Ir al pediatra

La verdad es que nosotros vamos muy poco al médico. Tampoco cuando estamos enfermos.
Este invierno por ejemplo llevamos varios virus que nos los vamos pasando de unos a otros.
Tenemos vómitos, cacas, hambre escasa, bebés llorosos… poca fiebre, es verdad, pero aún teniéndola soy de las que aguanta bastante hasta darles una medicina. Para mí, aplico lo mismo; he tomado tantas medicinas intentando tenerles que ya reniego; en realidad nunca me ha gustado tomar nada.

  • Soy de las que cree que la fiebre significa que el cuerpo está teniendo su propia batalla interior y hay que dejarle hacer. (al menos hasta los 38º, hay países que hasta 38,5º)
  • Que si me duele la cabeza lo que tengo es que intentar irme a la cama o descansar.
  • Creo que los virus tienen sus procesos.
  • Que los mocos salen solos.
  • Que  mientras mamen, no tengo que preocuparme si estando enfermos no comen más.
  • Que si vomitan es por que su cuerpo lo necesita.
  • Que un constipado no necesita medicinas.

La abuela de las criaturas lo lleva fatal. Recuerdo un día que Rodrigo vomitó tres veces y me dijo:
¿Y ahora no le llevarás al médico, verdad? Pues no, no le llevé. Al día siguiente estaba perfectamente. Pero, bueno yo soy de las niñas a las que llevaban todos los meses al pediatra sin pasarme nada sólo para que me revisaran. Se quedaban más tranquila.

Yo es que no me siento intranquila por no llevarles. No necesito que me confirmen que están bien.

Puede que haya tenido suerte hasta ahora y no me haya tenido que enfrentar a nada grave de los niños.

Siento que aquí mi intuición me guía, por que cuando he sentido que tenía que pedir ayuda médica lo he hecho y hasta ahora no me he equivocado.

Ojalá siga así la cosa…

¿Y tú? confiensa, je,  je… ¿sales corriendo al pediatra cuando el niño tiene 37,7º o aguantas estoicamente?

Acerca del autor

Eva María BernalEva María Bernal Eva María Bernal

Quizás también te interese:

5 pensamientos en “Ir al pediatra

  1. Stella

    Una de las tuyas, cuando niña tuve que ir mucho al pediatra: otitis crónica y problemas de garganta hasta los 5-6 años. Cansada de tantos jarabes, pinchazos y medicinas.
    La fiebre es una gran aliada para combatir la enfermedad, mi hijo ha estado con 38,5 ºC y tan campante. Cuando ha necesitado reposo, se lo he intentado dar y como a tí te ha pasado, no me he visto con nada “grave” ni “crónico”. ¿suerte? yo creo que la suerte se va haciendo: lactancia a demanda y prolongada, reposo cuando se necesita, no ir por un simple síntoma al médico, observarles bien para ver cómo su cuerpo va reaccionando, y mucho amor.
    Alex estuvo con año y medio, con mucha diarrea, algo de fiebre los primeros dos o tres días, apenas comía sólido pero seguía mamando con normalidad,…la diarrea no desaparecía y tras 7 días, fuimos al hospital. No tenía deshidratación, ni había perdido peso, le tomaron una muestra de pis y caca para hacerle un cultivo y nos mandaron para casa, a los dos días nos llamaron de que era por una bacteria llamada Campilobacter. Habían pasado 9 días desde que comenzo con la diarrea y no tenia fiebre, y las cacas se iban normalizando, nos dijeron que lo peor había pasado y por tanto no necesitaba ningún tratamiento.
    Saludos, Estela

    Responder
  2. Miss Thirty

    Aún no he vivido ninguna enfermedad del peque (soy madre primeriza) así que no se como actuare. Si hago caso a mi instinto, yo conmigo misma soy como describes: solo tomo medicinas si es imprescindible, y para lo cotidiano dejo a mi cuerpo “luchar” y lo hace estupendamente (tengo una salud de hierro). Pero con el nene tengo miedo a equivocarme y soy de las que a veces deja a un lado el instinto solo por el miedo a ser “mala madre” y en tales momentos me afecta mucho si alguien me dice algo y me hace dudar. ojalá sepa acertar y no me deje llevar demasiado por las opiniones externas.

    Responder
  3. Eva María Bernal

    Miss Thirty, mucha fuerza…el poder está en ti…el día que lo reconozcas… ¡fliparás! peoro estar ya está… lo qu epasa que todavía no lo reconoces…

    Stella, graciaspor compartir vuestro caso…tengo malos a los tres y además han vacunado a los pequeños…están los pobres!…
    la cara de Martín de la foto no es nada…

    Responder
  4. madredemarte

    Pues yo he vivido de muy cerca la muerte de dos niños por meningitis después de la fiebre como único síntoma (y no muy alta… de la que no te hace salir corriendo) y seguramente por esto, he sido y soy una madre bastante histérica. Prefiero llevarles al pediatra y que me confirmen que no tiene nada que no llevarles y lamentarlo después… por cierto, con mis dos hijos, en una de las ocasiones que les llevé con fiebre pensando que no sería nada tenían una neumonía bastante jodida y les ingresaron directamente (y pasaron varios días en el hospital)… así que no lamento mi “histeria”. Espero que vosotros no tengáis que sufrir sustos graves.

    http://madredemarte.wordpress.com/

    Responder
  5. Eva María Bernal

    Uf, te entiendo perfectamente…cuando uno vive de cerca historias duras, es normal que esté más tocado…
    Tenemos una amiga Stella y yo que no da comida en trozos a sus hijas de 4 y 6 años por que a una amiga suya se le ahogó un niño..
    Cada uno gestiona sus miedos como puede.. por que en cambio tú eres muy valiente a la hora de ir dando responsabilidades… ja,ja y a mi, el momento …ven sólo desde el colé…ayyyy, manma mía!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *