¿Qué pasa si la pareja se rompe y la mujer se plantea la maternidad en solitario?

maternidad en solitario

 

Hace unos meses estaba preparando el taller que hice sobre maternidad en solitario para futuras Madres solas por elección cuando me llegó un mail de una de las participantes del programa El camino a tu hijo.

 

Si prefieres escuchar o descargar el audio de este artículo, haz CLICK AQUÍ:

¿Qué pasa si la pareja se rompe y la mujer se plantea la maternidad en solitario?

 

Me comentaba que aunque el programa le había gustado mucho, echaba de menos que cuando hablaba de las diferentes situaciones por las que una mujer llega a plantearse ser madre sola por reproducción asistida no nombrara el caso de aquellas mujeres que han tenido que tomar la decisión de romper una pareja para poder continuar con su proyecto de maternidad.

 

¡Era cierto! ¡ERROR!

 

 

¿A quienes había nombrado?

  • A aquellas mujeres que pasados los 35, 37 años empezaban a preocuparse de su reloj biológico y pensaban que ya no podían esperar más la llegada de una pareja.
  • Y en segundo lugar también nombré a aquellas mujeres de alrededor de los 30  que estaba empezando a hacerse tratamientos de reproducción asistida para tener hijos sin esperar a esa hipotética pareja de la que hablábamos.

 

¿A quién dejé sin nombrar?

A ese grupo emergente de mujeres que aún partiéndoseles la vida acaban dejando a su pareja y tienen que reorganizar su proyecto compartido de formar una familia con otro adulto para convertirlo en un proyecto de maternidad en solitario.

 

Actualmente no existen estadísticas de cuál sería el grupo más amplio en las madres solas por elección.

Pero te cuento, por que tengo información de primera mano ya que soy una de las fundadoras de la Asociación madres solteras por elección y en ella estamos más de 400 mujeres y nuestros hijos.

El grueso de mujeres que tenemos más de 35 años cuando nos planteamos tener hijos sigue siendo el mayoritario, pero desde hace años el grupo de mujeres más jóvenes ha ido aumentando poco a poco.

Siempre hemos tenido mujeres que nos han comentado que estaban en pareja y que se había terminado porque en un momento dado ellos no les acompañaban en el camino de la maternidad, aunque tampoco eran tantas.

Eso está cambiando y al igual que la participante de mis talleres, cada vez me escriben y conozco a más mujeres que tienen que decir adiós al que creían era el amor de sus vidas.

 

¿Qué está pasando? ¿que está cambiando a esta gran velocidad?

Pensaba yo que las mujeres que decidíamos ser madres solteras por elección eramos “bastante radicales” y atrevidas, pero estar en pareja y atreverse a dejarla por que tienes muy claro que quieres un hijo, me parece mucho más complicado.

 

Como leí una vez:

a una mujer que quiere tener un hijo
no hay nada que le pare.

y creo que este es uno de esos casos claros.

 

Somos muy afortunadas por vivir en una sociedad en la que podemos tomar estas decisiones.

 

Mucha gente no está de acuerdo con este tipo de decisiones que estamos tomando y se lleva las manos a la cabeza sobre hacia dónde va esta sociedad.

Nunca entro en discusión con ellos por que no creo que tenga que justificar mi modelo de familia.

La sociedad está en desarrollo, como siempre, y en esta época uno de los aspectos que están en evolución es la familia.

 

Así es que si estás en este caso y ya has tomado tu decisión de romper la pareja busca más que nunca apoyo. Muchas personas no van a entender tu decisión.

Insisto, muchas.

 

Pero cuando una tiene un objetivo, sólo hay que mirar al horizonte e imaginarlo.

 

Si eres una mujer que ha vivido esta situación o qué cree que va a tener que tomar esta decisión, por favor me gustaría mucho que nos dejarás tu comentario.

 

 

 

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal