hijos y no lo han llegado conseguir, bien porque no encontraron fuerzas, bien por dinero o porque no pudieron dar el salto a la donación o adopción. Pero si tú tienes el objetivo claro y consigues buscarte la vida para tener el dinero y hacer los tratamientos, como me dijo una gran doctora:

en reproducción asistida quien aguanta es el que logra tener un hijo.

El último punto: el karma, las señales, el destino, como lo quieras llamar. Este es el más peligroso por que eres tú misma boicoteándote:  pues a lo mejor es que tener un hijo no es para mí.

¿Qué voy a decirte?

Si quedarse embarazada o no, hoy en día tuviera que ver con algo místico, kármico, más que con las dificultades médicas que te puedes ir encontrando… ¿Dónde estaría por ejemplo yo?

Si tras cada negativo, cada aborto, cada dificultad para encontrar el dinero, me hubiera planteado que a lo mejor esto no era para mí, o que la vida me estaba mandando señales, me hubiera quedado sin tener a mis tres hijos.

Por supuesto que había indicaciones, había que saber leer para averiguar hacia dónde ir, pero eso no significaba que me llevarán hacia el final, sino que eran pistas para llegar hasta los niños.

De verdad, nada en el mundo que no seas tú, tu pareja y por supuesto un médico en el que confíes debe darte una indicación de que quedarse embarazada no sea para ti.

Somos mujeres, y las mujeres gestan niños. No te pongas en duda.

¿Y tú? ¿Ya ha pasado por tu cabeza este pensamiento? Anímate a compartirlo.