Etiqueta: hijo

¿Cuantos hijos quieres tener por Reproducción Asistida?

¿Eres de las que no se atreve a soñar? Imaginar cómo será tu familia de grande, cuántos hijos nacidos por Reproducción Asistida deseas tener puede ser un motor en este camino en el que estás. No tengas miedo a hacerlo.

Si prefieres ver el video:

 

¿Cuántos hijos querré tener por Reproducción Asistida?

 

Si prefieres escuchar o descargarte este artículo, haz CLICK aquí:

¿Cuántos hijos querré tener por Reproducción Asistida?

 

¿Nos atrevemos a soñar con más de uno?

Habitualmente y a pesar de la sed que tenemos de una criatura en nuestra vida, apenas nos permitimos soñar la posibilidad de tener de más hijos…

Además, parece que un solo hijo colmaría nuestros anhelos, ¿verdad?

Porque un solo hijo ya nos hace gloriosamente madres.

Hace años en el foro de Crianza natural, alguien planteó esta pregunta: ¿Con cuántos hijos estaría completa tu familia?
Fue muy interesante leer los comentarios y allí nos dimos cuenta de cuán amplio es el espectro del imaginario familiar:

-Había mujeres que sentían que con un solo hijo su familia estaba completa
-Otras deseaban tres niños pero no iban a poder tener tantos.
-Había mujeres que sentían incluso que querían cuatro y cinco hijos.

No todas íbamos a poder formar esa familia imaginada bien por circunstancias personales, familiares o económicas, pero la conclusión a la que llegamos fue que podría ser que no lográramos completarla hasta el punto deseado, pero siempre estaría ahí el espacio para el número de hijos con el que sentíamos que nuestra familia estaba completa.

 

¡Quiero tener gemelos!

Peeeeero… ¿Y si para evitarte tomar la decisión más adelante de aumentar tu familia vas directamente a por gemelos? Muchas parejas sueñan con quedarse embarazados de dos bebés para así evitarse pasar por más tratamientos.
La tendencia mundial es a hacer transferencia única de embrión y los médicos intentan luchar convencernos de no transferir más de un embrión (si son de buena calidad o hay riesgos físicos) ya que se sabe cómo aumentan exponencialmente los riesgos, pero algunos de nosotros llevamos sufrido tanto por el tema económico como por el emocional y físico que optamos por asumir el riesgo.

 

 Martí, Rodrigo y Aitana Bernal

 © Adrian Stoica

 

¡Los hay incluso que se atreven con trillizos! Aunque médicamente está desaconsejado, hay personas que si llegan a implantarse tres embriones bien por haberlos transferido o porque uno se dividió, siguen adelante. Esta división, aunque no es muy habitual tampoco es tan extraordinaria.
Las mujeres solas somos, en general, las que más evitamos los embarazos múltiples. Tememos que la situación nos supere.
Muchas de nosotras, a veces hacemos todo lo posible para que no ocurra, pero luego la vida se impone y nos ocurre :)
Pero también las hay valientes que desde el principio desean un embarazo múltiple y eso las permite arriesgarse un poco más en cada tratamiento.
Para las clínicas no hay duda:

 

Un ÉXITO en Reproducción Asistida es un
embarazo ÚNICO

 

Existe un riesgo considerable en los embarazos múltiples tanto para los niños como para la madre y sí, lo normal es que todo vaya bien, pero hay un porcentaje demasiado alto que puede tener problemas y no hay que menospreciar esa posibilidad.
La prematuridad puede ser algo que marque la vida del niño y de la familia para siempre
Una vez asumido que  tus dos embriones hicieron lo que tú les suplicastes que hicieran en tus noches de betaespera (por favor, quédate, quédate) quiero transmitirte lo maravilloso que es tener mellizos.

 

gemelos más uno

 

Sobre todo recuerda que lo que más deseabas en este mundo seguramente era ser madre, así es que, a pesar de la impresión inicial, criar dos niños a la vez es agotador, pero fascinante.
Te lo dice una persona que se llegó a hacer unas once transferencias de una en una y fue cuando se atrevió a ponerse dos embriones cuando lo consiguió.
No obstante, desde mi experiencia personal creo que lo ideal es tener los niños de uno en uno, por la salud de todos y por una cuestión de tiempo de dedicación al niño… pero también te digo que una persona que como nosotros tiene la maternidad como un altísima prioridad en su vida, no es habitual que quiera quedarse con un solo hijo, así es que…

 

 

¿Y tú? ¿Cuantos hijos quieres tener? ¿Deseas un embarazo múltiple? Gracias por compartir el post con quien crees que puede necesitarlo.

Cuando eres madre primeriza

Eva_y_Rodrigo 1Al nacer tu primer hijo y convertirte oficialmente en “madre primeriza” descubres que nada es como te lo habían contado, que ocurren cosas de las que nadie habla y que un niño da la vuelta a tu vida de una manera que tú habrías jurado que a ti no iba a pasar.
En la foto, llevaba unas dos horas de mami primeriza; atención a la cara de fetillo recién salido de Rodrigo.

Si prefieres escuchar o descargar el audio de este artículo, haz CLICK AQUÍ:
Cuando eres mamá primeriza

Si además eres de las que ha tenido que hacer reproducción asistida, vendrás con una carga de miedos que pueden lastrar una crianza que ya de por sí no es fácil.

Creedme, un niño nunca es fácil.

 

Es maravilloso, no lo cambiarías por nada del mundo, es la razón actual de tu existir.

 

Pero, insisto; no es fácil.

Primero por que hay que sacar físicamente adelante a un pequeño ser humano y segundo por que su dependencia de ti es absoluta y eso, o no te lo habían contado o habías pensado que “el tuyo iba a ser diferente”
Recuerdo como durante los dos primeros meses me preguntaba por qué nadie me había avisado de lo dificilísimos que iban a ser. Para mi, hubo un gran cambio antes de terminar el segundo mes. Todo fue un poquito más fácil (dentro de lo complicado que era).
Si además crees en la importancia del contacto físico entre la madre y el hijo lo más continuo posible y de la lactancia, descubrirás que esa crianza idílica tiene también momentos que te puede ahogar, aunque no cambiarías tu manera de hacerlo por ninguna otra.
Creo que la relación madre-hijo es muy, muy absorbente y hasta que no aceptas que es así y dejas de luchar por recuperar tus cosas de antes, es muy posible que lo pasas mal.
Uno cree que los niños nacen, comen, crecen, cagan y duermen y luego llega tu hijo y hace lo que le da la gana y esto es muy difícil de aceptar por que además, cuando tu hijo se salga de los cánones clásicos y cómodos vas a tener encima a muchas personas consiguiendo que llegues a dudar de sí tu manera de criar es buena para ese pequeño ser humano.
Pero, no te preocupes por que el día que nazca tu segundo hijo ya no serás una madre primeriza y descubrirás que el topicazo de que la experiencia es un grado, aquí se cumple a rajatabla. Podrás aguantar mocos, fiebres, caídas, incluso sangre sin pestañear casi; no dejarás que tanta gente te de su opinión, no la necesitas, (antes tampoco, pero no lo sabías).
Además descubrirás que cuanta más personas haya alrededor vuestro lo que incluye hermanos y pareja, menos absorbente es la relación. Estaréis igual de unidos, pero habrá más aire. Y te aseguro que eso es una gozada ver que todos fluis más fácilmente.
Vamos,  yo te ánimo a por el segundo sí o  sí…¿te lo vas a perder?

Mientras llega ese segundo, te invito a leer mi colaboración en Consejos de mamá:

Cinco secretos de mamá a mamá primeriza.

Si te ha gustado, compártelo con otras mujeres por Facebook, Twitter, un +1. Gracias

Hoy sale Mi maternidad asistida

Hoy ha salido a la venta el libro.
La semana de oferta de venta con los bonos empieza desde hoy 22 de Enero a las 10:00 AM hasta el Martes de la semana que viene a la misma hora.
Si pincháis en la foto de la portada que hay a la derecha, vais directos al blog y allí estará la página de venta.
He grabado un video explicándolo un poquito y cualquier duda, por favor, escribidme a
eva@creandounafamilia.net o aquí abajo en los comentarios

 

¿Te has apuntado ya a recibir el boletín? Tienes el casillero a la derecha.

Como siempre agradezco si lo compartís en Facebook, Twitter, Pinterest, lo que queráis.

Yerma

IMG_0927

Si prefieres escuchar o descargar el audio del artículo, haz CLICK AQUÍ:

Yerma

Esta semana me invitaron a ver Yerma en el teatro María Guerrero.
Me apetecía mucho, pero también me daba un poco de angustia por que sabía que me iba a remover.

Yerma: inhabitada e incultivada.

 ¡Qué dos significados!

La protagonista después de 24 meses casada no ha conseguido quedarse embarazada, según van pasando más años ella cada vez está peor, más triste, sus amigas la huyen pues todas tienen ya hijos y no saben cómo tratarla. Una de ellas le dice:
“No quiero que me veas porque veo envidia en tus ojos” y ella responde…
“No es envidia, es pobreza”.

Al final se cuenta que el problema viene del marido con el que se ha casado y que sus padres habían elegido para ella. Lo aceptó contenta pues así podría tener un hijo. Pasan más años y ella acaba enloquecida y la historia, en tragedia.

Hay momentos muy intensos, de gran dolor, de esa soledad que siente una mujer cuando no llega el hijo que tanto desea. Esos momentos que en general, los de fuera no entienden.

Ufff, lo pasé mal.

Recuerdo los peores momentos de mi segundo proceso en el que buscaba un hermano para Rodrigo, me sentía yerma, seca, inhabitada. Y sí, tenía un hijo, pero yo quería con todo mi ser otro y sentía su ausencia en nuestra familia.

Hasta que me fuí a Lanzarote con Rodrigo y allí, en el parque de Timanfaya entre las inmensas lenguas de lava seca,en ese terreno árido, imposible para la vida, crecían unas poquitas de estas plantas que aquí os enseño y que también habréis visto en la cabecera de los vídeos.
Flor Lanzarote (1)

No sé cuál es, sólo sé que estaban en el sitio más inhóspito para crecer, pero a pesar de todo supongo que el viento las llevo hasta allí y cómo eran buenas semillas y encontraron su espacio en ese secarral, pudieron desarrollarse.

¡Esa imagen se consistió en mi inspiración: ese sitio sí que era inhóspito y no mi útero!

Si encontraba el embrión perfecto, teniendo el endometrio correcto, con mis niveles hormonal s y sanguíneos equilibrados y mi cabeza más o menos…  ¡volvería a lograrlo!

Un par de meses después estaba embarazada de Martín y Aitana, eso sí, después de tres años de tratamientos. Esta flor se ha convertido para mi en la metáfora de su implantación.

¿Y vosotras? ¿En qué pensáis? ¿Qué os sostiene? ¿Os sentís alguna vez como Yerma?

Animaos a escribir en los comentarios, todos aprendemos así.

Como siempre agradezco si lo compartís en Facebook, Twitter, Pinterest, lo que queráis.